Así fue como el café llegó a Laureles para quedarse

Así fue como el café llegó a Laureles para quedarse

Así fue como el café llegó a Laureles para quedarse

En el más reciente evento de la Mesa de Turismo de Laureles, vecinos conocieron la historia de la bebida.

Que llegó de África, pero entró a Colombia desde Centroamérica, que en un principio fue una bebida marginal o que su venta callejera perdió relevancia cuando a Medellín llegó la venta de helados. Todas estas cuestiones sobre el café fueron tratadas mediante agradables conversaciones en la más reciente tertulia organizada por la Mesa de Turismo de Laureles.

El Café Vallejo fue el escenario en que integrantes de la Mesa, vecinos de la zona y turistas que visitan la ciudad, acudieron a escuchar historias sobre la llegada del café a Medellín, orientadas por el pintor, abogado y académico Aníbal Vallejo.

Sobre la llegada de la bebida a la ciudad y el surgimiento de lugares para consumirlo, Vallejo relató que “los cafés europeos siguieron la tendencia de dignificar el consumo de café. En Medellín, por ejemplo, el primero fue el café La Bastilla, que quedaba cerca de Junín con La Playa, cuando no habían canalizado la quebrada Santa Elena. Fue fundado antes de la Guerra de los Mil Días, en 1870, por Constantino Martínez”.

En esa época, prosiguió Vallejo, “en Medellín no existían los cafés propiamente dichos, porque había expendios de licor que eran las tiendas y las cantinas, luego hubo establecimientos mixtos, que eran las salsamentarias. En las tiendas vendían el licor en el mostrador y en las cantinas había mesas y asientos“.

Pero el rumbo del céntrico establecimiento cambió cuando en 1877, “las tropas del general (Julián) Trujillo llegaron a la ciudad y Constantino le vendió el establecimiento al coronel Elías Escallón, uno de los soldados que venía a la guerra y que puso a funcionar el lugar como Los Baños de Escallón”.

Lea también: Un paraíso gatuno en el que también hay café

En aquella época estos baños públicos suplieron la ausencia de acueducto en muchos de los sectores de la ciudad. Allí, como el establecimiento quedaba a orillas de la quebrada Santa Elena, “la gente pudiente iba a allá a asearse en los reservados que había”. El coronel conservó la cantina anexa, que empezó a ser frecuentada por intelectuales. Luego, en 1910, después de pasar por varios dueños, el propietario de entonces, Hipólito Londoño, lo nombró La Bastilla”. Años después sería trasladado a la avenida Primero de Mayo y “empezó su decadencia”.

Fue Londoño quien “viajó a Venezuela y en Caracas conoció la porcelana, que no existía aquí, y la puso de moda. Así empezó a dignificar su café y lo convirtió en punto de encuentro”, agregó Vallejo.

La narración concluyó describiendo la manera en que solo hasta que se construyó una fonda caminera llamada Baños del Jordán, que luego sería el famoso Bar El Jordán, llego el café a la margen izquierda del río Medellín, y al sector conocido como Otrabanda llegó, “cerca de lo que hoy es La Macarena, el café Arrabal, que dio nombre a todo ese sector”.

Le sugerimos: Un recorrido por los cafés y la historia de Laureles

El académico lamentó que “hoy en Laureles los lugares fueron dejando de lado la población mayor que se reunía en los cafés. No es lo mismo que ir a un centro comercial a tomar café en vaso parafinado”.

Luego del relato, Isabel Garzón, coordinadora de la Mesa de Turismo, destacó el valor de contar en la comuna 11 con el conocimiento de una persona como Aníbal Vallejo y manifestó que “esperamos que haya más tertulias como estas, que nos cuentan la historia de la ciudad y de Laureles”.

Por su parte, John Montoya, quien asistió en representación de la Subsecretaría de Turismo, expresó que “en lugares como este hay mucha información y muchas historias que no se pueden quedar en el aire” y que “el camino que emprende la Mesa de Turismo por empezar a construir cultura permite entender lo enriquecedores que son estos espacios para compartir”.

Siga leyendo: Solo basta un café para ayudar a los niños

Por Sergio Andrés Correa
sergioco@gente.com.co