Sandra cura a los animales con sus manos

Sandra cura a los animales con sus manos

Sandra cura a los animales con sus manos

Esta médica veterianaria usa las terapias alternativas para brindar un tratamiento integral a las mascotas. Su especialidad: el reiki.

Todos los días, en silencio, Sandra Alba se acercaba a sus pacientes para posar sus manos sobre su cuerpo. Durante las revisiones matutinas se daba cuenta que a quienes les estaba aplicando sus conocimientos en terapias naturales se mejoraron más pronto. Por eso hace 5 años cambió la veterinaria, por la medicina alternativa.

Lo que hace esta vecina es reiki, una práctica que canaliza la energía vital universal a través de un sanador; armonizando el cuerpo, la mente y el espíritu de todo ser vivo. Se hace mediante la imposición de manos fortaleciendo el sistema inmunológico del animal. “Una de las ventajas es que no tiene contraindicaciones, por lo que se puede aplicar en cualquier caso, incluso, a veces, lo ideal es que sea un complemento a los tratamientos veterinarios tradicionales, pues gracias a esto se potencializan”.

El procedimiento es simple: la terapeuta pone ambas manos sobre la mascota para la transmisión de energía. Ellos intrínsecamente reconocen el equilibrio, por lo que apenas Sandra se acerca, se tranquilizan. De hecho, con gestos o movimientos, le van indicando cuál es la región donde está el origen de la enfermedad.

Lea también: A las mascotas también las afecta la mala calidad del aire

Pero en una sesión de reiki, la mascota no es la única que recibe ayuda, “durante las terapias, antes de enfocarme en una lesión específica o una patología determinada, investigo el entorno en el que vive mi paciente, porque veo que los animales se comunican emocional y físicamente con las dolencias de sus dueños. Por eso es primordial examinar la relación paciente-propietario”, asegura la también etóloga.

En efecto, Tadao Yamaguchi, uno de los reikistas más reconocidos del mundo, recomienda que el tratamiento esté dirigido también a los dueños, pues “la mayoría de enfermedades que tienen estos seres tienen que ver con las cargas emocionales de los humanos”.

Las ventajas de esta y otras terapias alternativas, según esta veterinaria, es que no son invasivas, traumáticas ni tóxicas, por lo que son muy útiles para tratar trastornos de comportamiento, síndrome de ansiedad por separación, estrés, bronquitis, displasia de cadera, cáncer, entre otras patologías.

Una infinidad de alternativas
Además de reiki, las enfermedades o los problemas de comportamiento de los animales de compañía pueden ser tratados con esencias florales, masajes curativos, péndulo, biorresonancia, acupuntura, homeopatía, filtros y láser.

Las terapias naturales ya no exclusivas del hombre, pues los mismos propietarios de mascotas consideran que este debe ser el tratamiento de primera línea ante múltiples trastornos que pueden afectar el bienestar de sus amigos de 4 patas.

“Así como los humanos hemos recurrido en algún momento a terapias alternativas para enfermedades, dolor o estados de ánimo negativos, los médicos veterinarios hemos ido incorporando estos tratamientos a nuestros pacientes”.

Le sugerimos: ¿Para qué sirven las flores de Bach en las mascotas?

Una de estas técnicas es la homotoxicología, que estudia las enfermedades ocasionadas por toxinas que afectan las funciones metabólicas de las células, los tejidos y los órganos. “Se basa en medicamentos biorreguladores, estimulando así las propias defensas del cuerpo, combatiendo las causas reales de la enfermedad, haciendo que este tratamiento sea regulador no supresor”.

De acuerdo con Sandra el cambio de los animales, y los propietarios, con estas terapias es muy significativo. Como en el caso de Crayola, una pastor alemán que, luego de desaparecer 3 días, sufrió una doble luxación de fémur y 3 fracturas, situación que le trajo complicaciones y aunque los veterinarios veían como única opción la eutanasia, el reiki le salvó la vida.

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co