Goofy va con toda para los Olímpicos de la Juventud

Goofy va con toda para los Olímpicos de la Juventud

Goofy va con toda para los Olímpicos de la Juventud

Solo 2 bicicrosistas colombianos fueron seleccionados para participar en el certamen, y uno de ellos, Juan Camilo Ramírez, es envigadeño. Esta es su historia.

En la finca de la vereda Las Palmas, donde trabajan sus padres, Juan Camilo Ramírez mostró las primeras destrezas en el bicicrós. Se montaba por los muros y pedaleaba sobre el césped con tanta pericia, que los dueños de la casa decidieron apoyarlo y matricularlo en los semilleros del Índer Envigado.

Ese fue solo el comienzo del camino de alto rendimiento que lo llevará a los Juegos Olímpicos de la Juventud en Buenos Aires, Argentina. Su primera escuela fue donde los entrenadores Martín Bedoya y Gabriel Castrillón le pusieron el apodo con el que hoy lo conocen en el mundo del BMX: Goofy. Y esto se debió a que el deportista asistía a los entrenamientos con un buzo que llevaba la imagen del perrito de Disney.

Cuando empezó a competir de inmediato punteó en la categoría de principiantes y, aunque la llegada a la de expertos fue un poco más difícil, siempre estuvo tranquilo porque daba el 100 % y su meta “no era ganarle a nadie, sino ir mejorando”.

Después los alcanzó e incluso llegó al punto de superarlos. Fue un camino de exigencia que, dice, requirió de mucha paciencia y perseverancia. En el 2009 compitió en su primer Panamericano y al ubicarse en el cuarto puesto abrió los ojos: “Fue algo que me mostró que hay corredores mejores que yo. Desde ese momento quise trabajar y empezar un proceso para ganar, porque eso me dejó asustado”.

Trabajó en mejorar su potencia y, aunque hasta el momento lo caracterizaba la buena técnica, debía darle más fuerza y velocidad al pedaleo. “Me faltaba eso y confiar en que yo podía ganar, no dejarme descrestar por otros, sino concentrarme en lo mío”, comentó el deportista. Así lo hizo, y el triunfo llegó el año pasado, con el primer puesto del Panamericano disputado en Argentina.

Lea también: Ellos representarán a Envigado en las Olimpiadas de Astronomía en China

Ya en 2012 había competido en su primer mundial y no quedó entre los primeros 8, pero en 2014 alcanzó el cuarto lugar en Holanda. Al año siguiente consiguió el subcampeonato en Bélgica y en 2016 ganó 2 veces el bronce en Medellín.

Hace un año y medio recibió la noticia de que estaba entre los 30 bicicrosistas que podrían ser seleccionados para representar al país en los Olímpicos de la Juventud, pero tenía que ganarse el cupo. “Fue algo que se me metió en la cabeza, tenía que ser el mejor”, dijo. Y eso fue lo que hizo en el Mundial de Rockhill, Estados Unidos, en 2017, donde se llevó la medalla de oro en la categoría cruceros 15-16 años.

En la preparación para ese encuentro fue muy estricto con él mismo y comentó que quizá no lo disfrutó tanto, pero también le quedó el aprendizaje de no tener tantas preocupaciones en la cabeza, “sino ir disfrutando de los errores y de todo lo que le va pasando a uno”.

No contó con el mismo resultado en el mundial de este año, que se corrió en Bakú, donde quedó subcampeón en la categoría júnior. Aunque no estuvo nada mal el resultado, teniendo en cuenta que era uno de los más jóvenes. Después siguió el Panamericano de Medellín, en el que también llegó de segundo y en el Latinoamericano quedó campeón.

Le sugerimos: Así va rodando el balón en los Juegos Escolares de Envigado

Los resultados fueron muy buenos y al estar ubicado en el ranquin de la UCI como el cuarto mejor bicicrosista del mundo en su categoría y el primero en Colombia, Juan Camilo creía que podía quedarse con el cupo a los Olímpicos de la Juventud, pero todavía no había nada seguro. Hasta que el mes pasado recibió la comunicación oficial: él y la barranquillera Gabriela Bolle, serán quienes representarán al país en el evento.

“Me sentí superfeliz, y mis papás, muy contentos, porque me han apoyado desde el inicio y han creído en mí; con lo poco que tienen nunca han permitido que me falte algo. Igual se pasaron dificultades, pero todo va mejorando con el tiempo y todo se va alcanzando”, expresó.  Antes de los Juegos Olímpicos, que comenzarán el 6 de octubre, habrá una fecha mundial previa en la que Goofy espera ponerse a tono con el nivel. También será en Argentina, en la pista de Santiago del Estero, a partir del 29 de septiembre.

Pero, como aseguró el deportista, la preparación no es algo que se da de la noche a la mañana, sino que es eso que viene construyendo desde hace 12 años, con el trabajo al 100 % en cada entrenamiento. “Siempre voy al límite, me esfuerzo al máximo. Es estar tranquilo de lo que se ha hecho y confiar en la preparación”, agregó.

Goofy siempre lleva en su bicicleta una estampilla del Divino Niño que lo acompaña en las competencias. También viajará con él al país gaucho, pero esta vez uno de sus patrocinadores pintará la imagen sobre su caballito de acero. Como dijo él, “para que se vea más sofisticada”.

Siga leyendo: Con éxito se cumplió el departamental de tenis de mesa en Envigado

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co