Parqueaderos no responden por lo que deje en su carro

Parqueaderos no responden por lo que deje en su carro

Parqueaderos no responden por lo que deje en su carro

Un vecino denunció el presunto hurto de objetos personales de su carro mientras visitaba Unicentro Medellín. El centro comercial responde.

Lea también: Así se están robando los carros en Laureles

La mañana del 6 de abril, el ingeniero Jorge Mario Carreño se percató de que su computador portátil, en el que conservaba importante información de carácter laboral, no estaba en su vehículo, donde lo había dejado la noche anterior. Según su versión, el carro permaneció durante toda la noche en el garaje de su casa, de manera que nadie más pudo haber accedido a él.

Carreño recordó que había dejado su computador dentro del vehículo al momento de visitar el centro comercial Unicentro, junto con unas gafas, un cargador, unos audífonos, un bloqueador y un lapicero tipo pluma que también desaparecieron. Según el ingeniero, el centro comercial ubicado en Conquistadores, fue el último lugar en el que estuvo antes de dirigirse a descansar a su casa. Por ello, para él se trató a todas luces de un caso de hurto.

Yo soy usuario casi a diario del centro comercial, ese 5 de abril llegué, hice unas vueltas en el banco y como tenía pico y placa, me metí en el gimnasio. Tenía una reunión de trabajo allí a las 7 de la noche. Entonces salí del gimnasio, me duché y atendí mi reunión de forma normal. Me monté al carro y llegué a mi casa. No pasó nada más”, señaló Jorge Mario Carreño.

Le sugerimos: Mal paqueo, problema que aqueja a diario a Laureles

Según el reporte de Central Parking System Colombia, concesionario que administra el parqueadero de Unicentro, el vehículo, una camioneta Chevrolet Captiva, permaneció en las instalaciones del centro comercial durante 3 horas y 10 minutos, entre las 5:24 de la tarde y las 8:34 de la noche.

Una vez notó la ausencia de sus elementos personales, el ingeniero se dirigió al parqueadero, donde “le dije a una funcionaria del parqueadero lo que me había pasado y ¡¿sabe qué hizo?!, cogió un cuaderno, rasgó media hoja y ahí me iba a anotar el nombre y los datos”, situación que hizo impacientar al afectado, quien exigió que el reporte fuera hecho en un formato oficial: “Uno está vulnerable y alterado. Ella me dijo que no tenía dónde más hacer el reporte, y entonces yo, de mal genio, le conté lo que había pasado”. Al día siguiente, 7 de abril, Carreño tuvo que regresar al lugar, y esta vez sí consignar su situación en un formato oficial.

El 16 de abril, 9 días después de lo ocurrido, Central Parking emitió una comunicación de respuesta al afectado. En ella, se indicó que el Comité de Siniestros del concesionario analizó el circuito cerrado de televisión del establecimiento y pudo determinar que “durante todo el tiempo de estadía del vehículo en el estacionamiento, no se observa que ninguna persona o vehículo se le acercara y generara la novedad reportada”.

Vea también: Posible solución a falla en los controles de los garajes

Por ende, concluye la comunicación, “la compañía no ha encontrado responsabilidad alguna por la reclamación presentada por usted y, por lo tanto, se abstiene de efectuar cualquier tipo de pago total o parcial a dicha reclamación”.

Pero para el ingeniero Jorge Carreño la situación no está tan clara, puesto que a su parecer hubo baches en la atención de su caso. En primer lugar, le dijeron que revisarían los videos del circuito cerrado a las 10 de la noche, cuando el centro comercial estuviera cerrado, pero al día siguiente “me dijeron que no habían revisado nada. Tuve que salir a un viaje de trabajo y volví a la semana siguiente, ahí pregunté otra vez qué había pasado, pero todavía no habían revisado los videos y me dijeron que me tenían que tomar otra vez los datos porque el jefe de ellos no los tenía y me sacaron otra hoja”.

Por eso, como consta en un correo electrónico enviado el mismo 16 de abril, el afectado le manifestó al concesionario que “yo sé que ustedes no responden por nada, lo que me parece muy raro es que ese día yo pagué $ 6000 por el (servicio en el) parqueadero, lo que debería estar sujeto a una póliza de responsabilidad civil que cubra lo sucedido. Pero mi objetivo más importante es identificar las personas y recuperar mi información (contenida en el portátil)”. Y pese a que en repetidas ocasiones solicitó ver la grabación del circuito cerrado, le indicaron que ello solo sería posible mediante orden judicial.

Lea también: Así dañaron el urbanismo táctico de La Consolata

Para la administración de Unicentro, lo ocurrido es lamentable. Voceros del establecimiento manifestaron que “es importante aclarar que nosotros contamos con todo un sistema guiado de más de 1044 cámaras en el parqueadero, o sea, cada celda cuenta con una. Por eso, cuando hacemos una revisión de esos videos, no se trata de una observación aleatoria, sino específicamente la celda donde el visitante estaba parqueado”.

En ese orden de ideas, aseguró el centro comercial, “realmente no se ve que se acerque nadie distinto al propietario del vehículo al carro (…). Lo único que se ve es un momento en que el señor se acerca nuevamente al vehículo en compañía de otra persona, pero vuelve a la zona comercial”.

Señaló la administración que “el proceso de investigación nos deja claro que el hurto no ocurrió dentro de la ciudadela” y concluyó que hay una política fijada en lugares visibles en el parqueadero, donde se le indica a los visitantes que deben cuidar sus objetos personales y que en caso de incidente “Central Parking es el primer respondiente, siempre y cuando se afecte el vehículo que se deja en custodia, por ejemplo, se le rompa una ventana”.

Hace unos días, el concesionario había indicado de manera escrita al afectado que podía acercarse a observar los videos del circuito cerrado, pero él no se había hecho presente.

Siga leyendo: Conozca las opciones para evitar que le pongan cepo

Por Sergio Correa
sergioco@gente.com.co