Laureles busca respuesta por “muerte” de árboles

Los árboles que se murieron en Laureles

Laureles busca respuesta por “muerte” de árboles

Comunidad viene alertando por árboles talados y defoliados. Con un derecho de petición, un vecino busca esclarecer lo que ocurre en Laureles.

Aunque solo lleva 5 años viviendo en Conquistadores, a Miguel Ángel Echeverri le parece que hubiera sido toda una vida. A ese punto llega el sentido de pertenencia de este docente, hoy pensionado, por su barrio y es por eso que no puede dejar de sentir dolor por sus vecinos, los árboles, cuando los observa en malas condiciones.

Fue él quien, hace unos días, nos remitió fotografías de un “gigante” ubicado en la avenida 33 con autopista Sur, que hoy luce seco y sin vida. “Yo no soy ingeniero forestal, pero para mí el hecho de solo ver cómo está de descascarada la corteza es un síntoma horrible. Desde que vivo en Conquistadores conozco el árbol y, cuando apenas me mudé lo vi pleno, con una belleza natural”. Pero hoy la realidad es otra y tal parece que una obra ejecutada muy cerca de la raíz del árbol acabó por afectar su bienestar.

Por eso y al ver que nadie más se cuestionaba por la situación, el vecino decidió redactar un derecho de petición al Área Metropolitana del Valle de Aburrá como autoridad ambiental. El documento, que fue radicado en el Área el pasado 16 de marzo, manifiesta que “en el costado noroccidental del puente de la 33, hace unos 6 años fue trasplantado un samán gigante con todos los cuidados requeridos y poniéndole tensores para asegurar su resiembra (…), pero las últimas obras hechas a partir de hace unos 4 meses han sido tan cercanas que generaron su secamiento”.

Lea también: En Conquistadores crearon una huerta para todos

En el texto, Miguel Ángel enfatiza que “como ciudadano exijo que se genere acción de responsabilidad por este arboricido contra los constructores de dicha obra civil”.

Luego de que el vecino radicara su queja, los responsables de la obra allanaron la tierra y sembraron pasto, pero a la fecha el Área Metropolitana no ha ofrecido respuesta al ciudadano, como tampoco se ha referido sobre este caso luego de las consultas que viene haciendo Gente desde hace cerca de 3 semanas.

Lo que sí explicó la autoridad ambiental fueron las condiciones en que se ejecutó una tala en la avenida Nutibara con circular 74, que también reseñó Gente hace unos días y que Carlos Zuluaga, vecino de la zona, calificó de “muerte anunciada”, puesto que “soltaba de vez en cuando y por poco tiempo un mal olor, por su proceso de polinización”, lo que habría generado rechazo entre otros vecinos.

Así se veía la terminalia hace unos meses.

Voceros del Área Metropolitana señalaron que “en la Brigada Arbórea Comunitaria (Bac) desarrollada en Laureles en octubre de 2016, se identificó el individuo arbóreo de especie Terminalia ivorensis, ingresado al Sistema del Árbol Urbano Sau con código 00111080000344, el cual presentaba descortezamiento en su tallo, lo que implicaba para él un alto nivel de riesgo potencial. Esta especie tiene también la característica de hacer su poda de forma natural, lo que suponía una posible caída de ramas sobre los vehículos que transitan sobre la avenida Nutibara. Finalmente la determinación de tala se hizo contando con otro concepto de un experto en el tema, la autorización se efectuó mediante comunicación enviada a Secretaria de Infraestructura, radicado 23015 de 28 de diciembre de 2016″.

La entidad resaltó que fruto de la realización de las Bac en Laureles se efectuó el diagnostico de 21 árboles en riesgo para tala y el Municipio de Medellín hizo la siembra de 169 árboles y la poda de 199 árboles en el sector.

Siga leyendo: Así se están robando los carros en Laureles

Por Sergio Correa
sergioco@gente.com.co