Cientos de palomas han sido desparasitadas en Envigado

Cientos de palomas han sido desparasitadas en Envigado

Cientos de palomas han sido desparasitadas en Envigado

Al control iniciado a las palomas en Envigado hace 8 años se sumó la actual jornada de desparasitación. Se calcula que solo en el parque principal se alimentan unas 2500 aves.


¿Ha sido testigo de las recientes capturas de palomas en el parque principal de Envigado? Si es así, y antes de que entre en la discusión sobre si esto es bueno “porque esos animales son sucios y hay que irlos sacando de por acá”, como dijo Rodrigo Zea (de Milán), o inadecuado porque “es deprimente que no sean tratadas con respeto, como deberían tratarse todos los animales, y nadie tendría por qué merterlas en jaulas y llevárselas a quién sabe dónde“, según opinó Sara López (de Alcalá), entérese de qué se trata esta jornada de control, que se suma a un procedimiento iniciado en 2009.

Explicó Juan Camilo Salazar, del programa de Fauna de la Dirección de Ecosistemas y Biodiversidad de la Secretaría de Medio Ambiente, que en 2017 se registró una serie de emergencias en algunas instituciones educativas de la ciudad, debido a la presencia de parásitos y ácaros en nidos de palomas y sus lugares de resguardo.

Como consecuencia, algunas personas sufrieron alergias en la piel y una que otra afección respiratoria. Fue necesario intervenir, controlar la situación, así que las entidades municipales encargadas emprendieron un estudio con el CES y surgieron varias medidas. Entre ellas, una manual que consiste en recolectar huevos y nidos, pero sin pichones; “estos se dejan con los papás, los huevos y los nidos se destruyen, pero ojalá sean siempre solo los nidos. De todos modos esto no frena su reproducción, porque ellas habitan lugares de difícil acceso y esa intervención solo es posible en sitios que estén al alcance”, mencionó Salazar.

Lea también: Fauna silvestre necesita más protección

Sin embargo, los análisis que han surgido desde el estudio demuestran que hay que actuar sobre los ejemplares vivos, las aves que vemos a diario; estas son también portadoras. Y por eso las capturas mencionadas al principio.

Estas se adelantan con el fin de desparasitar a las palomas (es la primera vez que se hace). “Todos los seres vivos portamos parásitos; en ellas se puede ver más marcado, por la alta población. Se les ha encontrado tenias muy largas en su interior, y en parásitos externos se les encontró principalmente la mosca plana. Seguimos a la espera de los resultados de análisis coprológicos”, dijo el experto en fauna y agregó que las primeras palomas (cerca de 750 fueron atrapadas) “mostraron cambios visibles, su aspecto físico cambió, tienen un plumaje más saludable. Ya se liberaron, llevan con ellas un anillo en la pata; a las de pata más peluda no se les puede poner. Pero eso sí, se dejaron en recuperación cerca de 30, pues se encuentran en estado crítico; están siendo atendidas en el palomar del Municipio, queda en La Morena”.

Cuando fueron liberadas (es decir, en diciembre pasado), se capturó un nuevo lote. Actualmente esos individuos están en el palomar municipal, debido a la alta actividad que hay por estos días el parque, y, tal como indicó Juan Camilo, soltarlas es dejarlas un poco desorientadas, por eso el objetivo es liberarlas en este enero aproximadamente, cuando se haga una nueva captura.

Siga leyendo: Preocupa el atropellamiento de fauna silvestre en Las Palmas

Mientras tanto, la desparasitación externa podría hacer efecto, puesto que el medicamento en el plumaje les duraría un poco y se regaría entre ellas por contacto. En cuanto a la interna, se podría poner, por ejemplo, desparasitante en la bebida y en su alimento, aunque con esto “no se abarcaría el 100 %, pues exige una dosis según el peso y otras condiciones de las aves”.

Hablando de esto, en el parque principal llegan, en promedio, 2500 palomas a alimentarse. Lo hacen a las 7 a. m. y a la 1 p. m., en los horarios asignados al encargado del mantenimiento del lugar. Según Salazar, este es el cálculo hecho solo en ese espacio, ya que igual hay poblaciones en otras partes como la plaza de mercado, los colegios MUA, Jomar y José Miguel de la Calle y la Débora Arango, entre otros. “Calcular el total es difícil, porque igual se mueven todo el tiempo por todas partes”.

Lo cierto es que así es como deberían ser alimentadas siempre, por manos expertas, debido a que muchas veces por hacer bonito hacemos feo y no les damos lo indicado. Además, si los animales urbanos y silvestres son alimentados por los humanos, no les queda nada más que reproducirse y colonizar, y ese no es el proceso natural, explicó, dejando claro que, de hecho, dándoles de comer en un mismo lugar a todas es más fácil hacer uso del desparasitante.

Le sugerimos: Guacharacas, los visitantes de los vecinos de El Salado

Por Luisa Fernanda Angel.
luisaan@gente.com.co