En El Poblado se consiguen helados de brócoli o remolacha

En El Poblado se consiguen helados de de brócoli o remolacha

En El Poblado se consiguen helados de brócoli o remolacha

Un revolución del helado es la mejor definición de este emprendimiento que incorpora frutas y verduras en preparaciones dulces.

Identificar el chocolate, la vainilla, la mantequilla de maní y el azúcar como los ingredientes del helado tradicional no tiene mayor relevancia. Pero descubrir que algunos de los protagonistas de este postre pueden ser el brócoli, las espinacas, la remolacha y la zanahoria despierta curiosidad.

En Provenza existe un lugar en el que las frutas y las verduras se consumen de una forma alternativa que poco tiene que ver con la ensalada. Sharbets es el nombre de esta ingeniosa y exitosa heladería que crea sabores no convencionales y aportó el postre ganador de Dulcemanía, el evento en el que los amantes del dulce eligieron entre 30 propuestas la más deliciosa y novedosa.

El origen de la receta
La gelatería surgió del deseo de la odontóloga Juliana Torres de crear un snack que incluyera parte de la porción diaria de vegetales que deben consumir los niños para prevenir la malnutrición y las enfermedades bucales.

“Vos le mencionas un brócoli, una remolacha a un niño y son como los villanos de la historia, entonces de ahí nació la idea de hacer un producto muy rico en el que se pudiera meter el helado. Yo dije: ‘Pues si existen batidos deliciosos con vegetales, por qué no hacer un helado inicialmente pensado para los niños’”.

Lea también:  Aprenda a hacer yoga facial

Emocionada y con un montón de interrogantes rondando por su cabeza, le contó a su amigo, Sergio Barón. Él, con optimismo y dispuesto a asumir el riesgo de crear un producto del que no tenían referencia, decidió desarrollarlo.
Con ayuda de la chef Daniela Lince materializaron la idea. El propósito inicial era preparar un helado libre de lácteos y productos de origen animal y bajo en azúcar.

“Empezamos a ver unos hallazgos muy importantes en torno a lo que comemos. Nuestro tema no es tanto algo fitness, sino que somos un emprendimiento con un propósito nutritivo y consciente. Queremos que tú entiendas que lo que estás comiendo es parte de un equilibrio que el cuerpo necesita. Les damos equilibrio, nutrición y calidad a los productos”, explicó Sergio Barón.

Después de haber fracasado con otro emprendimiento que compartían, en 2017 comenzaron a escribir el primer capítulo de Sharbets. Super Buzz era el nombre del negocio de paletas que intentaba hacerles más atractivos los vegetales a los niños asociándolos con superpoderes. “Por ejemplo, la paleta de zanahoria daba superpoderes de visión; la de remolacha, los daba para el cerebro, y la fresh quitaba el calor”, cuentan Sergio y Juliana.

No tenían una sede, las promocionaban por Instagram y Sergio las llevaban a domicilio. En poco tiempo la marca creció, según ellos, llegaron a vender cerca de mil paletas por mes. Los papás se sentían atraídos por este postre que les aportaba a sus hijos algunos nutrientes esenciales para el crecimiento. “Yo iba a las casas y era como cuando yo estaba niño y llegaba el carrito de los helados y salía corriendo. Me veían y decían: ‘¡Llegaron las paletas!’. En la unidad donde yo vivo todavía me dicen: ‘Ay, el de las paletas’”, recordó Sergio entre risas.

Le sugerimos: El Astor: una leyenda urbana que vino de Suiza

Los pedidos aumentaron y sentían que no daban a basto. En ese punto replantearon el proyecto, eso sí, sin dejar a un lado los ingredientes estrella de sus recetas: los vegetales. Consiguieron un local en Provenza y ubicaron la vitrina y un par de mesas en un pequeño espacio. Transformaron las paletas en gelatos, es decir, en helados cremosos. Chocolate, zanahoria y naranja; frutos rojos con remolacha, y lichi, yogur, coliflor y guanábana eran algunos de los sabores con los que se dieron a conocer a partir del 4 de enero, cuando abrieron el punto de venta.

Durante 4 meses estuvieron ahí. “Empezamos a ver la necesidad de crecer un poquito, la gente no se podía sentar, la seguridad también afectaba, hasta nos robaron, y empezamos a buscar otro local (…) y aquí mismo nos ofrecieron más espacio”, explicó Juliana Torres.

El 26 de junio ampliaron este local, y aunque reconocen que no ha sido un camino fácil, están dispuestos a seguir adelante. Además del gelato, con ayuda de las reposteras Isabella Escobar y Estefanía Londoño, ampliaron su portafolio e incluyeron nuevos productos que integran los vegetales. Uno de ellos es el brownie de aguacate.

No se pierda: Tienen un laboratorio para aprender a ser papás

El mejor postre de medellín
Dulcemanía, el evento que tuvo lugar del 3 al 9 septiembre y buscaba el mejor postre en Medellín, catapultó esta marca.

Entre 30 propuestas que incluían reposterías con más de 20 años de trayectoria, la de Sharbets fue la ganadora. El postre incluía un cheesecake vegano de marañones, maní, almendras, cacao orgánico y zucchini, acompañado con café y cualquiera de las 2 opciones de gelato: queso crema, dulce de guayaba, pera y zucchini y chocolate, zanahoria y naranja, apto para personas veganas.

“Estábamos con los mejores, nos metimos más como para darnos a conocer, pero nunca pensamos en ganar. Vimos que venía mucha gente y todos nos decían: ‘Es el mejor, son los ganadores’. Estamos muy felices porque ya nos reconocen, vienen más y aumentaron las ventas”, concluyó Sergio Barón.

Este reconocimiento les dio el impulso para seguir explorado la repostería con vegetales y planear la venta de bebidas calientes que conserven el propósito de ofrecer alternativas saludables y balanceadas. También quieren hacer del buen servicio, otro distintivo de su emprendimiento. Aunque inicialmente los niños eran su público objetivo, no lo pierden de vista y quieren llegar a ellos a través de sus padres.

Siga leyendo: Su misión: aprovechar la ropa que dejan los niños

Por Sarita Noreña
saritan@gente.com.co