¿Están en riesgo los árboles de la 30A por las obras en los andenes?

¿Están en riesgo los árboles de la 30A por las obras en los andenes?

¿Están en riesgo los árboles de la 30A por las obras en los andenes?

La altura y los materiales de la nuevas jardineras generan incertidumbre por los daños que podrían ocasionarles.

Inicialmente las obras se contemplaron hasta la carrera 81.

Eurípides Mercado evitó que le cortaran la raíces al árbol que hay en frente de su casa, sobre la 30A. Aunque era necesario para la edificación de una de las jardineras que hacen parte del proyecto de renovación de los andenes y de adecuación del espacio público, considera que no hay justificación para ese acto que aceleraría la muerte de esta especie.

“Cortaron algunas raíces y también querían hacerlo con las otras, yo que trabajé con el campo sé que hacia afuera, donde iban a cortar, es donde están las raíces pequeñas y delgadas que absorben el agua y los nutrientes”, contó Eurípides Mercado, ingeniero agrónomo.

De acuerdo con este vecino, encerrar a los árboles con una estructura de concreto conduce al aumento de la temperatura en el suelo y por ende a la muerte de los microorganismos necesarios para la sostenibilidad del medio ambiente.

“Yo insistí en que las jardineras no le daban salida al exceso de agua. El 50 % del suelo es una combinación de agua y aire. Si en una profundidad de un metro el otro 50 % se llena de agua lluvia, se puede inundar y podrirse”, explicó el ingeniero agrónomo.

Contexto de la noticia: Se cumplió el plazo y no están listos los andenes de la 30A

Al momento de escribir esta nota no recibimos respuesta por parte de la Secretaría de Infraestructura Física, que estaba a la espera de la asignación de un vocero que explicara esta situación.

El mal trato viene de antes
Con esta intervención nuevamente están alterando las condiciones del suelo, que cambiaron hace un par de décadas cuando la grama que caracterizaba a este sector fue reemplazada por el cemento de los andenes. Estos cambios determinan que las especies arbóreas no tengan el color, tamaño y fuerza que las caracteriza.

Según el ingeniero forestal Mauricio Jaramillo “con el piso duro se crea una afectación sobre la vegetación, porque fueron construidos después del desarrollo del árbol, o sea que todas estas losas de concreto se asentaron sobre un espacio en el cual hay raíces, entonces dejó de haber permeabilidad del agua y aumentó la temperatura, qué más puede uno esperar de un árbol, con esas condiciones del medio ambiente, lo mínimo es un estancamiento”.

Cuando estos ejemplares son rodeados con un suelo duro, sus funciones ecosistémicas disminuyen; la producción de hojas y la cantidad de follaje son menores, además aumenta la temperatura y con ello, la capacidad de producir oxígeno y capturar carbono es inferior. Estas características conducen a un proceso de deterioro que determina su muerte lenta.

Le sugerimos: ¿Por qué el arreglo de andenes en la 30A no llegó hasta la 81?

¿Cómo recuperarlo?
Frondoso, fuerte y de gran tamaño, así se ve un guayacán de Manizales, o Lafoencia speciosa, en un ambiente campestre. El ejemplar de la 30A, conserva poco de esa vitalidad. Una herida en su tronco advierte sobre los mal tratos que ha sufrido y la atención urgente que requiere.

“Esa herida en la corteza es antrópica, fue producida por los humanos. Pero a pesar de esto no se murió y está en un proceso de compartimentación, es decir, tratando de curar sus heridas.

La solución para sanar a estos árboles está en generarle mejores condiciones, limpiando las cortezas, aplicándoles fertilizantes y liberando las raíces de suelos duros.

Siga leyendo: Andenes de la 70, empantanados y tienen hasta llantas

Por Sarita Noreña
sarita@gente.com.co