Las loras que le ponen música a la carrera 65

Las loras que le ponen música a la carrera 65

Las loras que le ponen música a la carrera 65

En las mañanas y en las tardes se escucha la algarabía de un grupo de Amazona amazonica (conocida como lora cabeciamarilla) en esta zona. ¡Conózcala!

En este sector es usual escucharlas.

Difícil no mirar hacia arriba en el cruce de San Juan con la carrera 65, cuando, entre las 6:00 y 7:00 de la mañana y las 4:00 y 5:00 de la tarde, un “parloteo” invade las copas de los árboles.

El sonido, que por momentos compite con el del tráfico vehicular, se debe a la presencia de la Amazona amazonica, conocida como lora cabeciamarilla, lora alinaranjada o simplemente lora. Ana María Castaño, presidenta de la Sociedad Antioqueña de Ornitología (Sao), explica que esta especie es la más común en la ciudad y usa los árboles como dormideros, fuente de alimento y percha.

Es fácil encontrarla en Laureles, en El Poblado y hasta en La Estrella, mejor dicho, “en casi todo el Valle de Aburrá”. Pero, como dice Castaño, particularmente en la comuna 11 hay un grupo que dormía en los alrededores de Jumbo de la 65. Sin embargo, después de las talas efectuadas en septiembre, la presidenta de la Sao desconoce si se trasladaron.

Lea también: El gavilán que se pasea por la canalización del metro

Para Lina María Arroyave, habitante de San Joaquín, el sonido de estas aves es relajante y le da un toque natural al sector que es tan central, congestionado y, a veces, caótico. “Siempre las busco, pero pocas veces logro verlas porque se confunden con las hojas de los árboles“, cuenta la vecina y señala que las ha escuchado en la avenida Bolivariana.

Víctor Manuel Vélez, coordinador de Fauna Silvestre del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, explica que en la región se ha evidenciado un proceso de recolonización de la familia de los psitácidos, que está distribuida por la quebrada La Iguaná, en los alrededores de la Universidad Nacional, en la plazuela Nutibara (donde se ven pericos), el sector de Jumbo y Makro, el centro de la ciudad (en Caracas con la Oriental se han visto las loras carisucias) y en el sur (donde hay guacamayas).

De acuerdo con el funcionario, el inventario de los monjes de La Salle —uno de los primeros registros de avifauna en el Aburrá— da cuenta de la riqueza de aves que existió otrora en la región, “incluso hay reportes de que aquí llegaban los pelícanos para pescar en la ribera del río Medellín“.

Le sugerimos: Un espectáculo visto desde un balcón de Carlos E.

El funcionario indica que la población que se escucha a estas horas del día es residente de la zona asociada a la red ecológica de la quebrada La Hueso (la que pasa por el viaducto del metro) y la autoridad ambiental no tiene reporte alguno de casos de capturas para someterla a tráfico o tenencia ilegal.

“En lo que es el parqueadero de Jumbo van a hacer una ampliación de la parte comercial, por eso les hemos exigido que nos presenten los respectivos estudios de conectividad y que se debe mantener el material (vegetal) que está bordeando, donde están los árboles con mejor estructura ecológica”, señala Vélez.

De hecho, asegura el biólogo, el desarrollador adquirió el compromiso de generar áreas verdes y pasos de fauna en algunos sitios, además de compensar 450 árboles por los 149 talados. En los planes de la autoridad ambiental y la Secretaría de Medio Ambiente, está la idea de restablecer los flujos de conectividad ecológica que se vieron afectados por las zonas duras adecuadas en obras como las estaciones del metro.

Siga leyendo: Estas son las aves que revolotean por La Castellana

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co

Continúa Leyendo