¿Por qué es importante dormir bien?

¿Por qué es importante dormir bien?

¿Por qué es importante dormir bien?

Hoy en día es tendencia trabajar horas de más y restarle horas al descanso. Sin embargo, esta situación disminuye la calidad de vida paulatinamente. Por eso hablemos sobre el sueño.

via GIPHY

Pasar una mala noche es fatal para el desempeño laboral o académico. El sueño es una de las funciones más importantes del ser humano, por esa razón pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo. Es decir, a la edad de 90 años, 30 de ellos los habremos pasado debajo de las cobijas.

Para conocer un poco más sobre este estado de reposo en el que se suspende toda actividad consciente, hablamos con Julián Carvajal, neuropsicólogo del Instituto Neurológico de Colombia, que nos contará sobre su relevancia para mantener los cerebros más ágiles, obtener bienestar emocional y producir ideas creativas.

Lea también: El ruido no deja dormir en San Joaquín

¿Qué ocurre cuando se está dormido?
“Durante el sueño el cerebro se reorganiza y se repara por el gasto que se hizo a lo largo de la jornada. Lo que hace es seleccionar aquellos aprendizajes que le son útiles, guardar en la memoria todo lo que considera significativo y, al mismo tiempo, borrar lo que no vale la pena almacenar. Asimismo, se prepara para estar alerta, atento y concentrado en el día siguiente. Sumado a esto, el cuerpo realiza una restauración de las fibras musculares. Por eso es tan importante dormir bien”.

¿Cuántas horas de sueño son necesarias?
“Esta es una medida muy subjetiva, ya que depende de cada persona. Lo que sí tenemos claro es un recién nacido (de 0 a 3 meses de edad) debe dormir entre 16 y 18 horas diarias. Mientras que los de 3 a 5 años deben pasar en la cama unas 13 horas.

En el caso de los jóvenes y los adultos lo recomendable es que duerman 6 u 8 horas por día. Los ancianos deben hacerlo entre 4 y 5 horas, pues a medida de que la edad avanza la necesidad de sueño va disminuyendo. Sin embargo, encontramos diferencias individuales, hay personas de corta edad que necesitan dormir más o menos de lo que los especialistas recomiendan”.

via GIPHY

¿Cómo nos debemos preparar?
“Las medidas de la higiene del sueño comprenden una serie de hábitos que facilitan su comienzo y mantenimiento. Incluso pueden combatir el insomnio. Algunos de ellos son evitar las bebidas oscuras después de las 4:00 p. m., no comer 2 horas antes de dormir, no consumir licor ni dulces en la noche, no mirar la pantalla del celular o el televisor previamente, no hacer actividades físicas intensas 50 minutos antes de acostarse, no tener un reloj cerca, establecer un horario de sueño fijo para que el proceso sea constante y no enfocarse en los problemas mientras estamos en la cama (lo que se puede hacer es escribir la preocupación o la idea para revisarla al día siguiente).

También es fundamental mantener condiciones ambientales adecuadas para dormir (limpieza, oscuridad, silencio y ventilación). Durante este estado el propio cuerpo se encarga de regular la temperatura, la necesidad de estar abrigado o no es algo individual y depende el clima o el lugar donde vivamos”.

via GIPHY

¿Dormir y seguir con sueño es normal?
“En ocasiones, si se exceden las horas necesarias de descanso, es normal que a lo largo del día las capacidades mentales no estén funcionando al máximo, sino que uno se sienta adormecido, aperezado o lento, ya que durante el sueño hay modificaciones en las sustancias químicas del cerebro y cuando se extiende el horario no alcanzan a estabilizarse.

Igualmente existen 2 problemas muy comunes. Son el insomnio, la dificultad para dormir, que puede ser el resultado de estrés, depresión o ansiedad, y la apnea del sueño, que se asocia con los ronquidos, pues las personas con esta enfermedad experimentan pausas en la respiración mientras están dormidas. Estos últimos pacientes pueden dormir muchas horas, pero por esa oxigenación inadecuada el sueño se considera no reparador ni profundo, entonces se mantienen cansados.

Yo recomiendo que antes de buscar ayuda profesional es mejor pensar qué hábitos de higiene del sueño se pueden modificar; si después de esto no se resuelven las alteraciones del sueño, es importante hacer una consulta de psiquiatría o neurología para evaluar y tratar la dificultad”.

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co