Ascensores: bajan los costos, suben los riesgos

Ascensores: bajan los costos, suben los riesgos

Ascensores: bajan los costos, suben los riesgos

Dos incidentes ocurridos en ascensores en Medellín invitan a reflexionar sobre el mantenimiento de estos sistemas de transporte en las copropiedades.

El lunes 18 de junio, a las 5:01 de la tarde, entró una llamada a la línea de emergencia 123 que reportaba el caso de 4 personas atrapadas en el ascensor de un edificio en Belén.

Según informó Jaime Enrique Gómez, director encargado del Dagrd, el cuerpo de bomberos asistió al lugar, evaluó la situación y procedió con el rescate de las personas que presentaban lesiones leves.

Horas antes, sobre la 1:17 de la tarde, se había presentado otro incidente con ascensor, pero en el sector de Laureles. Al llegar al lugar, los bomberos se dieron cuenta de que se trataba de una persona que había caído al foso del ascensor.

Lea también: Por fin, marchan las obras en el patio taller del metroplús

Hicieron el rescate y la estabilización de la mujer identificada como María Deyanira Villa, que fue trasladada con un Tec (traumatismo encéfalo craneano) severo a la clínica Las Américas, donde perdió la vida.

Estos casos, que no son los primeros que se presentan la ciudad, abren la puerta a la pregunta sobre el mantenimiento y la reglamentación del transporte vertical en el municipio y en el país.

Eve Polanco, gerente general del Organismo de Inspecciones Técnicas de Colombia (Oitec), que es una empresa privada dedicada a la inspección y certificación de ascensores, escaleras eléctricas y puertas automáticas, explicó que Bogotá, Cartagena y Rionegro son las únicas ciudades del país donde actualmente están regulados estos sistemas y su certificación anual es obligatoria.

Le sugerimos: ¿Qué ha pasado con el teatro Carlos Vieco?

Para ello deben cumplir con lo establecido en la Norma Técnica Colombiana, que es la 5926-1 para ascensores, la 5926-2 para escaleras y andenes móviles y la 5926-3 para puertas eléctricas. “Se evalúan 175 requisitos que revisan todas las partes del ascensor enfocadas en seguridad”.

De acuerdo con la gerente de Oitec, el cumplimiento de estos parámetros “no quiere decir que el ascensor no se vaya a varar, puede haber, por ejemplo, un corte de luz que afecte el sistema eléctrico, pero la certificación garantiza que no se va a descolgar, que no va a haber muertos”.

El certificado se da si los ascensores cumplen el 100 % de los requisitos, sin embargo, para el mantenimiento preventivo que hacen los responsables de las edificaciones “no hay una ley como tal. Es más una obligación y casi que podría ser una ley moral para todos hacer mantenimiento mensual”, señaló Eve Polanco.

Vea también: Así avanza la remodelación de los andenes de la 30A

La gerente advirtió que si este no se hace, “el riesgo es grandísimo, porque un ascensor es una máquina sensible, que todo el día está en funcionamiento”.

En las ciudades donde la certificación es obligatoria, su costo oscila entre 350.000 y 400.000 pesos, dependiendo del número de paradas. Las empresas que pueden expedirlas deben estar acreditadas ante el Organismo Nacional de Acreditación en Colombia (Onac), por la norma 17020 para organismos de inspección.

La reglamentación de cada ciudad establece también las sanciones que se aplican en caso de incumplimiento. En la capital del país, por ejemplo, lo vigila el Instituto Distrital de Desarrollo de Gestión de Riesgo (Idiger) y “se tiene establecido el cerramiento del ascensor y multas, según cada alcaldía local. De acuerdo con el código de policía, es de unos 40 o 50 salarios mínimos legales vigentes.

Para Polanco, algunas de las razones por las que ocurren los accidentes en estos sistemas “es porque se pasan algunas cosas en los mantenimientos, o a veces los presupuestos de los edificios no alcanzan y deciden postergarlo”.

Le recomendamos: Denuncian deterioro de parque en La América

Ahorros que pueden matar
Las reducciones en los presupuestos para mantenimiento son comunes en las copropiedades. O así por lo menos lo afirmó César Cardona, que se desempeña como revisor fiscal de propiedades horizontales e integrante de Asurbe.

Él explicó que hay ascensores de marcas reconocidas y ellas mismas prestan el servicio de mantenimiento, pero “sucede que a veces se contratan mantenimientos con empresas que ofrecen bajos costos. No son los fabricantes, sino otras compañías que existen en el mercado y cobran inclusive la mitad del precio o menos”.

El revisor fiscal señaló que los mantenimientos suelen ser de carácter preventivo y escasas veces correctivo, porque “con el desgaste de los años hay que cambiar poleas, bandas, una cantidad de repuestos que solo se consiguen en las marcas originales de los ascensores, pero cuando las empresas de bajo prestan el servicio, es cuando viene el problema porque muchas veces no los tienen”.

Siga leyendo: Presencia de moteles en Laureles abre discusión sobre el Pot

El precio del mantenimiento preventivo por cada ascensor ronda los 750.000 pesos mensuales en una empresa reconocida, y se incluye en el presupuesto de cada copropiedad, sin embargo, aseguró Cardona, “mucha gente que tiene apartamentos quiere que la cuota de administración sea lo más reducida posible, entonces empiezan a influir para que esos presupuestos de mantenimiento bajen, para que esa cuota de administración no suba. Eso es un error porque de todas maneras la vida de un apartamento en pisos superiores es el ascensor”.

Por otro lado, las marcas fabricantes garantizan el aseguramiento contra posibles siniestros mediante una póliza de responsabilidad civil. “Normalmente amparan muchísimo dinero ante cualquier eventualidad que pueda ocurrir, entre 20.000 y 30.000 millones de pesos, de acuerdo con la marca, pero las empresas de bajo costo tienen unas pólizas muy pequeñas para esos accidentes, que no alcanzarían a cubrir la responsabilidad por un accidente”, acotó el integrante de Asurbe.

Finalmente Cardona llamó la atención sobre el cuidado de los equipos, pues “en la gente hay falta de cultura en el uso del transporte vertical. A veces brincan en los ascensores, los rayan, les aprietan todos los botones a la vez, uno nota que los tienen como juego, entonces los deterioran muy rápido”.

Por Redacción Gente
gente@gente.com.co