Grupo de vecinos quiere que no construyan más en la loma de Las Brujas

Grupo de vecinos quiere que no construyan más en la loma de Las Brujas

Grupo de vecinos quiere que no construyan más en la loma de Las Brujas

Una iniciativa ciudadana busca poner freno a las construcciones en la Loma de Las brujas (Envigado), argumenta que no existen las condiciones de infraestructura.

La circular se repartió en 17 unidades del sector.

Un grupo de vecinos de la loma emprendió la recolección de firmas para llevar más allá la modificación del Plan de Ordenamiento Territorial (Pot), que sugiere bajar la densidad habitacional del sector. Ellos quieren que no se aprueben más construcciones en esa zona.

Juan Pablo Elorza, líder de la iniciativa, explicó que la idea surgió a raíz de “la cantidad de problemas que se están generando con el hacinamiento en la loma”. Entre ellos mencionó el deterioro de la malla vial, pérdida de zonas verdes, dificultad en la recolección de basuras y la presión sobre la fauna del lugar.

“Pero fundamentalmente el problema es que la loma no tiene la capacidad para desarrollar los servicios que requiere, especialmente las vías de comunicación; tiene unas zonas muy estrechas y no hay tampoco muchas posibilidades de salida. Queremos evitar que esto se nos vuelva como lo que pasó con Sabaneta o la loma de El Esmeraldal”, argumentó.

La primera fase de la campaña consistió en la sensibilización con circulares que fueron enviadas a 17 edificios del sector y ahora avanzan en las firmas para finalmente enviar el derecho de petición a la Alcaldía. Para Elorza, la loma de Las Brujas es como un paraíso por la calidad del aire que se siente distinta, el silencio y sus áreas verdes. A esas características naturales hace referencia el logo de la propuesta, que es una ardilla llamada Ramalita.

Lea también: Conozca el origen de los nombres de las lomas envigadeñas

Esteban Valencia, otro habitante del sector, contó que vivió la transformación de El Esmeraldal, donde vivía en una finca. Al principio se tardaba 10 minutos en llegar hasta Jumbo de Las Vegas y con el proceso de urbanización y la llegada de más vehículos pasó a demorarse hasta 1 hora más.

El jefe del Departamento Administrativo de Planeación, Esteban Salazar, explicó que “el desarrollo en la loma de Las Brujas se está haciendo con la figura del plan parcial”, lo que implica que sea de una manera más planificada, pues les exigen a los constructores que compensen las vías, el espacio público, los equipamientos y servicios públicos en el mismo sector.

La figura se ha adoptado en el suelo de expansión urbana de esta loma y también, a partir de una circular emitida en junio de 2016, en una zona del suelo urbano donde antes se permitían los desarrollos predio a predio, que fue como se dieron en El Esmeraldal. Allí cada persona vendió su predio y las constructoras pagaron las obligaciones urbanísticas en dinero, que no tenía que ser necesariamente invertido en el mismo sector.

El vecino Juan Pablo Elorza expresó que, aunque el crecimiento no ha sido tan desorganizado en Las Brujas, en su concepto, la infraestructura “no admite más planes parciales”, además, según él, estos proyectos también están interfiriendo con las personas que quieren pasar su vejez allí.

Le sugerimos: Vecinos, preocupados por el caos que generan obras en El Escobero

Sin embargo el desarrollo inmobiliario del sector, que ha motivado a otros propietarios a vender, se manifiesta en 2 planes parciales aprobados desde 2013: Brujas Sur, que avanza en un 60 %, y Brujas Norte, que va en 40 %. Además de otros proyectos en la calle de la Rioja, que habían comenzado hace 3 o 4 años y de igual manera tienen obligaciones viales, de espacio público y equipamiento en la zona.

“Nos hemos venido reuniendo con varias de las personas que se oponen al plan parcial, pero como les hemos indicado estos se desarrollan, si y solo si, por iniciativa privada el 51 % de los propietarios está de acuerdo en vender sus propiedades”, advirtió el funcionario.

El funcionario recordó que toda la ladera de Envigado tiene una alta densidad y, según un estudio de capacidad de carga encargado por el Municipio, esta tendría que disminuir en un 50 % de lo que hoy está permitido normativamente. Para esto, dijo Salazar, se requiere la modificación del Pot que propone en los desarrollos futuros “bajar en todas las lomas a 70 viviendas por hectárea, y hoy está en 140″.

Se espera que esta propuesta sea radicada en el Concejo antes de terminar el 2018, mientras tanto el jefe de Planeación recordó que en los próximos 2 meses estarán convocando a reuniones para socializar la modificación del Pot y resolver las inquietudes de la comunidad.

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co