¿Por qué no han terminado las obras en la 43A de Envigado?

¿Por qué no han terminado las obras en la 43A de Envigado?

¿Por qué no han terminado las obras en la 43A de Envigado?

Aunque en noviembre se habilitó el paso vehicular por la carrera 43A de Envigado, entre el Éxito y la bomba de Texaco, la señalización sigue incompleta.


El 23 de febrero se cumplieron 3 meses desde que terminó la pavimentación y se abrió paso vehicular en la avenida 43A, entre el pasaje del Éxito y la estación de servicio de Texaco, pero todavía falta señalización para los peatones.

Así lo señalan vecinos como Luis Roberto Agudelo, quien dice que la ausencia de semáforos en el cruce con la calle 36 sur “en este momento es un peligro para la gente, porque hay que esperar a que los carros den paso o que el semáforo de arriba (la calle 37 sur) cambie para poder cruzar”.

En ese sentido se pronunció también el colectivo Túnel Verde, que denunció por medio de su cuenta en Twitter un incidente ocurrido el 15 de febrero. “La construcción del tramo 2A del metroplús en Envigado está detenida hace meses. Corrieron para habilitar a vehículos pero no para proteger al peatón“, denunció la organización.

Lo que dicen las autoridades
La pavimentación de este trayecto, denominado como el frente 3 de trabajo en las obras del tramo 2A del metroplús, fue asumida por la Alcaldía de Envigado desde el 26 de octubre del año pasado, después de haberse declarado el incumplimiento del contratista Gaico-Hycsa.

Contexto de la noticia: Mil millones de pesos costó terminar las obras del metroplús en Envigado

Con $ 1000 millones de pagos por obligaciones urbanísticas, la Administración concluyó la pavimentación del carril, pero, ¿dónde está la señalización? Andrés Felipe Villegas, director de Seguridad Vial de Envigado, explicó que todo este mobiliario, incluidos los semáforos, estaban incluidos dentro del proyecto, pero como está parado, todo se frenó.

“Una intersección semafórica sencilla vale aproximadamente $ 150 millones. Obviamente el municipio no tiene esos recursos planificados para invertir y hacer la semaforización mientras el proyecto se desenreda”, indicó el funcionario.

Lo que logró hacer la Alcaldía, de acuerdo con Villegas, fue habilitar las intersecciones con la mínima señalización semafórica: hay 1 o 2 en cada intersección, no hay peatonales y hay cableados por el aire.

Sin embargo esos recursos no alcanzaron para el cruce de la iglesia de San Marcos y aunque se adecuó el paso de cebra y la línea de pare, la Secretaría de Movilidad evidenció una problemática para el cruce de peatones, por eso lo intervino hace unas semanas.

Le sugerimos: ¿De qué época eran los hallazgos encontrados en las obras del metroplús?

“Reciclamos unos recursos que teníamos acá de repuestos, para poder poner el semáforo allá, porque sino, desafortunadamente, no respetan al peatón“, dijo el director y precisó que este equipo es provisional, mientras esperan que Metroplús defina con el constructor cuándo van a entregar o si la Alcaldía deberá comprarlo.

Por su parte Metroplús explicó que la señalización definitiva se hará con un nuevo contrato, pero la fecha “depende del cierre y liquidación de la obra”. Aunque la interventoría a cargo de Team Group entregó su informe el 31 de enero, la entidad aclaró que se encuentra en revisión, pues se trata de un “volumen de información alto y tomará un tiempo revisarla con el detalle que se merece”.

Metroplús indicó que una vez se tenga el resultado definitivo, “definirá jurídicamente las acciones a emprender para acometer las obras de culminación del corredor”, pero en el momento no tiene estimado el inicio de las obras. El contrato con Gaico-Hycsa terminó desde el 30 de septiembre del año pasado y Metroplús informó que aunque la firma tuvo 4 meses para ejecutar las reparaciones pendientes, aún faltan algunas.

El ingeniero Sergio Montoya, encargado de la interventoría con Team Group, explicó que según el informe entregado, algunas de las reparaciones que deberán ser incluidas en el nuevo contrato son los cambios a unas pendientes de andenes que quedaron contrarias y en los días de lluvias provocan inundaciones a los locales de Mundo Huevo y Aymará.

Lea además: Por ahora, metroplús no se construirá en El Poblado

“Esas 2 son las más representativas y grandes, porque las otras eran cambios de adoquines, movimiento de una losa táctil, el desmalezado de parques y unos marcadores visuales que sí hizo el contratista en el periodo de reparaciones”.

Todos los puntos donde hoy hay arenilla o maletines naranja dan cuenta de lo que dejó pendiente el contratista, pero tal vez lo más problemático sean los empalmes de la conducción de agua que pasa por la 43A.

Montoya explicó que el proyecto contempló una variante para la conducción Ayurá, que es la que transporta el agua potable a Envigado e Itagüí y actualmente pasa por el costado oriental de la vía. La tarea consistió en desplazar la tubería al lado occidental, para evitar su interferencia en el carril exclusivo, pero pese a que el contratista hizo el tramo recto y los codos, no finalizó los empalmes en las calles 36 sur y 37 sur. Lo que quiere decir que el nuevo ejecutor de la obra tendría que abrir nuevamente 2 huecos en esos puntos para completarlos.

Metroplús aseguró que está evaluando opciones para operar el corredor cuanto antes, “pero es importante terminar la totalidad de la infraestructura para una operación ideal”.

Siga leyendo: ¿Cómo van las obras en Envigado?

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co