Hasta restos humanos se han encontrado en las obras de metroplús

Hasta restos humanos se han encontrado en las obras de metroplús

Hasta restos humanos se han encontrado en las obras de metroplús

El valor que, desde el desarrollo urbano, tienen los hallazgos arqueológicos en las obras del metroplús es único en el Valle de Aburrá.

Desde hace unas 6 décadas se han venido desenterrando los más relevantes hallazgos arqueológicos en el Valle de Aburrá. Sin embargo, ninguno se compara con los de las obras del metroplús en su tramo 2A, hablando en términos de procesos de desarrollo urbano.

No lo decimos nosotros, lo explica el director de investigación de la corporación Sipah (Sociedad de Investigación, Patrimonio, Ambiente e Historia) y, además, arqueólogo titular del proyecto que avanza en la carrera 43A, Juan Pablo Díez.

De acuerdo con el experto, en la región se han encontrado vasijas similares a las de estos descubrimientos, y por grandes cantidades, “pero en proyectos constructivos de zonas rurales o lotes no edificados. En cambio esta es la primera vez que, en lo que se conoce como área urbana construida del valle del Aburrá, se halla un contexto de esta magnitud y tan bien conservado“.

Lea también: Consejo de Estado protegió el túnel verde de Envigado

Díez se refiere a piezas completas, en buen estado, sin alteraciones ni contaminaciones y rodeadas de diversas huellas recuperadas, producto de actividades humanas como quemas con fogones e instalaciones de postes, entre otras. Se refiere al “primer proyecto en lo urbano que puede dar fe de un asentamiento indígena de esta antigüedad, con una amplia diversidad y cantidad de evidencias”.

Por antigüedad habla de 2000 años, y sobre estas comunidades milenarias compartimos un artículo. Pero como otra novedad dentro de los más recientes avances de su grupo de investigación están los enterramientos humanos encontrados sobre la carrera 43A entre las calles 33B y 34 sur —en el costado occidental de la obra—. Son 6 en total y en vasijas con sus respectivas tapas, de las cuales 3 son urnas con restos óseos cremados (2, aparentemente, de niños entre 5 y 8 años, según el laboratorio) y otras 3 que siguen siendo estudiadas.

Fueron encontradas en el suelo limoso, aquel de más profundidad y que concentra altos contenidos de ceniza volcánica; el que se reconoce en un proceso de excavación por su color amarillo. Para hacernos una idea: en los trabajos de obra lo primero que se observa es la capa asfáltica, luego viene la base estructural (sobre la que se soporta la carretera, la parte gris y rocosa), sigue el suelo negro (donde están todas las evidencias, se llama orgánico y por lo general contiene las basuras de la ocupación humana: fragmentos de vasijas, desechos de comida y herramientas) y después se observa el amarillo.

Siga leyendo: 2019, la nueva fecha para metroplús por El Poblado

En este caso la antigüedad de los hallazgos fue identificada, entre otros procesos complejos, un poco por el suelo orgánico. Y es que normalmente la edad de este no se define; es un suelo que se va conformando a lo largo de los años con la descomposición de la materia orgánica. “Acá, en el Trópico, 5 cm de suelo pueden tomar entre 700 y 1000 años para formarse. Es decir que este suelo que observamos puede tener unos 2000 años. Y esto concuerda con las piezas encontradas”.

En una proporción mayor al número de urnas y a unos cuantos metros de distancia del hallazgo (en la calle 34 sur con carrera 43A), Juan Pablo, su colega Andrés Muñoz y su equipo avanzan en la bocacalle de la 34 sur para el futuro metroplús. Solo en ese mínimo sector encontraron (hasta hace unos días) 1500 fragmentos de cerámica y herramientas de piedra y 22 rasgos de actividad humana.

Estos últimos se identifican como manchas negras sobre el suelo limoso, una como la que vimos al llegar al lugar y por la que esperamos hasta el final de su excavación para conocer que se trataba de la marca de un poste. Uno que enterraron los indígenas en el mismo escenario urbano que hoy, 2000 años después, ocupamos nosotros y que resulta sorprendente para expertos y curiosos transeúntes de este Envigado invadido de magia e historia.

Le sugerimos: ¿Por qué el cementerio de Envigado tiene forma de trébol?

Por Luisa Fernanda Angel
luisaan@gente.com.co