50 años de inventos e investigaciones en la UPB

50 años de inventos e investigaciones en la UPB

50 años de inventos e investigaciones en la UPB

El Centro de Investigación para el Desarrollo y la Innovación (Cidi), de la Universidad Pontificia Bolivariana, conmemora 50 años de aportes científicos y tecnológicos a la sociedad.

En 50 años de existencia, 18 patentes de inventos científicos y tecnológicos es lo que ha logrado el Centro de Investigación para el Desarrollo y la Innovación (Cidi), de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB).

Este lugar funciona como una plataforma de soporte y apoyo para aquellos estudiantes y docentes que tengan una idea o un proyecto para mejorar un proceso empresarial o resolver las necesidades de una comunidad.

Ana Cecilia Escudero, directora de Investigación y Transferencia de la UPB, afirma que la institución cuenta con varios focos o áreas de interés en los que centra sus investigaciones. “Agua, alimentación y territorio; energía; Tics (tecnologías de la información); salud y humanización y cultura. En estos campos están orientados nuestros trabajos, somos fuertes en ellos y es nuestra apuesta”.

Para la directora, aunque son 18 inventos patentados y en su momento tuvieron un impacto social interesante, por el contexto económico del país, no fue posible llevarlas a cabo mediante una aplicación más directa.

Lea también: UPB está estrenando laboratorios

Sin embargo, hay algunas investigaciones que presentan un nivel de desarrollo más alto y que para Ana Cecilia Escudero son las más relevantes, aunque todos los proyectos sean importantes.

“Por ejemplo, el método constructivo modular que consiste en hacer casas u oficinas, usando una forma que disminuya costos de logística, desperdicios de materiales y genere un menor consumo de energía y emisiones”.

En este centro se han desarrollado otras patentes muy importantes como la robótica submarina, minería cero mercurio, programa nanobiocáncer, aerogenerador patentado en China, Maná (alimentación para Antioquia), autopistas de la prosperidad, microrred inteligente – movilidad eléctrica UPB, madera plástica, celulosa bacteriana, entre otros.

El centro de investigación comenzó acompañando los sectores industriales públicos y privados en la mejora de procesos para elaborar zapatos y telas. Los proyectos más grandes que han desarrollado fueron orientados a la política del ecocarbón, seguridad alimentaria y la red aire, en conjunto con el Área Metropolitana y otras instituciones.

Le sugerimos: Colegio de la UPB celebra sus 80 años

Ana Cecilia Escudero cuenta que hace 6 años desarrollaron un proyecto en conjunto con el Metro de Medellín para mejorar la eficiencia del consumo de energía en este transporte.

“Personalmente es un proyecto que me encantó, les planteamos evaluar la estructura de la parte delantera de los trenes. Cuando llegamos a los resultados, la entidad estaba motivada y comenzamos las pruebas piloto con unos trenes, hoy en día el sistema de transporte renovó todos sus vehículos para ahorrar energía, una idea que salió desde este centro”.

Jorge Andrés Velásquez comenzó el camino de la investigación a partir de su trabajo de grado, hace 9 años, cuando aún era un estudiante universitario. Hoy en día es docente investigador y comanda uno de los grupos de estudiantes de la Facultad de ingeniería Agroindustrial compuesto por Camilo Giraldo, Angélica María Serpa y David Echeverrí quienes se enfocan en el aprovechamiento de residuos, principalmente de la industria bananera con el fin de obtener otros productos.

“Trabajamos con nano celulosa para sacar de las cáscaras, residuos que generan material de empaque o un ingrediente de conservación de alimentos”, explica el experto.

No se pierda: Estudiantes del Colegio de UPB desarrollan una impresora 3D

Es el caso del helado con nanotecnología que se conserva por más tiempo, sin derretirse, gracias a estas partículas sacadas de la industria bananera. “Los resultados arrojaron que era más cremoso y presentaba contenidos de grasa menores a uno tradicional. En estos momentos queremos aplicar esa celulosa en otros alimentos”, señala el experto.

Para Jorge Andrés Velásquez los beneficios de realizar estos trabajos en el centro de la UPB son el apoyo constante y la financiación. “La institución brinda la mano para conseguir alianzas interesadas en el proyecto y que se pueda desarrollar más fácil. También administrativamente está muy bien consolidado, esto permite contratar personal de apoyo cuando las investigaciones son complejas”.

Según el experto, el desarrollo de la investigación es fundamental para el crecimiento económico y social de las comunidades. Pasar de ser consumidores a ser productores y generar innovación es una tarea costosa que debe ser potenciada.

El Cidi y sus 50 años de historia están abiertos a cualquier estudiante que tenga una idea para cambiar o mejorar la sociedad en que vivimos.

Los grandes inventos se crearon a partir de pensamientos, borrones, tachones, dudas y un fuerte deseo por investigar.

Siga leyendo: Grupo scout 2 de la UPB cumple 60 años

Por Alexis Carrillo
alexisc@gente.com.co