Habitantes de calle inquietan en Envigado

Habitantes de calle inquietan en Envigado

En Pontevedra vecinos cuentan que la presencia de esta población no era un problema, pero se está saliendo de control. Autoridades dieron respuesta.

Pocas veces recibimos solicitudes de nuestros lectores relacionadas con el control a los habitantes de calle. Debe ser porque la problemática que suele generarse alrededor de esta población en específico, aunque sí se presenta, es mínima en nuestro entorno. Para ser un poco más precisos, y según los datos que maneja el director de Seguridad de la Secretaría de Seguridad y Convivencia de Envigado, Jairo Jiménez, son cerca de 80 los habitantes en esta situación que están identificados actualmente en el municipio.

Sin embargo, pocos o muchos, el comportamiento de algunos de ellos inquieta a los residentes de barrios como Pontevedra, de donde nos contactó Sandra Marín, vecina que nos contó que “hace un año aproximadamente, sobre la quebrada La Ayurá, el Municipio decidió hacer varios retornos; uno de ellos diagonal a la unidad Pontevedra. Nos perjudicó mucho, pues quitaron los árboles, aumentaron el tráfico, el ruido y la polución y pagamos varios millones de valorización por ellos. Pero ahora, para empeorar las cosas, desde hace varios meses algunos indigentes viven debajo de este retorno, vendiendo y consumiendo drogas allí, incluso tienen peleas entre ellos. Esto deterioró la seguridad y la tranquilidad de la zona; en Seguridad (de la Alcaldía) dicen que no pueden obligarlos a irse, llamé al cuadrante y pasaron en sus motos sobre el puente, pero no bajaron ni revisaron por debajo, tampoco hacen nada. Y mientras tanto nosotros pagamos las consecuencias de esta construcción. Me niego a dejar que se lleven nuestra tranquilidad”.

Lea también: Envigado tendrá más espacio público en el corredor del metroplús

No los pueden sacar
Es verdad lo que le dijeron a la lectora: al habitante de calle no se debe obligar. Jiménez explica que este es un asunto complicado; “a la fuerza no se pueden sacar, cualquier acción de este tipo lleva a una denuncia en Personería. Se les ofrece beneficios y apoyo, pero depende del querer de ellos. Aparte, es una población difícil y en algunos casos hemos intentado contactar a sus familias, pero la ayuda de estas es casi que nula”.

Sobre el punto de ubicación reportado, el funcionario menciona que la canalización es extensa: va hasta el río Medellín y viene desde arriba, por los lados de El Salado, y se hace “complicado un control completo, tratamos con el personal existente, pero no tenemos tantos policías, y la principal función de estos es la defensa de la vida. Lo cierto es que si nos llaman a las líneas, procuramos en la medida de lo posible reforzar los trabajos de Bienestar Social y Espacio Público con control”.

Sobre el hecho de que en este caso están bajo un puente dice que “hemos cerrado 2, pero igual los abren y los convierten en ‘apartamentos’; cerrarlos no ha sido la solución”, a algunos esto se les convirtió en un estilo de vida. Control sí hay, pero se necesita de su colaboración, la de sus familias y, de manera importante, la de la gente.

De acuerdo con el director de Seguridad está la secretaria de Bienestar Social, Bibiana Villegas. Ella enfatiza en algo clave y que olvidamos: “La comunidad tiene una responsabilidad muy grande. Dar dinero, comida o ropa en la calle los hace amañarse en determinados lugares residenciales. Nosotros intervenimos y les ayudamos, pero no los podemos tocar. Sería de gran ayuda de la gente no dar limosna”.

Siga leyendo: La Guayacana, el nuevo parque de Envigado

Para solicitar control la comunidad puede llamar a la central de monitoreo: 276 66 66 o a la dirección de seguridad: 339 40 00, ext. 4734.
Luisa Fernanda Angel
luisaan@gente.com.co