Ha bajado la calidad de vida en Laureles Estadio

Ha bajado la calidad de vida en Laureles Estadio

Ha bajado la calidad de vida en Laureles Estadio

El Informe de Calidad de Vida 2017, de Medellín Cómo Vamos, mostró el decrecimiento. Asuntos como el orden público han desmejorado.

Haga clic en la esquina inferior derecha para ampliar el cuadro.

¿Sintió usted algún cambio en el barrio durante el último año?, ¿cómo percibe la situación de seguridad?, ¿y la educación?, ¿y la movilidad?, ¿y el empleo?, ¿cómo están los espacios recreativos?, ¿y a sus vecinos les está yendo bien económicamente?

Si usted se ha hecho por lo menos alguna de estas preguntas, le interesará saber que recientemente el programa Medellín Cómo Vamos, una alianza de empresas privadas para hacer seguimiento a las condiciones en que viven los medellinenses, presentó el Informe de Calidad de Vida que analiza este tipo de datos, obtenidos durante el 2017.

En un panorama general el documento concluye que, pese a que Medellín ha hecho esfuerzos importantes para reducir la pobreza y la pobreza extrema, “la ciudad aún tiene desafíos para mejorar en desigualdad, tanto económica como social, donde no hemos avanzado lo suficiente en los últimos años”. Estas brechas pueden evidenciarse, por ejemplo, en que los jóvenes de hogares de más bajos ingresos tengan las peores condiciones laborales.

Lea también: Hasta 17 años se puede esperar el arreglo de un anden en Medellín

Particularmente para el caso de Laureles Estadio, la comuna tuvo un decrecimiento del 1,9% en el índice multidimensional de condiciones de vida (IMCV), que incluye 15 dimensiones diferentes, como el entorno de la vivienda, el acceso a servicios públicos, la movilidad, la seguridad, la escolaridad y la participación. La 11 fue la tercera comuna con mayor reducción en las condiciones de vida, solamente superada por La Candelaria (-2,4 %) y El Poblado (-2,2 %).

En términos económicos, el informe muestra que Laureles sigue siendo un territorio estable: es, junto con El Poblado, una de las comunas que concentra mayor población ocupada laboralmente, que devenga más de 4 SMMLV. Esto se suma a que Laureles es la segunda comuna de la ciudad con la menor tasa de desempleo (6,1 %) y es la zona con la menor tasa de informalidad laboral (30,21 %).

Pero en otros aspectos las cifras no son tan alentadoras. Por ejemplo, la 11 aportó en 2017 el 4 % del total de muertes violentas de la ciudad, un índice alto si se tiene en cuenta su población en relación con otras comunas. Asimismo, en Laureles ocurrieron el 11 % del total de delitos contra el patrimonio económico (hurtos en todas sus modalidades) en la ciudad; se presentaron 4 casos de secuestro y 37 denuncias por extorsión.

Le sugerimos: Los 5 barrios en los que más roban en Laureles Estadio

Entre tanto, fue una de las comunas con la más baja inversión pública anual per cápita, con $888.707.

Pero ¿qué tan significativo es el decrecimiento en las condiciones de vida en Laureles? La economista y experta en Finanzas Públicas y Desarrollo Local, Nazly López Peña, considera que “hay que analizar a fondo si esa cifra negativa que muestra Laureles en el indicador multidimensional es marginal. Pero en cualquier caso eso nos indica que hay algo que está fallando, que hay que mirar cuáles han sido las últimas coyunturas en la ciudad y en la comuna que han hecho que tengamos una desaceleración en alguna de esas 15 dimensiones que componen el índice. Es ahí donde quienes hacen política pública, donde la empresa privada, las agencias de cooperación y los diferentes actores deben analizar dónde está cojeando la pata de la mesa para nivelarla de nuevo”.

La experta admitió que “como ciudadano, cuando uno ve una cifra negativa, se preocupa y empieza a hacer conjeturas. Empieza a ver con malos ojos que, a pesar de que se pagan impuestos, se cumple con las responsabilidades, existe un Código de Policía, las cosas no están funcionando. Pero eso responde más a un asunto de percepción y el análisis tiene que ser más integral”.

Siga leyendo: Piden señalización y cruces peatonales en Laureles

Por Sergio Correa
sergioco@gente.com.co