Urge arreglo del deprimido de la 16 con la 80

Urge el arreglo del deprimido de la 16 con la 80

Urge arreglo del deprimido de la 16 con la 80

Grietas, muros volcados y suciedad conforman el panorama con el que se encuentran a diario los vecinos de La Gloria y la Loma de Los Bernal, que pasan por el deprimido de la calle 16 con avenida 80.

Marco Alberto Jaramillo es uno de ellos. Este ingeniero civil de la Universidad de Medellín, que además ha sido docente del mismo centro educativo, cuenta que muchos conductores no logran percibir el deterioro de la estructura debido a la poca iluminación y a que se trata de un trayecto corto, pero para él el riesgo es evidente.

Por ese motivo el 9 de junio de 2015 radicó una carta dirigida a la Secretaría de Infraestructura, en la que le solicitó una solución a Javier Darío Toro, que para entonces era el jefe de despacho. En el comunicado expuso el alto grado de deterioro de los muros de contención.

“Debe pensarse en la reconstrucción parcial o total de los muros, dado que hay unos tramos estables y otros volcados severamente”, dijo el vecino y recomendó que los trabajos empezarán ese mismo mes aprovechando que el flujo vehicular disminuía por las vacaciones escolares.

La entidad contestó el 15 de julio con un informe técnico en el que el ingeniero Alejandro Ospina confirmó que los daños se debían a problemas constructivos y evidenció además unos huecos en la parte superior del puente, sobre la avenida 80, que podrían comprometer la calzada vehicular.

“Se recomienda entonces la demolición controlada de estas obras de protección, toda vez que su funcionamiento es ineficiente, y la posterior construcción de unos muros de contención que efectivamente funcionen como obras de estabilización para los llenos que conforman la calzada vehicular de la avenida 80 (…)”, enunció en su estudio. El profesional sugirió además que la construcción de los nuevos muros fuera independiente de las subestructuras de los puentes, para no modificar el comportamiento sismorresistente.

Lea también: En Belén hay 620 sitios para sembrar árboles

En la respuesta al vecino la Secretaría de Infraestructura dijo que la obra se incluiría en la base de datos y que su ejecución dependería de la priorización y de la disponibilidad de recursos”. Sin embargo, 2 años después, no se ha llevado a cabo.

El 2 febrero de 2017 el ingeniero Marco Alberto recordó la solicitud a la Alcaldía argumentando que el agrietamiento y hundimiento de muros había aumentado. En la respuesta se indicó de nuevo que la obra estaba priorizada y se advirtió, de acuerdo con una nueva visita, la presencia de un habitante de calle y la necesidad de retirar un árbol.

El pasado 14 de noviembre el vecino escribió una última carta en la que advirtió que daría aviso a los medios de comunicación “dada la trascendencia que puede tener el colapso parcial o total de los muros, en la vida y bienes de los peatones y pasajeros que frecuentan estas vías”.

El periódico Gente consultó el caso con la Secretaría de Infraestructura. Desde allí el subsecretario Sergio Alberto Cuervo contestó que la entidad estaba “gestionando el tratamiento del árbol con el Área Metropolitana y la legalización de un contrato de mantenimiento de puentes para diferentes estructuras de la ciudad, por el cual se haría la reparación de este muro”.

El funcionario aseguró que aunque al habitante de calle le llegó la oferta de la Secretaría de Inclusión Social, él sigue ocupando el puente. A principios de diciembre del año pasado, Infraestructura retiró el árbol y las basuras acumuladas en el lugar. “Vamos a tomar las medidas en el menor tiempo posible”, contestó Cuervo ante la pregunta por la inminencia del riesgo en el deprimido.

Siga leyendo: Los 20 puntos críticos por mal parqueo en Belén

La entidad informó que el martes 12 de diciembre el ingeniero que se encarga del mantenimiento de los puentes realizó otra visita al lugar, para “determinar las obras puntuales que se deben efectuar”. Según la dependencia, las visitas e informes técnicos previos “sirvieron para determinar el nivel de riesgo”, lo que queda por definir es el presupuesto, el diseño y la contratación, que quedarían para la vigencia de 2018.

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co