El 2019 comenzó inseguro en Belén

Aumentan los robos de celulares en Medellín

El 2019 comenzó inseguro en Belén

Delitos como homicidio, extorsión y hurto a motocicletas han aumentado, mientras que el hurto a personas y negocios ha disminuido en Belén (Medellín).

Apenas van un poco más de 40 días del presente año y han aumentado en dos, los casos de homicidios con relación al mismo periodo del 2018 en Belén. La inseguridad se hace presente en algunos sectores de la comuna 16 con delitos como el hurto y la extorsión. Vecinos y comerciantes de zonas como Belén Parque, Rincón y Altavista parte baja se manifiestan cansados de la situación.

Según datos del Sistema de Información para la Seguridad y la Convivencia (SISC) han aumentado las extorsiones a locales comerciales y personas en 6 casos, 5 más que el año pasado, con relación a enero. Por su parte, creció el número de robos a motocicletas, con 20 hurtos, 2 más que el año anterior, siendo el halado la forma preferida por los ladrones, con más de la mitad de los casos cometidos por esta vía.

Sin embargo, no todas las cifras son negativas, se ha presentado una reducción notable en las modalidades de hurto a personas con 37 casos menos, robo de vehículos con 7, y viviendas afectadas con 5. En lo que posiblemente se ve reflejado las acciones del Plan de Bloqueo de la Policía Nacional, en vías importantes del sector como la avenida 80, la carrera 33 y la avenida Bolivariana.

En los operativos contra el porte ilegal de armas y de estupefacientes, las autoridades han incautado 4 armas con relación a las 7 de enero de 2018. Mientras que ha bajado en un 78% el porte ilegal de sustancias psicoactivas como marihuana, perico y éxtasis.

Contexto de la noticia:  Estos son los 5 barrios más inseguros de Belén

Para Wilson León Castañeda, presidente de la Junta de Acción Comunal de Belén Rincón, en materia de seguridad, la situación ha mejorado y la presencia de las autoridades es más constante. Sin embargo, los hurtos se han incrementado, los locales comerciales se han visto afectados en altas horas de la noche, los ladrones quitan las tejas para entrar a los lugares. Otro tema que preocupa, es el hurto de las motocicletas, los delincuentes aprovechan el descuido de los propietarios y se las llevan.

Tras el reciente asesinato de un hombre de 36 años en Belén Rincón, el presidente de la JAC resalta que son hechos no relacionados con la disputa de estructuras delincuenciales. “Se deben seguir trabajando aspectos sociales para mantener la seguridad y el orden en la zona”, afirmó.

Ante la situación de robos de motocicletas, Freddy Benítez, repartidor de pizzas en Belén Parque, manifiesta que le preocupa que le roben su vehículo, porque es su herramienta de trabajo y tiene que dejarla afuera del local donde labora. “He escuchado que se están robando las motos que dejan solas o están parqueadas en las aceras, solo les quiebran el seguro, les dañan el suiche y se las llevan.”

Este comportamiento de las cifras y la permanente sensación de inseguridad por parte de la ciudadanía se explica, según John Marulanda, consultor en seguridad por las condiciones de la zona en la que está ubicada la comuna 16. “Yo creo que el fenómeno de la zona occidental es que es un lugar de bienestar económico donde la gente es de clase media, media alta, donde hay mucho comercio, donde hay posibilidades de obtener recursos por medio de la extorsión, del robo y del hurto”, afirmó.

Lea además: Conozca el sistema de cámaras que vigila Belén

En opinión del experto, la diferencia con lugares como El Poblado radica en que “son zonas no tan exclusivas, como zonas muy altas de Medellín que tienen mayor seguridad, son más calmadas y por lo tanto dificultan más la presencia de gente extraña y por ende previene la ocurrencia de delitos. En Belén, usted sabe que es una zona abierta, pero al mismo tiempo es una comuna relativamente de buena posición económica, ahí hay de dónde robar, entonces esa podía ser una explicación de por qué esos delitos, fuera del homicidio, que son el hurto y la extorsión, han venido creciendo en esa región”.

Marulanda comparó este fenómeno con el que se da en otras ciudades de América Latina. Por ejemplo, indicó, en Río de Janeiro hay barrios muy tranquilos de clase media y media alta, rodeados de favelas, que frecuentemente son víctimas de bandas, que se desplazan a cometer crímenes y luego regresan a sus áreas de origen, donde se pueden esconder y perseguirlos es muy difícil para las autoridades.

Para el caso de Medellín, el analista asegura que en comunas como Belén hay rentas criminales que financian la delincuencia, “eso es inocutable, el centro de Medellín es una de las zonas más críticas pero no la única. En los municipios del área metropolitana también hay rentas criminales que están funcionando actualmente.”

Entonces, si ya se ha identificado la problemática y la Alcaldía ha invertido buena parte de su presupuesto en materia de seguridad, ¿por qué no bajan los índices de criminalidad?

No se pierda: Vecinos se quejan por aumento de habitantes de calle en Belén

Para Marulanda, la clave está en que “la seguridad no es solamente un problema policial, para asegurar una ciudad no solamente se necesita policía, que es indispensable, pero para bajar los índices delincuenciales se necesita empleo, educación, espacio público, conciencia cívica, son muchos factores, todos importantes, para que el crimen realmente se pueda reducir”.

El experto añadió “yo creo que esta Alcaldía le apostó mucho a la parte dura de toda esa estrategia, o por lo menos eso fue lo que mostró: siempre se observó el alcalde persiguiendo los bandidos, encarcelándolos, denunciándolos, capturándolos, buscando una efectividad policial, una efectividad de represión que es necesaria, pero yo creo que a esa estrategia le quedaron faltando otros factores esenciales para tener una buena estrategia de seguridad”.

Otro problema evidenciado, según el experto es que en algunos sectores de Belén, se registran enfrentamientos entre combos delincuenciales por territorio y control de la zona. ” Los enfrentamientos que hemos visto, necesariamente al escarbar uno se da cuenta que están ligados con el microtráfico y el crimen organizado. Y esto, como dije anteriormente, está relacionado con una variedad de factores sociales. Mientras el gobierno central no ataque directamente y con resultados los cultivos de hoja de coca, van a ver el efecto de la droga en la criminalidad urbana”.

Para Marulanda, La cercanía de Belén con Altavista es estratégica porque los combos se organizan analizando cuestiones básicas como ubicación, rutas de transporte de estupefacientes, lugares complejos para encontrarlos y personas de confianza a su al rededor. “Normalmente prefieren los sitios altos para tener control, vías de acceso y rutas de escape, sitios de almacenamiento y después viene la seguridad cercana de ellos, en dónde están, quién vive cerca, lo conocen, hacen un censo”.

Todo esos detalles los han estudiado, desde sus antecesores, tienen esa experiencia y la aplican. Ahora con las redes sociales y demás, tienen más herramientas para ejercer control. El problema se debe atacar desde la raíz con estrategias sociales.

Siga leyendo: ¿Hay piques ilegales de motos en Belén?

Por Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co