¿En qué va la transversal de la Montaña?

¿En qué va la transversal de la Montaña?

¿En qué va la transversal de la Montaña?

Ante la inquietud de un lector, en representación de sus vecinos, consultamos sobre el estado de la transversal de la Montaña. Entérese.

Avanzan los años, pero no con el mismo ritmo lo han hecho los trabajos en la polémica transversal de la Montaña, la obra que volvió a recibir luz verde, luego de que su futuro pasara de manos del Invías a las del Municipio, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá y la Gobernación de Antioquia

Es cierto que la noticia refrescó su demorado proceso de ejecución y que las esperanzas que genera el nuevo grupo al frente, así como el compromiso de duro trabajo que recibieron, podría agilizarlo. Sin embargo, la comunidad no se muestra del todo satisfecha, pues, a pesar de los nuevos avances, el proyecto se ve crudo.

Nada más en estos días Gente recibió un correo electrónico de uno de nuestros lectores, que prefirió firmar “En nombre de muchos interesados”, y en él manifestó que “semanalmente disfrutamos sus aportes, y les sugerimos una rondita por la tan esperada y necesaria transversal de la Montaña. Hace mucho tiempo se ejecuta, pero…”

Así que consultamos con el ingeniero Julián David Agudelo, supervisor de la obra, quien antes de hablar sobre la actualidad de la obra arrancó con un poco de contexto. La primera etapa fue la construcción de una vía —Entre El Escobero y la vereda Santa Catalina— que ya está pavimentada, “con sus respectivas obras transversales para el manejo de recursos hídricos y con los muros de contención para su soporte y el de la estructura de pavimentación. Fue ejecutada en 2011 por un valor total de 5500 millones de pesos“.

Lea también: El Polideportivo Sur tendrá un moderno gimnasio al aire libre

La segunda comprendió una vía de 2,7 km (comunica la vereda Santa Catalina con la vía Las Palmas) “y está también totalmente construida con sus respectivas obras hidráulicas, cunetas, obras transversales, estructura de pavimento, muros de contención (costó 10.730 millones de pesos).

Solo falta por ejecutar el puente, en la vereda Santa Catalina. Es decir, la tercera etapa. Lo que pasa es que su diseño fue condicionado a un solo prototipo, que fue el de puente en voladizos sucesivos, debido a que por el tramo de Santa Catalina se ubica un predio de EPM por el que pasan las tuberías que alimentan el 70 % del recurso hídrico potable del municipio de Medellín y parte del sur del Valle de Aburrá. “Estas tuberías tan importantes limitaron el diseño del puente”, explicó Aguelo.

Pero entonces, ¿en qué va hoy?
El experto agregó que con voladizos sucesivos se entiende que es un puente que se apoya en los extremos solamente, puesto que la intención siempre fue que no hubiera un apoyo central que afectara las tuberías de EPM: “Al ser un proyecto de este tipo la construcción es más compleja que el propio diseño. Y además de ser en voladizos sucesivos, es curvo; desde la base es difícil construir un puente con voladizos sucesivos, pero mucho más lo es si es en curva, porque hay que tener en la construcción unos efectos de torsión”.

Desde 2017 están construidos los extremos del puente; es decir, los contrapesos, los que disipan los esfuerzos de la estructura y el peso de la futura carga vial. Asimismo, ya se inició la construcción de la superestructura del puente, la que le dará el cuerpo, donde irá el pavimento.

Le sugerimos: Conozca el origen de los nombres de las lomas envigadeñas

De acuerdo con el ingeniero, esta última se compone de 32 dovelas (las partes que conforman la estructura radial, por tratarse de una curvatura). Son 16 en cada contrapeso y “se construyen paralelamente, cada que se hace una en un extremo ocurre lo mismo en el contrario. Ya van 5 dovelas en cada extremo, faltan 11 en cada uno para terminar el puente. El estado actual es activo, avanzan las obras, ya se ve la forma del puente, su cuerpo como tal”.

Para poder avanzar, junto a las 10 dovelas existentes se les va a instalar un carro de avance, un equipo utilizado en proyectos de tipo movedizos sucesivos y que ofrece rendimientos que se disparan al 200 %, según señaló el supervisor de la obra.

“Las primeras 5 dovelas de cada lado se construyeron en cimbra (apoyadas sobre terreno), y ya el carro de avance permite construir 2 dovelas por semana; estamos hablando de que faltan 2 meses, máximo 3, para que el puente quede construido. No obstante, para empalmar las vías al mismo hay que hacer obras complementarias, y el objeto contractual que se adelanta solo tiene contemplada hasta la construcción de la superestructura”.

Fue así como la Alcaldía el año pasado adelantó la gestión de los recursos y fue posible la creación de unos convenios con la Gobernación y el Área Metropolitana, para hacer posible la terminación de esta obra en su totalidad.

Vea también: 144 camas se sumarán a la salud de Envigado

Por ahora las complementarias están en proceso de licitación, y entre la primera y la segunda semana de junio se determinarían los contratistas para empezar a ejecutarlas, por un valor de 3700 millones de pesos.

Siendo así, las metas más cercanas, aquellas que verán más claro el camino, se resumen en las siguientes: de 2 a 3 meses terminar el puente. De 4 a 5 meses dar fin a las obras complementarias y, de esta manera, más o menos en noviembre, o a más tardar en diciembre, como dijo Agudelo, estaría circulando el primer carro por la tan esperada transversal de la Montaña.

Por Luisa Fernanda Angel
luisaan@gente.com.co