¿Las mallas en apartamentos le quitan libertad a los gatos?

¿Las mallas en casa le quitan libertad a mi gato?

La seguridad de su mascota depende de una red de protección que muchos consideran innecesaria. Conozca las razones por la que debe tenerla.

Cada vez que Kiwi – un gato atigrado de 1 año y medio – se asoma por el balcón de su casa en un tercer piso, a Laura Patiño se le ponen los pelos de punta. “Los felinos no tienen 7 vidas como dice la gente, sus extremidades no aguantan ciertas alturas al realizar los saltos”, asegura la joven, que en varias ocasiones ha rechazado la propuesta de enmallar el mirador solo para no quitarle a su mascota el contacto con el exterior y darle una cuota de libertad.
¿Las mallas en apartamentos le quitan libertad a los gatos?
Si bien ella antes no vio necesaria esa medida de seguridad, ahora piensa que en cualquier momento el instinto cazador de su gato sobrepasará el de supervivencia, argumento con el que está de acuerdo Tatiana Navarro, médica veterinaria en Holivet Bienestar Natural, pues a pesar de que los mininos, a través de los años, se han acostumbrado a la compañía de los humanos, genéticamente son seres independientes, de hecho, son más apegados a su espacio que a los miembros de la familia, por lo que su instinto salvaje predomina.

“Si pasa un pájaro que sea una posible presa lo más probable es que se tiren. Muchas personas se niegan a enmallar porque viven en un primer o segundo piso, no obstante, el animal se fractura más fácil lanzándose de alturas menores porque no tienen el tiempo para acomodarse y caer en una posición apropiada”, afirma Tatiana.

Los daños más frecuentes luego de sufrir una caída son las fracturas de cabeza, fémur, cadera o patas, además de otras complicaciones a nivel de órganos blandos. Muchos felinos, cuenta la veterinaria, sufren del síndrome del gato volador y pese a que han pasado por procesos de recuperación largos se vuelven a lanzar.

Aunque estos accidentes son recurrentes, hay personas que se niegan a poner mallas de seguridad en ventanas o balcones porque deterioran la fachada de su casa, sin embargo, Juan Calle, dueño de Malla Hogar, recuerda que este no es un elemento decorativo sino de seguridad.

“En este momento las personas están cambiando esa mentalidad, hace unos años la gente era reacia a modificar la estética de su apartamento por el bienestar del gato, por eso vale la pena reiterar que las mallas son supremamente importantes, ya que estos animales son activos, curiosos, ágiles y territoriales, siempre están buscando la manera de asomarse al vacío para mirar que pasa afuera y cuidar su entorno”, dice.

Asimismo, César Jiménez, líder de la comuna 14 (El Poblado), señala que en 2016 conoció 4 casos de gatos que han muerto debido a una caída y “así como hoy es un animal mañana puede ser un niño, por lo que la gente debe ser más respetuosa con la vida del otro”.
¿Las mallas en apartamentos le quitan libertad a los gatos?
Por otro lado, el abogado Pablo Trujillo, sostiene que “las personas tienen la libertad de poner mallas, pues según el código de propiedad horizontal solo están prohibidas las modificaciones que cambien la estética del edificio y estén por fuera del inmueble, pero una red por dentro está permitida.

Estos incidentes traumáticos no son los únicos riesgos que corren los mininos. De acuerdo con Tatiana, si lo que se quiere es calidad de vida, en tiempo y evidencia clínica, lo ideal es lograr que los 4 patas estén dentro del hogar siempre – sin necesidad de que tengan contacto con el exterior – con un buen enriquecimiento ambiental, pues el factor de estrés también inmunosuprime a los animales.

Según la experta, si un gato se escapa tiene mayor probabilidad de ser contagiado con enfermedades como sida o leucemia, igualmente, cuando vagan por las calles tienen un promedio de vida de 8 años, los callejeros de 5 y los que no salen llegan hasta los 18 años.

Mientras tanto, Laura, la dueña de Kiwi, ha entendido la relevancia que tienen las mallas, pues estas no le quitan la libertad al animal, sino que le garantiza bienestar a su mascota y, al mismo tiempo, le dan el alivio de que va a tener un amor felino por mucho tiempo.

Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co