Envigadeños, listos para la vista del papa

Envigadeños, listos para la vista del papa

A las 9 p. m. , con la alabanza al Espíritu Santo, empezó la vigilia. Después vinieron la eucaristía, el rosario y más oración. Esta última, hasta las 3 a. m.. Qué importaba la hora, eso es vigilia, es pasar en vela, y valía la pena cumplirla. Todo lo vale por el papa, por verlo y saberlo cerca, por prepararse para su venida. Todo vale por la felicidad y la ilusión que esto le genera a Carol Lizeth Moya.

Tiene 26 años, vive por La Frontera y forma parte del Sistema Integral de Nueva Evangelización (Sine) de la parroquia La Niña María, grupo juvenil conformado por cerca de 50 personas entre los 16 y los 35 años y al que ella ingresó hace 8.

Aquel desvelo fue solo un acto de preparación. Uno que se sumó a la catequesis basada en el plan de la Arquidiócesis que, en el caso del Sine de La Niña María, se ha venido dictando los sábados con el propósito de que los jóvenes del templo y de la comunidad aledaña conozcan el mensaje del papa Francisco. Y también al acto penitencial (misa del perdón) que se celebrará el próximo martes.

Lea también: La mujer que tejió el rostro del papa Francisco

De hecho, los jóvenes (de los cuales unos 40 se preparan para reforzar el trabajo de los ministros que apoyarán la eucaristía en el aeropuerto Olaya Herrera, de Medellín) no son los únicos de esta parroquia que esperan ansiosos la llegada del sumo pontífice. Allí, por estos días en los que se acaba de ir la virgen peregrina (la de La Candelaria, patrona de la Arquidiócesis), también se dicta la catequesis arquidiocesana. En este caso se hace los miércoles en la noche, es abierta a la comunidad y, al igual que en todas las parroquias, se basa en el documento “Demos el primer paso”.

Ese espíritu juvenil y la expectativa que a esta población les genera la visita (según Carol, por la humildad del obispo de Roma y la facilidad que tiene para acercarse a la gente) se manifiestan también en 2 jóvenes del barrio Jardines, que, por vocación prefieren conservar su identidad, e irán desde el día anterior a hacer fila al Olaya buscando entrar sin problema, para lo que ya tienen claro que se tendrán que relevar en turnos, además de acampar.

Cerca de la casa de estas 2 hermanas está la iglesia de San Marcos. Allá, según Alba Luz Alzate, del despacho parroquial, los feligreses han asistido a una preparación espiritual y en las noches acuden para resolver todo tipo de dudas sobre la venida del santo padre. De igual manera, los 10 puntos de “Demos el primer paso” se siguen analizando en charlas que dictan los diferentes sacerdotes del templo.

Siga leyendo: “El papa llega en un momento en el que necesitamos esperanza”

Nuestra Señora de La Candelaria los visitó desde el pasado domingo 27 hasta el mediodía del martes 29, días en los que hubo mucha oración “para que la Virgen interceda por la visita del papa a Colombia, especialmente a Medellín. El recibimiento contó con acto mariano y eucaristía y antes de las misas se rezaba un rosario meditado, por las intenciones del santo padre y por que su visita acá sea fructífera”, contó Alba.

San José también la recibió y también rezó el rosario peregrino con actos especiales. Esta parroquia le dio la bienvenida a la virgen después de que la tuviera la de San Rafael, y se la entregó a la de Santa María de Nazareth (La Mina). En cuanto a la preparación para el paso por Medellín del sucesor de Pedro, se han dictado catequesis sobre quién es él, qué papel desempeña en la Iglesia y por qué es importante para los católicos. También hubo asambleas familiares en las noches, basadas en la cartilla mencionada de la Arquidiócesis.

“Ha sido y seguirá siendo un trabajo pastoral basado en la concientización”, fue lo que explicó el padre Nazareno Sánchez, de San José.
Al igual que en la parroquia de Carol Lizeth (y que en casi todas las de Envigado), en esta les solicitaron a los ministros apoyar con sus servicios —en especial dar la comunión— durante la eucaristía papal y toda su organización, así como en el encuentro posterior en La Macarena. De hecho, en las misas de estos últimos días el padre Nazareno ha aprovechado para asesorar a los fieles sobre esos días, aconsejándoles qué llevar para su protección y cómo vestir, a la vez que les explica la ubicación de los ministros y de cada sagrario en los diferentes cubículos en los que se ubicarán los miles de asistentes.

Le sugerimos: “Yo fui el acólito del papa Juan Pablo II”

Añadió el sacerdote que entre estos actos de preparación se debe tener en cuenta el de la hora santa, la cual últimamente ha tenido un enfoque vocacional; ha sido especial, con preparación y oración por la venida de su santidad.

Y es que así es como deberíamos todos esperarlo, consideró Germán Giraldo, párroco de La Santa Cruz de Alcalá. Dijo que la intención es “concentrarnos en la visita con orientación a la paz, el perdón y la reconciliación, así como en la búsqueda de mejores oportunidades, pero desde Dios”.

El templo también suspendió sus apostolados de agosto para compartir con los diferentes grupos y con los feligreses el documento de los 10 aspectos relevantes, esos que el padre Giraldo asume como mensajes del patriarca universal para las clases menos favorecidas, en especial las de América Latina.

Allí también se le ha rezado el rosario a La Candelaria “por las intenciones del papa, y se le ha dicho a la gente que procure ir al encuentro con él, que no se quede en casa y que estén confesados, que estén preparados para la bendición y para que puedan recibir la comunión”, concluyó el sacerdote.
Por Luisa Fernanda Angel
luisaan@gente.com.co