Los árboles de Fátima y la Villa recibirán mantenimiento

Barrios de Belén, Medellín, recibirán las brigadas arbóreas.

Los árboles de Fátima y la Villa recibirán mantenimiento

En la región metropolitana hay un déficit de 700.000 árboles, según los mínimos establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS). De acuerdo con esa entidad debería haber mínimo 1 árbol por cada 3 personas, y en el Valle de Aburrá tenemos menos de medio. En cuanto a zonas verdes, la OMS señala que deberían existir entre 10 y 15 m² de zona verde por habitante, aquí la cifra asciende solo a 4,5 m².

La deuda de la ciudad con el ambiente es grande y eso no solo lo confirman estas cifras, bastante conocidas por las autoridades ambientales y las alcaldías, sino también argumentos científicos como el del ingeniero forestal Mauricio Jaramillo, quien afirma que más del 60 % de los árboles en la ciudad tiene problemas fitosanitarios (la mayoría no son graves ni se vuelven plagas o amenazas).

Con base en estas problemáticas el Área Metropolitana del Valle de Aburrá (Amva), en su plan de gestión 2016-2019, incluyó un proyecto de siembra que contempla dentro de sus acciones el programa de Brigadas Arbóreas Comunitarias.

En ellas, funcionarios del Amva, de la Secretaría de Infraestructura y personas de la comunidad recorren los barrios para identificar los árboles que se encuentran en riesgo por caída o volcamiento, los que están ocasionando algún tipo de inconveniente en la infraestructura y los espacios disponibles para siembra.

Las brigadas comenzaron a implementarse desde septiembre del año pasado en Prado. También se han realizado ya en El Poblado, Laureles y Sabaneta. En Belén adelantaron un primer recorrido de reconocimiento donde identificaron que los barrios donde debían priorizar serían Fátima, la Nueva Villa de Aburrá y algunos parques y zonas verdes de otros sectores como Rosales, San Bernardo y Las Mercedes.

Según explica John Geyver Herrán, integrante de las brigadas, el primer paso para la elección de los sectores que se intervendrán es la consulta de quejas que ha interpuesto la comunidad en la unidad de Control y Vigilancia del Amva. Con base en ese inventario hicieron una revisión de los sitios con mayor cantidad de árboles desde el programa Google Earth y posteriormente hicieron un recorrido de verificación.

Así encontraron que el arbolado de Fátima, por ser de los más antiguos, requería intervención, al igual que el de la Nueva villa de Aburrá, donde las raíces han llegado a obstruir las tuberías —en una casa ya salían hasta el baño—, y otras zonas verdes cuya propensión al riesgo es mayor por la cantidad de personas que las visitan.

Como explica Héctor Duque, líder del programa del Amva, el proceso en la comuna 16 está suspendido mientras la Alcaldía finaliza las intervenciones que fueron recomendadas en los sectores que ya recibieron las brigadas. “Esto genera cierto grado de expectativa, entonces es complicado hacer un diagnóstico hoy y solo atenderlo dentro de 6 meses, además puede desactualizarse”, explica él y añade que con el ánimo de que estas solicitudes no se acumulen están esperando a que la Administración municipal atienda los primeros barrios.

Martha Arango, también integrante de las brigadas por parte del Amva, señala que lo más probable es que las fases de socialización del programa con la comunidad, los recorridos y el diagnóstico puedan estar desarrollándose en el segundo semestre del año, pues hasta el momento la Alcaldía de Medellín está finalizando las intervenciones solicitadas en el barrio Prado.

Y los resultados son alentadores. John Geyver Herrán cuenta que aunque sabemos que en la ciudad escasean los sitios para siembra, en los recorridos hechos hasta el momento han identificado 802 lugares aptos para estos fines: 236 en Prado Centro, 263 en El Poblado, 190 en Laureles y 113 en Sabaneta. “Eso es aumentar los pulmones para cada uno de estos sectores”, afirma el funcionario.

El producto de estas brigadas indica cuántos árboles se deben talar, cuántos requieren poda, cuántos control fitosanitario, limpieza o fertilización y cuántas zonas necesitan la eliminación del piso duro. Entre los tratamientos que lleva a cabo están las dendrocirugías, que son procedimientos silviculturales para tratar de salvar a los árboles que tienen algún tipo de enfermedad. “Se hace la intervención y un proceso de seguimiento, como el médico a un paciente, miramos cómo van evolucionando”, asegura Herrán.

Estos datos además pasan a alimentar el Sistema del Arbolado Urbano de Medellín, en el que se encuentra algo así como la hoja de vida de los árboles de la ciudad y donde guardan registro de los últimos mantenimientos, podas, fertilizaciones o siembras.

Aparte de prevenir el riesgo, indica Diana Saldarriaga, funcionaria del Amva, las brigadas tienen un fin educativo, pues algunos de los problemas que presentan hoy los árboles tienen que ver con siembras no planificadas, “es hacerle entender a la gente que no todos los árboles son adecuados para todos los sitios y que en un futuro no se repita el mismo problema”, comenta ella, por eso, agrega que la entidad creó una Guía para el Arbolado Urbano en la que especifica las especies que son de mejor comportamiento, describe su desarrollo y las recomendaciones para la siembra n
Por Jessica Serna Sierra.
jessicas@gente.com.co