En Laureles, el carro es el rey

En Laureles, el carro es el rey