William, un músico ejemplar

William, un músico ejemplar

William, un músico ejemplar

Este vecino, que acaba de ser reconocido por su labor cultural y artística en Envigado, cuenta cómo llegó a los teclados.

Acercarse al teclado del tío Jesús estaba prohibido. Por eso William aprovechaba cualquier descuido para tocar un acorde. La dicha le duró, hasta que su papá se dio cuenta. Pero el enfado no desconoció el talento, y desde entonces se supo, que el pequeño iba a ser un gran artista.

La habilidad de William Bernal Carmona con la música es herencia familiar. Su bisabuelo paterno, a mediados del siglo XIX, tocaba lírica y bandola, mientras que su abuelo fue organista y director de coros.

En la casa de su mamá también estaba el gen, la mayoría de mujeres cantaba y con esa vena artística, este envigadeño tenía de sobra a quien salir.

Sin embargo, dice, se acercó al órgano por puro gusto. Nadie lo obligó. Desde los 9 años empezó a practicar con el tío Jesús y cuando terminó el bachillerato, encontró a estudiar en la Universidad de Antioquia, aunque nunca se graduó.

Debutó como profesor de música en la Unidad Educativa San Marcos y luego pasó al Colegio La Salle. Se enfocó en la música popular y perteneció a diferentes orquestas y agrupaciones que también hicieron las veces de escuela.

De hecho, estaba cursando el quinto semestre de Ingeniería Electrónica, cuando tuvo que reemplazar al pianista del Manicomio de Vargasvil y abandonó la universidad y el trabajo.

“La decisión la tomé porque me gustó mucho la propuesta, aparte de que era muy divertido, el grupo musical era excelente, incluso grabamos con Codiscos”.

Ahí estuvo durante unos 10 años hasta que en el año 2000 retomó la docencia en el Liceo Francisco Restrepo Molina, hizo una Licenciatura en Educación y estudió Administración de Empresas.

Paralelamente, con unos amigos, creó su propio grupo de música y humor (Axxis), y con ellos hizo presentaciones hasta para el entonces presidente de la República Andrés Pastrana.

“Todo surgió de manera muy natural. Como ellos no eran músicos, yo les daba licor para que se relajaran, y entre canción y canción, empezamos a molestar y a hacer chistes. Eso generó un estilo y ese grupo duró 15 años”.

Sin embargo, su proyecto como profesor y músico, siempre había sido emprender, así que abrió Music Room Academia, para formar jóvenes a partir de la integralidad. A ese sueño se le unió Enoc Ramírez, su socio, y juntos ofrecen clases de piano, guitarra, bajo, violín, saxofón, batería, clarinete, técnica vocal, percusión menor, entre otros cursos que tienen como intención transmitir esa pasión y conocimiento que comenzó en el teclado del tío Jesús.

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

Fecha

Agosto 21, 2019

Categoría

Artistas, Envigado, Gente

Tags

arte, Cultura, envigadeño ejemplar, envigado, música, músico, organista, organo, piano, premio, tradicion, william bernal