Vecinos de Atalaya esperan retornar a sus hogares

Vecinos de Atalaya esperan retornar a sus hogares

Vecinos de Atalaya esperan retornar a sus hogares

Una semana transcurrió desde la evacuación preventiva en el edificio Atalaya de La Mota, ubicado en Belén Rincón, en la calle 3A sur con la carrera 81A. En esta zona residencial compuesta por 2 torres y 240 apartamentos, ingenieros de la constructora Soluciones Civiles S.A, empresa encargada de la construcción de la unidad, encontraron fallas estructurales en una de las columnas de la torre 2.

Ante esto, Camilo Zapata, director del Dagrd, manifestó que “el edificio presentó fallas en un elemento estructural; hay fractura de una columnas de la torre 2, lo que nos obligó a hacer una evacuación temporal y, de la mano de la constructora, realizamos unas mediciones para conocer el riesgo y daño total de la edificación”.

Ante los rumores de que las fallas estructurales habían comenzado hace algún tiempo en el edificio, Javier Roldán, habitante de la propiedad, dijo que “lo que sabemos es que hace 15 días se presentó una cimentación en uno de los muros ubicados en el segundo piso de los parqueaderos, en la torre 2, tengo entendido que la constructora tomó medidas y estaba trabajando en la repotenciación, sin embargo el 19 de octubre se sintió un temblor leve y 2 horas más tarde nos obligaron a evacuar. Yo cogí alguna ropa y objetos personales míos y de mi esposa y tuvimos que salir”.

Algunos vecinos sostuvieron que el edificio que fue terminado de construir en agosto de 2011, cuya área es de 14.000 metros cuadrados, presentaba fallas estructurales desde hacía 8 meses. “Desde hace 8 meses notábamos algunas irregularidades en las columnas del parqueadero, en la torre 2, pero hasta ahora vemos que se les realizó un mantenimiento, posterior a eso nos hablaron de la evacuación preventiva”, contó Jorge Andrés Ramírez, vecino del edificio.

Lea además: Por ahora, lote del Bernavento no se puede vender

Ayuda para los vecinos
Soluciones Civiles mediante un comunicado aseguró que su principal interés “en este momento es la protección y el acompañamiento de las familias que habitan la urbanización”.

Es por esto que la constructora ofrece subsidios para un hospedaje temporal, mientras adelanta las mediciones en la infraestructura y se toma alguna decisión. De igual forma, unidades vecinas han prestado sus salones sociales como albergue temporal para dejar algunas pertenencias, mascotas y tomar una taza de chocolate o tinto.

Nos dieron $ 1.200.000 como subsidio temporal para que nos defendiéramos, aunque queremos saber qué pasa, somos conscientes de que es un proceso largo. Actualmente nos dividimos para vivir con otros familiares, en Atalaya yo vivía en uno de los apartamentos del piso 7 con mis padres, mi hermana y mi sobrino. La comunidad nos ha ayudado mucho con ropa y alimentos”, explicó Leonardo Cardona.

Por su parte, Paola Gaviria, vecina del edificio, expresó que “a nosotros todavía no nos han dicho nada, ahora estamos en un hotel, pero los organismos están trabajando en las mediciones para saber si se hace otra repotenciación. Por fortuna todos los animales los han podido rescatar de los apartamentos, pudimos sacar algunas pertenencias y no se perdió ninguna vida humana, no se puede culpar a nadie porque desconocemos las causas del fallo estructural”.

La vecina contó que ni ella ni su familia han podido retomar sus actividades cotidianas, “queremos primero organizarnos, el Dagrd nos ha otorgado unos certificados por calamidad y eso nos ha servido en nuestro trabajo, esperamos retornar a nuestros apartamentos, son nuestra vida”.

Le sugerimos: ¿Qué nos enseñó como sociedad el Space?

Estado actual del predio
Consultamos con el perito avaluador Francisco Ochoa sobre el estado financiero en que se encuentra la unidad e indicó que “actualmente el inmueble presenta la pérdida de valor por la falla estructural. El daño hace desaparecer el valor total del inmueble. Situación que origina ausencia de compradores, ya que no se sabe con exactitud cuáles son las fallas”.

En caso tal de que sea una falla soluble, el comprador debe tener en cuenta la presupuestación de la reparación acompañada de la credibilidad de los expertos. “Cuando el edificio sea reparado, se realiza una auditoria para analizar arreglos y costos; cuando queda habitable, el mercado puede mostrar resistencia frente a los compradores, sin embargo, para vender un inmueble de este tipo, el mercado exige un descuento“, añadió el experto.

“Sin conocer con exactitud la gravedad de los daños y la garantía de los arreglos, es difícil atreverse a dar un porcentaje sobre el descuento, el tiempo puede ser un factor importante sobre el valor, ya que los primeros meses nadie quiere comprar, a los 10 o 15 años nadie hablará de ese edifico”, explicó. Se estima que el metro cuadrado en este sector de la comuna 16 esté entre 3 millones y 3 millones y medio, aseguró Ochoa.

Siga leyendo: Corte Suprema ordenó la libertad de acusados por colapso del Space

Por Alexis Carrillo
alexisc@gente.com.co