Ellas aman su calva

Ellas aman su calva

Ellas aman su calva

El 19 de octubre se celebra el Día Mundial Contra el Cáncer de Mama. Conozca la historia de una fundación que brinda acompañamiento a la población oncológica.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Amo mi calva Fundación (@amomicalva) on


Para Catalina perder su cabello fue uno de los efectos más dolorosos del cáncer de mama. Sin embargo, después de 16 de quimios, una cuadrantectomía, 32 sesiones de radioterapia y la receta de una pastilla diaria de tamoxifeno durante 10 años, entendió que estar calva fue lo mejor que le pudo haber pasado. “Eso es parte del proceso de sanación”.

Antes de dictamen médico, Catalina Paniagua Restrepo ya estaba familiarizada con la enfermedad. Desde 2015, Luz Elena, su mamá, estaba en un tratamiento por cáncer de ovarios. Para ese entonces, esta mujer de 33 años, higienista oral de profesión, tenía una empresa dedicada a los servicios de belleza a domicilio, su lema era: “Transformando vidas a través del cabello”. El suyo le llegaba a la cintura, esa era su carta de presentación.

En febrero 2017, gracias al autoexamen, se encontró una masa en el seno izquierdo y luego de una biopsia le diagnosticaron cáncer de mama. “Lo que más me preocupaba era la pérdida del pelo, porque esa era mi fuente de ingreso, de hecho, los productos los ensayaba en mí”.

Lea también: Aprenda a hacerse el autoexamen de mama

En redes sociales comenzó a compartir todo su proceso, mientras tanto, ya sin melena, hacía asesorías de belleza, “hasta que por chat una clienta que se iba a alisar me dijo: ‘Cuidado me dejás calva’, así que le mandé una foto mía y le conté sobre mi tratamiento. Esa mujer se quedó paralizada, me dijo que me veía hermosa y me invitó a compartir mi testimonio con más gente. Ese fue el empujón para crear Amo Mi Calva”.

En esta entidad sin ánimo de lucro, inspirada en el empoderamiento oncológico, comenzaron 5 mujeres y ahora son cerca de 200 las que brindan y reciben “herramientas emocionales, individuales, familiares y sociales a la población oncológica y su familia, con el fin de tener una mejor calidad de vida durante y después del tratamiento”.

Además de contar con un equipo de profesionales y entidades altamente capacitadas, las mujeres de Amo Mi Calva están disponibles las 24 horas para dar una palabra de aliento, despejar dudas, contar un chiste e invitar a las demás a que “autoexploren sus senos; una detección a tiempo puede salvar vidas”.

Siga leyendo: Cuatro voces de lucha contra el cáncer de mama

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co