El chelo de Santiago Bernal se sigue escuchando en Suiza

El chelo de Santiago Bernal se sigue escuchando en Suiza

El chelo de Santiago Bernal se sigue escuchando en Suiza

Este vecino, que hizo una maestría en la Escuela Superior de Artes de Berna, ahora está cursando una especialización en ese país.

 

View this post on Instagram

 

😍 #Ravel #MovimientoContrarioConjunto @anna.srodecka_violin @pianomazurkiewicz #pianotrio #fortissimo #iberacademy

A post shared by Santiago Bernal Montaña (@santi_ber_nal) on


Cuando las azafatas ven al chelo de Santiago Bernal ocupando un asiento, se acercan disgustadas. Sin embargo, el joven siempre tiene los 2 tiquetes a la mano: el de él y el de su instrumento, no vaya ser que en la bodega se lo dañen. Él es su consentido, por eso le pone el cinturón de seguridad y, en avión, es un pasajero más.

Este violonchelista del Instituto Musical Diego Echavarría se acercó a la música gracias a su padre. Con él exploró, desde muy temprana edad, los ritmos folclóricos. Y no es que su papá fuera músico o artista, simplemente su pasión por los sonidos, las armonías y las melodías lo llevó a criar a sus hijos apunta de canciones.

Al principio Santiago tocaba violín, pero rápidamente, un gigante de la misma familia, lo enamoró. “No tenía ni idea en lo que me había metido”, dice entre risas, pero lo cierto es que, “como dicen los músicos el chelo, que es el instrumento más parecido a la voz humana, tiene la versatilidad de sonar grave y también, si lo tocas delicadamente, interpretar partes melódicas, es eso mágico”.

Tenía 11 años de edad cuando Mstislav Rostropóvich, Yo-Yo Ma y Jacqueline du Pré, máximos maestros del violonchelo, lo engancharon. Hizo un curso de verano en Estados Unidos y al regresar, continuó su formación musical en la Universidad Eafit, como becado, con el maestro Javier Arias, quien realizó sus estudios en la Juilliard School, en Nueva York.

Durante el proceso conoció al director de orquesta Alejandro Posada, fundador de Iberacademy, un proyecto que nace de “la iniciativa y el compromiso de la Fundación HILTI de apoyar la creación de un modelo de formación musical eficiente y sostenible en Latinoamérica”, por lo Santiago fue una de las primeras personas que el maestro comenzó a promover.

Iniciaron las giras por Estados Unidos y Europa, los conciertos, las clases, los patrocinios y las experiencias, hasta que en 2016 se le dio la oportunidad de hacer una audición en Suiza para realizar una maestría en Violonchelo, bajo la tutela del maestro David Eggert en la Escuela Superior de Artes de Berna (Hochschule der Künste Bern).

Este vecino terminó sus estudios luego de 2 años de estar solo en un lugar desconocido, pasar 2 inviernos con -8° de temperatura y vivir en un año 6 meses de oscuridad y otros 6 de luz, sin embargo, quiso quedarse porque sintió que su manera de retribuir tanto aprendizaje era a través de la docencia y actualmente cursa una especialización en pedagogía en la misma institución.

De Santiago se destaca su participación en el Festival Femusc (Brasil), Festival de Verbier (Suiza) y Festival Musica Sull´Acqua (Italia). Mientras que regresa a Colombia, tiene un proyecto en el país que ahora su casa (Kandáleko), para incentivar y desarrollar grupos de música folclórica en Europa, pues según él, “una persona que tenga una disciplina diaria y esté sumergida en el mundo del arte no puede ser una persona del común”.

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

Fecha

Agosto 9, 2019

Categoría

Artistas, Envigado, Gente

Tags

arte, berna, chelista, chelo, Cultura, envigado, música, músico, suiza