La defensa del parque de Carlos E. cumple 10 años

La defensa del parque de Carlos E. cumple 10 años

La defensa del parque de Carlos E. cumple 10 años

Hacer del barrio un referente ecológico para Medellín fue la motivación de los vecinos de Carlos E. Restrepo para defender su parque. Hoy celebran su recuperación.

Fueron 4 años de espera. Luego de conocer en 2003 que el lote aledaño a la avenida Colombia, entre carreras 64A y 64B, iba a ser utilizado para construir un proyecto de vivienda, la comunidad de Carlos E. Restrepo emprendió la defensa de ese espacio como pulmón vital para el occidente de la ciudad, que se suma a la serie de zonas verdes que conectan los cerros Nutibara y El Volador. Todo concluyó en 2007 cuando, respondiendo a una acción popular, la Alcaldía de Medellín devolvió el lote al barrio y posteriormente se adecuó allí un parque.

Esa recuperación fue la que celebraron los vecinos 10 años después. Y lo hicieron de forma muy particular: ratificando la vocación ecológica del barrio y construyendo en el parque una paca digestoria de residuos orgánicos.

Esa estructura, pequeña a la vista y ampliamente utilizada en la agricultura tradicional europea, “es una alternativa de reciclaje orgánico limpio”, según explicó Guillermo Silva, tecnólogo forestal y promotor de la iniciativa.

Lea también: Vecinos de Los Colores se unen para cuidar los parques

El experto añadió que “los residuos orgánicos tienen 2 caminos: si se oxigenan, se pudren, y si se desoxigenan, se fermentan. Entonces en la paca digestora prensamos los residuos de cocina cubiertos con residuos de hojarasca para que se fermenten. La fermentación produce alcohol y vinagre, que son cosas limpias”.

Para que el proceso funcione, los residuos se mezclan y se prensan en un cubo no mayor a 1 metro por cada lado, lo que genera la temperatura ideal para que los gusanos mojojoyes y otros insectos digestores lleguen espontáneamente y hagan el trabajo de reciclaje.

La edad no fue un impedimento para que Raúl Alberto Vásquez tomara un tronco y participara del prensado. Gotas de sudor escapaban de su cabeza, pero ni el cansancio ni el calor disminuían su entusiasmo. “Este parque nosotros decimos que no es un parque para Carlos E., sino para la ciudad, recuperamos un pulmoncito verde. Esto puede que no sea muy grande, son cerca de 50 de árboles los originales, se han ido sembrando más y estamos en este momento haciéndole paisajismo como parte de la conmemoración, pero este es un parque representativo, la puerta de entrada al barrio, es la puerta de entrada a todo este sector centro occidental de la ciudad”, expresó.

Las actividades de paisajismo fueron apoyadas por la Administración municipal, que para celebrar con la comunidad también realizó el taller “El parque que soñamos” y después los vecinos pudieron escribir cartas de amor al parque.

Le sugerimos: Vecinos piden más cuidado para el Parque Pinocho

Y aunque este espacio verde se ha convertido en un verdadero patrimonio del barrio, Mauricio Mesa, presidente de la Junta de Acción Comunal, reconoce que “hay que brindar más seguridad. Este parque es del municipio, pero no le brinda la seguridad necesaria. Aquí tenemos el puente Colombia y más allá la Minorista y todo lo que en este momento hay en De Greiff, que es una población en situación de calle, pero que también para sostener su vicio, mucha gente viene a hacer maldades. Y no solamente personas de esa población, sino que estamos casi en el centro de la ciudad”.

Por Sergio Andrés Correa
sergioco@gente.com.co