“Las hojas del samán de la 33, el último suspiro de un muerto”

"Las hojas del samán de la 33, el último suspiro de un muerto"

“Las hojas del samán de la 33, el último suspiro de un muerto”

La administración de Parques del Río dijo que el samán del puente de la 33 estaba vivo. Gente lo visitó con un experto.

Ubique el cursor sobre los elementos para conocer más detalles.

“Se puede observar el tamaño de los folíolos de las hojas, son muy pequeños. Por eso cuando miro los rebrotes nuevos y les veo la localización, con relación a su posición en el árbol, me da la impresión de que son el último aliento de alguien que está apunto de morir”.

Ese fue el diagnóstico que hizo el ingeniero forestal Mauricio Jaramillo al ver al samán que, por la ampliación del puente de la 33, fue trasladado en 2009 a unos 10 metros de donde pasó sus primeros 35 años de vida. Ante la preocupación de algunos vecinos y la declaración de la Administración de Parques del Río, que indicó que el árbol estaba vivo, Gente visitó el lugar con el experto.

Para un samán de gran tamaño es difícil acondicionarse al entorno. De hecho, en su momento, el ingeniero recomendó no trasplantarlo, porque la susceptibilidad de muerte era alta. Sin embargo, la cantidad de reservas que tenía el árbol le han permitido sobrevivir hasta ahora.

Contexto de la noticia: El samán de la 33 todavía podría estar vivo

Asimismo, Mauricio asegura que es frecuente que después de estos procesos los primeros años el follaje sea abundante, ya que luego de una intervención fuerte, incluso como mecanismo de defensa, estos seres mueren en el acto o alargan su agonía.

“Definitivamente haber cortado las raíces, hasta en un 95 %, fue el elemento determinante para el resultado que hoy estamos viendo. Para un árbol tan grande, que necesita arrastrar más de 200 litros de agua diarios, desde el suelo hasta la parte aérea, le es imposible nutrirse“.

Pero no es la primera vez que sucede una situación como esta. De acuerdo con el ingeniero, en Medellín hay varios samanes trasplantados, como los que están en la entrada del Edificio Edatel, que aunque se conservan en pie están en muy mal estado.

Le sugerimos: Así van las obras en la etapa 1B de Parques del Río

Esfuerzos de supervivencia
Miguel Ángel Echeverri, habitante del barrio Conquistadores, visita todos los días el samán. Ya han pasado 2 meses desde que envió un derecho de petición a las autoridades ambientales. Y a pesar de los esfuerzos, este vecino no le ve mejoría al que él llama su hijo adoptivo.

De igual forma, Mauricio dice que al árbol se le notan el monitoreo y las intervenciones. En la parte inferior del tronco tiene 2 huecos cubiertos con mallas y concreto, lo que indica que se le realizó un tratamiento. “Lo malo es que esto puede ser peligroso, ya que la humedad y la oscuridad en la cavidad interna forman un espacio propicio para la pudrición. Eso fue un daño”.

También se ven varias perforaciones (antiguas y recientes) en las raíces y en el tronco. Seguramente, dice, fueron inyecciones con productos que estimulan el crecimiento. Usualmente se aplican en la base para que el floema comience a irrigar todo ese tipo de productos a través del sistema por donde se lleva la savia bruta.

Este samán es un valiente, un verdadero héroe. Él sufre, ha tenido una muerte lenta. Me atrevo a decir que está más cercano a su deceso que a volver a cobrar vida”.

Siga leyendo: Crean jardines verticales en el viaducto del metro

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co