El Poblado pide control a habitantes de calle

El Poblado pide control a habitantes de calle

El Poblado pide control a habitantes de calle

Turistas y empresarios se quejan hurtos y agresiones por parte de algunas de estas personas y exigen a las autoridades acciones para evitarlas.

Agresiones, hurtos y hasta escupitajos directamente a la comida de los comensales de algunos restaurantes han sido unos de los problemas provocados por un pequeño grupo de habitantes de calle a los vecinos, visitantes y empresarios del sector de Provenza, en El Poblado.

Para Ana María Henao Correa, administradora de la Corporación Barrio Provenza, esta es una situación que creció de “manera exponencial en un corto periodo de tiempo“. Algunos se dedican al reciclaje, mientras que otros han terminado por deteriorar la seguridad del barrio.

Henao dijo que con la llegada de nuevos habitantes de calle, “ha habido robos como de lámparas y otros elementos de iluminación, así como han violado cerraduras en las noches”.

Lea también: 442 árboles se salvaron de ser talados en El Poblado

Sostuvo que uno de los incentivos más preocupantes es que, como piden dinero y algunos extranjeros se los dan, “ha hecho que sientan que en la zona hay todo lo que ellos necesitan”.

Hemos tenido casos en los que les han escupido o le han metido la mano en el plato a la gente porque se niegan a entregarles limosna”, agregó.

Henao expresó su preocupación porque esta situación puede afectar notoriamente a los comerciantes: “Este es un tema que se está saliendo de control y que, con la presencia de las redes sociales y como se mueven las noticias, existe el riesgo de que se divulguen versiones que recomienden a las personas que no vayan a algún lugar porque allí ‘los gamines te escupen en el plato’“.

Siga leyendo: Así suenan los pájaros de El Poblado

Pero estas retaliaciones no son las únicas que se conocen en el sector. Claudia Ramírez, presidenta de la JAL de la comuna 14, sostuvo que hay un grupo de habitantes de calle que son reconocidos por los vecinos porque van con un palo, un cuchillo o una roca con la que amedrentan a quienes se niegan a darles dinero.

Para ella, el motivo de este incremento en el número de habitantes de calle en Provenza es el resultado directo de la presión de las autoridades por retomar el control en el centro de la ciudad. “Al plan del centro le están dando muy duro y yo creo que eso es lo que desplaza todo este fenómeno a otros barrios, ¿y a cuáles los va a desplazar?, adonde hay más dinero y comercio, como Laureles, Belén y obviamente El Poblado”, aseveró Ramírez.

Ramírez y Henao reconocieron que este fenómeno supera la capacidad de la Policía y más cuando los ciudadanos no se quieren acercar ante las autoridades a denunciar.

Le sugerimos: Estas son las vías más ruidosas de El Poblado

Pese a esto, coinciden en señalar que es indispensable que la Administración municipal enfrente este problema con una intervención mayor, así como campañas para evitar que los ciudadanos estimulen la llegada de estos habitantes a El Poblado.

Una campaña contra la mendicidad
Carolina Cuartas Valencia, coordinadora profesional del componente de calle de la Secretaría de Inclusión Social, dijo que hay un número muy bajo de habitantes de calle en El Poblado.

Fue clara en decir que ser habitante de calle “es una elección de vida”, por lo que los funcionarios no pueden obligar a esa población a acceder a los servicios del sistema de atención al habitante de calle adulto: “Nosotros tenemos sensibilización y motivación para que el habitante de calle acceda a la oferta institucional nuestra”.

Dijo que, como parte de sus labores, los funcionarios se reúnen con distintos actores de la comunidad para que no les den comida, dinero o reciclaje. Pese a esto, se han encontrado con una “permisividad en el lugar”. Esta se ha manifestado con la oposición de algunos transeúntes, quienes han impedido que los funcionarios de Espacio Público desmonten los cambuches e inclusive se niegan a dejar de darles limosna.

por Álex Esteban Martínez Henao
alexm@gente.com.co