Las aves que se roban las miradas en El Trianón-La Heliodora

Las aves que se roban las miradas en El Trianón-La Heliodora

Las aves que se roban las miradas en El Trianón-La Heliodora

Por su belleza y cantos, las aves son un atractivo especial en el parque La Heliodora y el humedal El Trianón, de Envigado, declarados en febrero como zona protegida.

Ver a un cacique candela refrescándose en la quebrada del parque La Heliodora fue toda una sorpresa para Ricardo Sánchez, dinamizador de esta área protegida de recreación urbana. Y es que esta ave, bastante común en El Salado, no había sido registrada en el inventario de 70 especies presentado para la declaratoria.

Contexto de la noticia: ¿Por qué es tan importante el humedal El Trianón?

Nora Moreno, coordinadora de Parques de Envigado, dice que la importancia de avistar estas especies “es demostrar que si se cuidan los corredores biológicos, las aves regresan”. Por eso, de acuerdo con la funcionaria, desde la declaratoria del área protegida El Trianón-La Heliodora, oficializada el pasado 26 de febrero, han adelantado siembras y en el segundo semestre planean dictar talleres enfocados en hacerles mantenimiento.

Cabe recordar que dentro del inventario inicial se estableció como objeto especial de conservación la guacharaca (Ortalis columbiana), que es endémica de Colombia. De acuerdo con el informe de la ruta declaratoria hecho por la Universidad Nacional, “al ser un ave frugívora de tamaño corporal grande, tiene ciertas ventajas en su papel ecológico”. Una de ellas es que tiene la capacidad de dispersar más semillas y por eso aporta más que las aves pequeñas a la regeneración, colonización y procesos de sucesión vegetal.

Además se definió como objeto de conservación la polluela (Laterallus albigularis), que también es endémica de Colombia. De acuerdo con el informe, “el humedal El Trianón actúa como un refugio para la permanencia de esta especie rara dentro de los ecosistemas urbanos”.

La coordinadora de Parques señala que con la declaratoria apareció la figura de los dinamizadores de áreas protegidas contratados por el Área Metropolitana, que son 2 profesionales que “están validando y enseñándole a la gente” lo que hay en esta zona. Su función es posicionar estos lugares como espacios para la educación, la investigación y la conservación.

Le sugerimos: La Heliodora se convirtió en un laboratorio ambiental

Ellos hacen recorridos con instituciones educativas y con cualquier persona que lo solicite, para socializar las características y los seres vivos que habitan este espacio. Además, dictan talleres de ilustración de estas especies todos los jueves, de 5 de la tarde a 7 de la noche.

De acuerdo con Nora Moreno, en este momento están a la espera de la entrega del Plan de Manejo Ambiental, para definir las actividades que no se pueden hacer en el parque. Según la funcionaria, esta información servirá para establecer el reglamento del parque e incluso para solicitar guardabosques, “porque es muy importante ahora que estas especies están detectadas, estar haciendo monitoreo y cuidándolas”.

Son muchas las imágenes que ha capturado el equipo de dinamizadores, entre ellas la del popular barranquero que se siente muy a gusto en las lomas de La Heliodora. Aquí nos presentan a algunos de los vecinos alados.

Siga leyendo: Los datos que no sabía sobre el parque La Heliodora

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co