La chica terremoto: una monita con sabor

La chica terremoto: una monita con sabor

El día que la conocí me acordé de La Chica Terremoto, una de las primeras películas que vi en mi vida por allá a principios de los 70 con Barbara Streisand y Ryan O´neil.

Los que la conocen por primera vez, coinciden conmigo y la describen como un vendaval, un tsunami, un huracán o un terremoto. Mi flaca y yo la conocimos buceando en la isla de Providencia en donde se mantiene explorando los sabores raizales que la trastornan. Come como un animal, a pesar de su figura sílfide de bailarina profesional, pero cocina como los dioses. Una mujer auténtica, que derrocha carisma y alegría, que no tiene problema con ella misma llamarse la monita retrechera. Esposa dedicada y mamá cariñosa; muy buena amiga, según dicen los amigos que nos la presentaron. Espero que no sepa ¿quién soy yo?, porque últimamente me la encuentro hasta en la sopa, lo que no es raro ya que compartimos un amor común: la cocina.

Mariana Arango ya adquirió el honroso título de Gastrónoma, algo que en nuestra ciudad se cuenta entre los dedos de una mano. Para ser llegar a ser considerado gourmet o gastrónomo que es lo mismo, no se estudia en ninguna universidad, a pesar de que ella es profesional de gastronomía y profesora, el honroso título se lo ha ganado a punta de viajar, investigar, leer y comer, comer mucho, por igual alta cocina que cocina popular. Ha hecho de todo lo que tiene que ver con el oficio menos tener restaurante, a pesar de que ha montado varios para sus amigos y clientes, como experimentada consultora, además muy particular ya que se debate entre la alta cocina y la sazón de caspetes populares, especialmente caribeños. Me he enterado a sus espaldas de que da clases de cocina, es consultora gastronómica de varias revistas y especialista en maquillaje de alimentos para publicidad. En fin, esta mujer tiene más puestos que una buseta; lo que cuesta sostener hoy dos hijos adolescentes. Trabaja constantemente con varios cocineros locales como Marcela Pérez, Juan Pablo Valencia, Federico Trujillo y Álvaro Molina.

Pero toda esta introducción es para hablar de la comida que está haciendo para las casas, con la que me despistó mi flaca por varias semanas ya que en mi casa empezaron a aparecer varios platos inusitadamente deliciosos, con el perdón de mi susodicha esposa, pues según me enteré, la monita está empecinada en cambiar la costumbre de pedir fast food a domicilio por comida de verdad. Todas las semanas va sacando algo nuevo por lo que las señoras están felices descrestando a sus familias: Fish cakes de salmón, chile con carne, sopa minestrone,

pollo marroquí, albóndigas cachés, pasta bake de pollo (como el de Jamie Oliver), lentejas rosadas con zanahoria grille, pollo thai y muchos otros platos que se pueden escoger en Instagram y  facebook en marianacocinasoul o la puede llamar al 3206712507 para que ella le recomiende de acuerdo a las preferencias familiares. A mi flaca le sugirió una seria de platos que se volvieron infaltables en las mesas familiares y mis herederos insaciables la idolatran ya que les manda cositas especiales para satisfacer sus incontables caprichos, cosa con la que yo no he podido y me quieren enloquecer.

La monita es otra muestra del talento genial que ha estado apareciendo en la ciudad que todos los días mejora su portafolio gastronómico. Vale la pena conocerla y probar sus magníficos platos. Las señoras andan felices ya que sus maridos poco volvieron a añorar la comidita de sus mamás y ahora prefieren la comida de la casa. En todo caso monita, ¿tú no sabes quién soy yo?, pero cuentas conmigo de primero en tu lista de fans.