3 veces han tenido que sembrar el muro verde del deprimido de la 10 A

3 veces han tenido que sembrar el muro verde del deprimido de la 10 A

3 veces han tenido que sembrar el muro verde del deprimido de la 10 A

Como parte de un plan de mantenimiento, se sembraron muros verdes en el deprimido de la 10 A bajo la Av. El Poblado (Medellín). Ya se ha marchitado 2 veces.

Si usted pasa por el deprimido de la calle 10 A, justo debajo de la avenida El Poblado, podrá ver una lucha por la supervivencia. Se trata de las plantas ubicadas en los 2 muros verdes que la Alcaldía de Medellín sembró en este punto y que, infortunadamente, ya han muerto 2 veces.

En audiencia pública con la comunidad de La Aguacatala, Andrés Felipe Uribe, responsable de la Subsecretaría de Construcción y Mantenimiento de la Infraestructura Física de Medellín, reveló que el paso de los vehículos por este deprimido ha dificultado la permanencia de las plantas.

“En el deprimido de la 10 A, con tanto paso de carros, se nos han muerto 3 veces y cada vez nos toca poner una más resistente, más fuertecita y regamos por las noches”, dijo Uribe.

Lea también: ¿Deberían reducir el límite de velocidad en Las Palmas?

Para qué un muro verde
A diferencia de otros deprimidos en nuestro barrio, el de la calle 10 A es uno de los más grises. Solo los grafiteros y los “vándalos” han hecho mella.

Además, acumulaba deterioro en la calzada, lo que exponía a los conductores que lo transitaban. Es por esto que la Secretaría de Infraestructura Física de la Alcaldía de Medellín le metió mano en junio de este año. Tal y como lo reseñó el 6 de ese mes el noticiero Hora 13, se invirtieron 250 millones de pesos para sembrar vegetación natural, pinturas artísticas y la reinstalación de cárcamos en los sumideros.

“Vamos a pintar unos temas botánicos muy bonitos que nos van a permitir conservar la misma metodología de muro verde, pero, en este caso, con pintura artística”, dijo en aquel entonces la secretaria Paula Andrea Palacio Salazar.

Con esta intervención, el deprimido se unía a la creciente tendencia en la arquitectura de dotar a algunos espacios con vegetación. Inclusive, el Manual de silvicultura urbana para Medellín, publicado en el 2015, recomienda estos muros y jardines verticales “como una alternativa a la pérdida de zonas verdes urbanas o al potencial que presentan algunos espacios urbanos, se ponen a consideración alternativas que pueden favorecer la biodiversidad y por ende el ambiente urbano (entre ellas: cubiertas ajardinadas, muros verdes, siembra en contenedores sobre el piso y jardineras)”.

Le sugerimos: Este año van 2691 inmovilizados por mal parqueo en El Poblado

Meses después, el balance que hizo la secretaria Palacio es agridulce. De acuerdo con la funcionaria, las paredes intervenidas a mitad de año fueron “deterioradas a causa del vandalismo”.

Pese a esto, la Alcaldía persistirá en su afán de embellecer este punto. Como dijo la secretaria, con estos muros “lo que se buscará es generar una cobertura vegetal sobre la estructura existente, dándole lugar a un mejoramiento paisajístico”.

“Hay que tener paciencia”
Mauricio Jaramillo es ingeniero forestal. Dijo que este deprimido “era deprimente” e, incluso, se atrevió a calificarlo como “un infierno” debido a la incomodidad que les genera no solo a los conductores sino también a los peatones que transitan cerca de allí.

Por ello, valoró la iniciativa de la Alcaldía de tratar de reverdecer este rincón “inhóspitó” de la comuna 14. “La principal función de estos muros verdes y jardines verticales es muy reducida. Sin embargo, entre sus servicios ecosistémicos, el mayor y más importante es el paisaje porque su sola presencia produce en el observador una sensación de agrado, alivio, tranquilidad, confort y bienestar. Aunque este es un servicio muy poco valorado porque hay cómo medirlo, no por eso deja de ser importante”, dijo Jaramillo.

El ingeniero reconoce que las experiencias iniciales en la siembra de muros verdes y jardines verticales en la ciudad fueron malas, dijo que en los últimos años se ha venido acopiando una experiencia satisfactoria.

No se pierda: Ojo con esta cuneta en Castropol

Señaló, por ejemplo, los bajos del viaducto del metro en la línea B, donde fueron sembradas plantas que ya le dan un mejor tono al sector. Lo mismo dijo que las columnas del puente del metroplús entre la estación Industriales y la avenida del Ferrocarril, en las que hace menos de 5 meses sembraron plantas que ya llenan de verde el lugar.

Respecto al deprimido de la 10 A, Jaramillo consideró que esta intervención fue más allá de lo básico puesto que sembró árboles en el extremo oriental del deprimido y enredaderas que ya van descendiendo por la malla al interior de las paredes.

Si bien manifestó su malestar por la muerte de las plantas, sostuvo que es necesario tenerle paciencia a estos trabajos ya que las condiciones del sitio son adversas para la vida vegetal.

Destacó el uso de la Uncaria tomentosa, conocida popularmente como uña de gato, una planta trepadora que ya se empieza a expandir por los muros de este sitio.

Finalmente, dijo que la única recomendación que le haría a la Alcaldía es que sea constante con el riego de las plantas, ya que debido al tráfico y el calor que acumula el concreto, la deshidratación de estas puede ser mayor.

Siga leyendo: ¿Quién se está robando las basureras en El Poblado?

Por: Álex Esteban Martínez Henao
alexm@gente.com.co