Envigado tendrá más de 200 cámaras de seguridad

Envigado tendrá más de 200 cámaras de seguridad

Han pasado 19 años y 6 meses desde que empezó a limpiar las calles de la ciudad y para Juan Carlos Hurtado todavía muchos envigadeños “son unos cochinos”. El vecino de Rosellón trabaja para Enviaseo, cuenta que “uno barre y organiza todo, y la gente ve y tira la basura otra vez al suelo, eso es muy feo.

Si pusieran cámaras en varios puntos específicos no habría tanto mal comportamiento. Con las cámaras es mucho lo que se puede controlar. Vea, yo, por ejemplo, tomo fotos y hago videos de mi trabajo porque si llega el patrón a preguntarme que por qué no he limpiado en tal parte, le tengo la prueba”.

Las cámaras de reconocimiento de placas vehiculares nada tienen que ver con fotomultas, afirmó el secretario de Seguridad.

 

A lo mejor algunas de las 26 cámaras de seguridad que se están instalando actualmente en el municipio podrían ser sus aliadas. Y ni qué decir de las 137 que quedarían listas al final del año. Está bien que su llegada no tiene este fin como tal, sino el de controlar y combatir delitos de todo tipo, que se han convertido en los lunares de Envigado. Pero además de estos, los dispositivos, para Juan Carlos, “aportarían muchísimo a que la gente sea mejor, desde más limpia y aseada hasta ser menos mala”.

Si algún frente se ha visto favorecido en este primer año del municipio en el Área Metropolitana ha sido la seguridad. Debido a su regreso, la entidad puso a disposición de Envigado el 50 % para la adquisición y montaje de 26 cámaras para las cuales ya arrancaron los recorridos de análisis del levantamiento de fibra óptica y ya se inició la instalación de postes.

Estamos hablando de un aporte de 1350 millones de pesos (de 2700 millones en total) y se calcula como fecha de entrega el 20 de septiembre. De las 26, 10 serán de reconocimiento de rostros y placas, siendo las faciales las primeras que se entregarían.

Lea también: ¿Fue conveniente que Envigado entrara al Área Metropolitana?

Sin embargo, ya se avanza en un segundo convenio, y a finales del año en curso nuestras calles tendrían más ojos encima y contaríamos con 137 cámaras adicionales, que le estarían aportando a la meta del actual Plan de Desarrollo de finalizar la Administración con 200 dispositivos de este tipo, aunque podrían ser más, puesto que a la par con los convenios metropolitanos marchan otras gestiones municipales.

Según el secretario de Seguridad y Convivencia, Juan Manuel Botero, es de destacar la nueva tecnología que se integra al sistema de control de la ciudad. Se refiere a la de reconocimiento facial, determinada para algunos puntos estratégicos y ya identificados, como la Alcaldía, la cárcel, la Secretaría de Movilidad y la estación de Policía, entre otros, por ser “sitios de conglomeración y posible identificación de personas con antecedentes penales”.

En cuanto a las cámaras de reconocimiento de placas vehiculares, el funcionario aclara que serán ubicadas en los ingresos y las salidas de Envigado. La especificación técnica de estas se basa en un enfoque ubicado especialmente para registrar la placa, “solo la placa, y tendremos, además, una base de datos con placas de vehículos involucrados en hurtos o fleteos para poder dar el reporte inmediato a las autoridades. Al pasar por las cámaras el sistema activa una alerta de identificación del vehículo y así poder tomar acciones. No está de más aclarar que estas cámaras nada tienen que ver con fotomultas; recordemos que el municipio, en esta Alcaldía, no contará con estas”.

Llama la atención que el convenio en proceso priorizó 5 instituciones educativas de la ciudad, debido a que presentan problemáticas, como distribución de alucinógenos en sus entradas, entre otras. Estas fueron la de La Paz, la de El Salado, la José Miguel De la Calle, la Institución Educativa y Comercial y el Jomar.

Póngase a prueba: ¿Qué tanto sabes de Envigado?

Y como los colegios no son los únicos focos de microtráfico, otros puntos como el barrio Obrero, La Sebastiana, el alto de Las Flores y el alto de Misael contarán con la instalación de dispositivos. Aunque cabe anotar que, además de plazas devicio, en ellos se controlarán otros delitos desde la central de monitoreo.

El reintegro al Área también ha fortalecido a esta última (que, en un futuro no lejano y según el Plan de Desarrollo, migrará al C4 —Centro de Comunicaciones, Comando y Control—). De acuerdo con el jefe de despacho, la central se reformará del todo y se ubicarán alrededor de 18 puestos de trabajo: “Habrá más personal monitoreando las cámaras y nos integraremos con Bomberos, Gestión del Riesgo y Movilidad; será una estructura que tomará decisiones en situaciones importantes.

También, se fortalecerán la tecnología y la red de apoyo, pues habrá más posibilidades de verificación en cámaras; antes se contaba con 1 computador especial y ya serán 2. La central de monitoreo tendrá una sala de crisis para reuniones de carácter urgente y reacción”.

Botero concluye que las 163 cámaras de seguridad (sumando los 2 convenios en mención) y aquellas que se gestionan aparte se convierten en un logro que representa casi lo que se ha construido en 12 años, y así lo explica: “Es casi que en este gobierno se triplicaría el número actual de cámaras, puesto que hasta ahora teníamos 87; en 1 año y medio de Administración y con los convenios ya se calcula el número en más de 160; el Plan de Desarrollo determinó 200 (incluyendo las del alto El Escobero), pero seguramente al final serán más”.

Luisa Fernanda Angel
luisaan@gente.com.co