92 gatos han conseguido hogar gracias a Gente

92 gatos han conseguido hogar gracias a Gente

92 gatos han conseguido hogar gracias a Gente

Vale la pena conocer las historias sobre lectores y animales felices. Copito, luego de ser abandonado en Robledo con su mamá y sus hermanos, encontró un buen hogar.

Con Susy, René y Paquito ya esta semana son 92 gatos los que Martha Peña ha dado en adopción gracias a Gente. En una libreta tiene anotados los nombres de los mininos y sus adoptantes. Todos están esterilizados. Todos tienen una familia soñada.

“Si no fuera por el periódico yo no podría ayudar a los gatitos, porque me cabrían en la casa”, dice, mientras recuerda que justo hace 2 años y medio, el mismo tiempo que lleva rescatado animales maltratados, envía las fotos y las historias de los peludos que tiene en hogar de paso para que salgan en la sección de mascotas.

En este momento doña Martha, de 50 años, tiene 5 gatos. “Sus historia son de indiferencia humana y eso me entristece, pero de repente llama un señor de El Poblado, Belén, Envigado o Laureles a decirme que quiere adoptar un gatico ¡Ay, yo me siento tan feliz!, eso es lo mejor que me puede pasar”.

Lea también:  Los gatos ferales de Eafit

Familias llenas de amor
El 10 junio de 2018 se cumplen 2 años desde que Copito, un gato blanco con una que otra mancha negra, llegó a la casa de los Montoya Montoya. Sandra y Abel estaban buscando un minino para el cumpleaños número 6 de Sebastián, su único hijo. El niño, que es amante empedernido de los animales, no quería fiesta, no quería torta, no quería una bici; solo deseaba un compañero peludo para poder jugar.

“Mi esposo le contó a un amigo sobre el regalo que quería Sebas y él le habló sobre la labor social que hace Gente con los gaticos y perritos sin hogar, así que en la edición de finales de mayo de ese año vimos a Copito. Abel, que era el más reacio a las mascotas, se enamoró”, cuenta Sandra.

Pasó una semana para que, luego de llenar el formulario, doña Martha les diera el sí. Desde entonces, según esta vecina, el felino llenó su hogar de alegría. “Copito es muy amoroso, independiente y juguetón. Es nuestra compañía y le ha enseñado a mi hijo a no ser egoísta y siempre compartir. Ese gato es nuestra adoración”.

Siga leyendo: ¿Las mallas en casa le quitan libertad a mi gato?

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co