“Es contingencia del aire, no emergencia ambiental”: Área Metropolitana

Es contingencia del aire, no emergencia ambiental Área Metropolitana

“Es contingencia del aire, no emergencia ambiental”: Área Metropolitana

Mediante la construcción del Plan Integral de Gestión de la Calidad del Aire, el Área Metropolitana busca dar una nueva mirada al problema atmosférico.

Un plan con metas establecidas hasta el 2030, para reducir progresivamente la concentración anual de partículas PM 2,5, es la nueva apuesta del Área Metropolitana del Valle de Aburrá para hacer frente a la calidad del aire en el territorio. Se trata del Plan Integral de Gestión del Aire (Pigeca), que viene siendo socializado con sus actores estratégicos.

Y si bien la entidad ha sido enfática en señalar que se trata de un plan en etapa de construcción, que posteriormente deberá ser puesto en consideración de la Junta Metropolitana que preside el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, sus generalidades ya se conocen.

Se trata de un ejercicio prospectivo con 10 ejes temáticos que involucran igual número de aspectos: tecnología, ordenamiento territorial, infraestructura para la movilidad activa, sistema de movilidad de bajas emisiones, industria sostenible, arbolado urbano, control a agentes contaminantes, atención a episodios de contaminación, protección de zonas sensibles a la contaminación y un sistema de cargas y beneficios.

Lea también: Estos son los hongos y partículas que respiramos

Cinco ejes transversales complementan el plan y están relacionados con el diálogo interinstitucional e intersectorial, la pedagogía, la comunicación pública, el fortalecimiento del marco regulatorio y el seguimiento y evaluación.

Gente consultó con María del Pilar Restrepo, subdirectora Ambiental del Área Metropolitana, para aclarar algunas dudas sobre algunos planteamientos del Pigeca.

¿Cómo se hará la medición de resultados del plan?, ¿se pueden enunciar indicadores medibles en el 2018?
“No. Nosotros tenemos metas al 2030, con unos cortes que van en los años 2019, 2022, 2027 y 2030, que son fines de período de gobierno. Se ha definido que se hacen unas evaluaciones en esos años. Las metas se han definido para partículas PM 2,5, partículas PM 20, para ozono y para un contaminante que es un gas de efecto invernadero como es el CO2”.

Siga leyendo: ¿Por qué se debe reducir el azufre en los combustibles?

Durante la socialización del Pigeca con los medios de comunicación, se hacía énfasis en que no era cierto que Medellín hubiera tenido episodios de emergencia ambiental, sino de contingencia del aire. ¿Desde el aspecto técnico o científico cuál es la diferencia entre ambos términos?
“La Ley Nacional de Gestión del Riesgo tiene claramente definidos los pasos o etapas, y la última es la emergencia. Hay un estado de prevención, un estado de alerta y un estado de emergencia propiamente dicho. Y eso, en el ámbito internacional también se trabaja porque son etapas que se incluyen en las leyes de gestión del riesgo.

Aquí hemos tenido una contingencia de tipo atmosférico, que se presenta en la transición del período seco al lluvioso, en la que hay baja nubosidad, radiación, una inestabilidad atmosférica que lleva a que se propicie la concentración de los contaminantes críticos, que se quedan atrapados en la superficie de la tierra. Cuando esa concentración de contaminantes se eleva, empezamos a decretar los períodos de vigilancia intensiva, lo que llamamos alertas rojas fase 1 y 2, y el estado que sigue se llama emergencia. Aquí solo hemos llegado a alerta roja fase 1”.

¿Ya hay un calendario definido dentro de la junta metropolitana para revisar, evaluar y posiblemente aprobar el Pigeca?
“No. Eso no opera de esa manera. El director del Área Metropolitana ha socializado en diferentes espacios de la junta toda la problemática de la calidad del aire, todo el trabajo que tiene a 2030 que es el Pigeca y se han hecho algunas observaciones desde la junta, pero yo no estoy autorizada para hablar de esos detalles”

Le sugerimos: El musgo, clave para medir la contaminación

Por Sergio Andrés Correa
sergioco@gente.com.co