La tranquilidad ya circula por la diagonal 29

La tranquilidad ya circula por la diagonal 29

La tranquilidad ya circula por la diagonal 29

Reducción del tráfico y seguridad para el peatón son beneficios que destacan los vecinos tras la entrega de la ampliación de esta vía en Envigado.

Transitar por la diagonal 29, entre Las Cometas y la sede de la EIA, bien sea como conductor o peatón, ya no significa congestión, caos o riesgo.

Con 1280 metros de vía mejorada a 2 carriles de 3,50 metros cada uno, 145 metros de vía nueva, 5349 metros cuadrados de andenes mejorados, 1900 metros cuadrados de zonas verdes incorporadas, 122 siembras de reposición, la instalación de 75 nuevas luminarias led y una inversión de $ 50.000 millones, la Alcaldía de Envigado entregó a la comunidad la obra de ampliación de la vía.

Vecinos de la zona se mostraron tranquilos y satisfechos con la intervención, que desde hace 2 semanas entró en funcionamiento, pero que fue inaugurada por la Administración municipal el pasado fin de semana. Así lo manifestó Flor Ángela Estrada, presidente de la Junta de Acción Comunal de Alto de Misael, quien afirmó que “la verdad, los vecinos estamos muy contentos con la obra porque ha sido un cambio total, sobre todo en materia vial. Estábamos era embotellados porque sobre todo en las partes altas tenemos muchas urbanizaciones nuevas, entonces esto a las 7 de la mañana parecía la avenida Las Vegas, eran horribles los tacos”.

La líder comunitaria agregó que la obra también fue positiva, incluso para los propietarios que tuvieron que vender sus propiedades a la Administración, puesto que “las personas que tuvieron que salir de sus casas quedaron muy bien reubicadas, entonces la gente quedó muy contenta y todo mejoró mucho”.

Y es que además de las difíciles condiciones topográficas de la zona, la ampliación de la diagonal 29 trajo consigo desafíos técnicos y también sociales. Sergio Ríos, secretario de Obras Públicas, destacó 3 retos principales del proyecto: “El primero fue un reto social, construir esta obra donde había que reubicar más de 200 familias. Acá lo primero que llegó en el 2013 no fue una retroexcavadora, fue un equipo social que conformamos con psicólogos, con los que hicimos encuestas y un censo casa por casa, para conocer la realidad de este proyecto”.

Para proteger con efectividad a los moradores, afirmó Ríos, la Administración planteó al Concejo “un acuerdo, para comprarles a las personas las viviendas y que fuera un avalúo social (no solo comercial), y que realmente la gente quedara igual o mejor. Hicimos ese acuerdo, el Concejo lo aprobó y le pudimos pagar a la gente las escrituras, los gastos de traslado, completamos las indemnizaciones hasta el monto de vivienda de interés social, le pagábamos el trasteo, los gastos de licencia de construcción e hicimos un banco para comprar propiedades”.

Lea también: La tradición iluminará la Navidad en Envigado

El segundo desafío lo representó el terreno: “Cuando diseñamos esta obra hicimos unos estudios de refracción sísmica, que revelaban que cualquier movimiento de esas casas podía ocasionar que todas las casas que se construyeron en la misma cuadra se podían venir unas encimas de las otras como un efecto dominó” indicó el secretario.

Para contrarrestar el problema, “esta obra tiene muros de contención por todos los lados, pilas, y afortunadamente no se nos cayó una sola casa. Tuvimos algunas afectaciones, hubo que reconstruir algunas cosas, pero ese problema técnico fue solucionado y hoy estamos entregando esta importante obra con óptimas condiciones de calidad y funcionalidad”.

Pero paralelamente la Administración debió buscar cómo financiar la obra y terminó implementando el cobro de valorización, medida que en un inicio fue impopular entre los envigadeños: “Cómo construir una obra de estas, de $50.000 millones, cuando el presupuesto de la Secretaría de Obras Públicas en ese momento era casi de esos $ 50.000 millones, pero había que hacer las obras y desarrollar todos los temas sociales que maneja la Secretaría, además de pavimentación y alumbrado público. Era imposible, ni en 10 o 20 años de ahorro de presupuesto hubiera sido posible ejecutar la obra. ¿Cómo viabilizar económicamente este proyecto? Cuando uno ve los resultados de obras como estas, se da cuenta de que vale la pena pagar valorización porque los recursos están bien invertidos”.

Le sugerimos: Así se invirtió la plata en el parque de los urapanes

Sor Elena Gallego, habitante de la zona, reconoció que en un principio hubo vecinos que se opusieron a la ampliación de la vía, no solo por el cobro de valorización, sino porque “la gente pensaba que el barrio no iba a mejorar, la gente que estaba en contra de la obra creía que iba a haber daños para sus viviendas, pero, todo lo contrario, ya se demostró que fue mejor como quedó todo a como estábamos antes”.

En ese mismo sentido, la presidente de la Acción Comunal concluyó que “comparamos con otras obras que han sido un caos total, y la nuestra estuvo dentro de lo normal, se cumplió en los tiempos que eran requeridos”.

Así lucía la vía antes de la intervención.

Por Sergio Andrés Correa
sergioco@gente.com.co