Grupo de vecinos se opone a la demolición del Mónaco

Así sería una implosión en el edificio Mónaco

Grupo de vecinos se opone a la demolición del Mónaco

En la tercera semana del mes de febrero de 2019 sería la implosión del edificio Mónaco. El anuncio lo hizo público el alcalde Federico Gutiérrez el miércoles 31 de octubre, durante el lanzamiento del concurso de arquitectura mediante el cual se escogerá el diseño del parque que se construirá una vez demuelan la estructura.

“Hemos hecho una convocatoria pública —además, internacional— para hacer el diseño de lo que se constituirá en este espacio público, un parque público que tenga memoria, que le haga un homenaje a las víctimas del narcotráfico, a miles de policías, soldados, fiscales, de civiles, de héroes que combatieron estas estructuras criminales”, dijo Gutiérrez.

El ganador de esa convocatoria, que se encuentra disponible en el sitio web de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, se conocerá el 13 de diciembre.

Una vez elijan el ganador, procederán con la siguiente etapa. “Tenemos fecha para la demolición del edificio Mónaco, que será la tercera semana de febrero; en los próximos días anunciaremos exactamente el día y la hora“, añadió el alcalde.

Las cuentas de la Alcaldía prevén que a los 2 meses de haber sido demolida la edificación se daría el inicio de la construcción del “nuevo espacio para la ciudad”.

Contexto de la noticia: Así fueron los talleres de imaginarios sobre el Mónaco

“La demolición del edificio del Mónaco no significa borrar la historia, significa transformarla. Por el contrario, jamás se nos puede olvidar lo que se gestó aquí y el daño causado. Lo que tenemos que cambiar son los espacios a favor de las víctimas, que tienen que estar por encima de los victimarios“, afirmó Gutiérrez.

Se gesta oposición
En la reunión en la que la Empresa de Desarrollo Urbano (Edu), responsable de la socialización, diseño y demolición del Mónaco, dio a conocer los resultados de una consulta ciudadana sobre este proyecto de la Administración municipal, se mostraron los primeros indicios de que no todos están conformes.

Según expresaron en un encuentro en la parroquia de Santa María de los Ángeles, el costo de la demolición y el diseño, así como posibles afectaciones a las urbanizaciones vecinas derivadas de la implosión, los llevan a negarse a esta.

Para Giovanni Di-Doménico Richter, uno de los integrantes del grupo, la reducción de ingresos para el Municipio como consecuencia de la contingencia en Hidroituango es un motivo para criticar el desembolso de 4700 millones para la demolición y el diseño de lo que se construya en el lote del Mónaco.

Le sugerimos: Así sería una implosión en el edificio Mónaco

En esta misma línea se manifestó Alejandro Ramírez, quien se preguntó: “¿Cómo se van a gastar miles de millones en esto cuando hay otras necesidades sin atender?”.

Di-Doménico sostuvo que la demolición no le quitará el estigma al inmueble. A su juicio, este pasará a ser reconocido por guías y turistas como el “parque Pablo Escobar”.

Los vecinos consideraron que lo mejor es darle la oportunidad a un privado para que compre el edificio y desarrolle en él un proyecto comercial o residencial. Entre las posibilidades que exploran para impedir la demolición se incluye la interposición de una acción popular.

Siga leyendo: Las heridas abiertas que dejó Escobar en El Poblado


Por Álex Esteban Martínez Henao
alexm@gente.com.co