10 años de la biblioteca que transformó a Belén

10 años de la biblioteca que transformó a Belén

10 años de la biblioteca que transformó a Belén

Los años del Parque Biblioteca de Belén se cuentan en su gente. Así lo ve Daniel Rozo, promotor de cultura digital y coordinador encargado, quien ejemplifica el impacto de este espacio en historias simples, pero significativas, como la de un vecino pensionado que en uno de los laboratorios aprendió a usar internet para crear listas de reproducción con sus canciones favoritas.

El 15 de marzo nuestro Parque Biblioteca celebra su primera década. A propósito del festejo, Gente conversó con Rozo sobre la trayectoria de este espacio y lo que se sueña para él.

¿Cómo se ha transformado Belén desde la llegada del Parque Biblioteca?
“En primer lugar, desde la forma. Años atrás este espacio tenía una connotación diferente: pasó de ser el F2, a ser la estación de Policía y de ahí a convertirse en un espacio que permite conectar 2 sectores de la comuna 16.

Pero yendo a lo que tiene de fondo, considero que estos lugares son la antítesis del asistencialismo. Desde que empezamos a entender que con los espacios culturales podríamos transformar la ciudad, comprendimos que los proyectos a largo plazo tenían mayor validez que aquellos cortoplacistas, que son los que benefician el asistencialismo y el nombre del político de turno.

El parque ha impactado porque ha sido un lugar de acceso a la información, con una selección de literatura importante —arrastra lo que traía la biblioteca de Comfenalco en Belén—, pero además ha sido una biblioteca que ayuda a divulgar y dinamizar el conocimiento, la memoria y la identidad de la comunidad”.

¿Qué públicos se deberían fortalecer?
“Es importante que los jóvenes, que de un tiempo para acá se han apropiado más de este espacio, identifiquen este lugar como suyo, porque es una población difícil de capturar. Hoy tú llegas al parque en una tarde y ves más de 60 jóvenes en distintos espacios compartiendo… Eso muestra que algo estamos haciendo bien.

Es necesario seguir trabajando con ellos, pero también podríamos fortalecer un poco más la oferta infantil en términos de lectura crítica. Hay que empezar a fortalecer los ejercicios de liderazgo y decisión desde una edad temprana, no dejarla para los 18 años cuando puedan votar”.

Lea también: Estos son los más leídos del Parque Biblioteca de Belén

Uno de los propósitos de los parques biblioteca era fortalecer las organizaciones barriales, ¿se ha logrado?
“Claro. En la sala Mi Barrio está todo el eje de trabajo con los líderes de la comunidad. Desde la Mesa de Trabajo (este grupo participó incluso en los diseños del Parque Biblioteca), que aún sigue vigente, hasta distintos colectivos de la comuna que tienen incidencia o mínimamente usan este espacio como su lugar de reunión. Están el Colectivo de Mujeres, con el que hacemos el cine foro mensualmente; la Mesa de Derechos Humanos y la Mesa Ambiental, en la que también hemos participado. Incluso aquí se han hecho algunas votaciones de estas organizaciones; sigue siendo un espacio neutral y debe conservase así”.

La cultura japonesa es uno de los enfoques del PBB, ¿la comunidad ha logrado acercarse más a ese país asiático?
“En una gran medida los jóvenes son los que tienen una afinidad fuerte con esta cultura. Los distintos festivales que hemos hecho, como el de cultura antigua japonesa, que era el Hana Matsuri, o la semana de cultura japonesa y el Nipon Fest, han tenido aceptación de toda la ciudad. Es una cuestión que está arraigada muy fuertemente en la cultura otaku. Pero además el arquitecto del parque, Hiroshi Naito, donó una bibliografía a la biblioteca y de ahí salió la Sala de Cultura Japonesa. Esa colección ha ido creciendo con los aportes de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (Jica) y otras adquisiciones propias. Además, desde un momento dado vimos que no era solo la cultura japonesa la que debíamos promover allí, sino todas esas culturas del mundo”.

El parque ha buscado fomentar la actitud lectora, ¿en qué fase va ese proceso?
“Somos una pequeña pieza en esta sociedad que debe contribuir a fomentar el hábito lector. No es solo misión de la biblioteca, también está en la familia y en la escuela. Estamos convencidos de que con los niños hay que promover la lectura como herramienta para asumir la vida de una forma más crítica y para decidir sobre situaciones propias o del entorno comunitario.

Aún carecemos de indicadores de impacto, pero nosotros que vivimos el espacio día a día nos sentimos satisfechos, porque conocemos el entorno, sabemos lo que vive la ciudad y Belén y que muchos niños y jóvenes que han compartido este espacio han logrado crecer por las estrategias que hemos tenido en la biblioteca.

Creo que estamos en un estado óptimo, susceptible de mejorar. Nos da satisfacción porque hemos cumplido con el trabajo, pero no del todo porque a los jóvenes los podemos perder en un parpadeo”.

Siga leyendo: Un nuevo aire para las esculturas de Belén

¿Cuáles son los deseos de cumpleaños para el Parque Biblioteca?
“Yo deseo que se consoliden los procesos de cultura digital muy vinculados al tema de lectura, que fortalezcan los lazos comunitarios y contribuyan a la gestión y generación del conocimiento.

Como bibliotecarios nos corresponde ser buenos lectores de lo que sucede en el parque y su entorno. En los procesos comunitarios el reto es descentralizarlos más, tenemos que continuar fortaleciendo el Parque Biblioteca fuera de él. Actualmente lo hacemos con las tomas barriales y con el apoyo a la jornada escolar complementaria con promoción de lectura”

Por Jessica Serna
jessicas@gente.com.co