En Belén La Gloria están aturdidos con el paso de volquetas

En Belén La Gloria están aturdidos con el paso de volquetas

En Belén La Gloria están aturdidos con el paso de volquetas

Vecinos de Belén La Gloria (Medellín) dicen que perdieron el sueño por el paso de vehículos pesados en una de sus vías principales.


Bernardo Bedoya vive en un tercer piso frente a la canalización de la quebrada (calle 19) y dice que ya no duerme más de 3 horas debido al ruido de los vehículos pesados que se mueven desde las 4 a.m. en su vecindario.

“Yo tengo que resanar cada rato en mi casa porque ya hay rajaduras en las paredes por la vibración“, dijo el vecino y señaló que a veces bajan hasta 6 volquetas seguidas.

Las principales afectaciones son por ruido, contaminación por el humo y también deterioro del pavimento, en el que ya se puede ver cierta inclinación. Juan Alberto Giraldo, otro vecino del sector, comentó que están recaudando firmas para solicitar ayuda de la Alcaldía.

“Tengo una inquilina que lleva 2 años viviendo abajo de mi casa y dice que se va porque no aguanta el ruido. El hijo estudia en la universidad y a veces tiene que salir a las 5 de la mañana todo trasnochado porque la bulla no lo deja descansar”, agregó Giraldo.

Lea también: “Dormir se nos volvió un tormento”: vecinos del mall de la 70

Pero el problema no es nuevo. En 2015, vecinos de este barrio y también de Altavista parte baja y el sector La Palma en el corregimiento le contaron a Gente sobre la problemática. Para ese momento Ángela Salinas, integrante de la Junta de Acción Comunal, aseguró ya había presentado 3 cartas a la Administración municipal con las quejas, pero aún no recibían respuesta.

En aquella época la Junta Administradora Local de Altavista concretó una mesa de trabajo con la Secretaría de Movilidad, la Secretaría de Infraestructura, el Dagrd y EPM, en la que se estableció una idea que solo alcanzó a ser propuesta, y era tener un pico y placa para volquetas, según el cual solo podrían movilizarse entre las 7 de la mañana y las 3 de la tarde o desviarse para circular en otros horarios.

Juan Alberto también señaló que con la recolección de escombros derivada del derribamiento del edificio Bernavento, en la Loma de Los Bernal, se intensificó el paso de estos vehículos.

La solicitud más reciente la hicieron ante la Secretaría de Infraestructura por el desnivel en la vía, pero les dijeron que se trataba de un asunto relacionado con EPM, y luego esta última entidad contestó que era responsabilidad de Infraestructura.

Le sugerimos: La renovación del parque de Belén toma forma

Marta Lucía Suárez, líder de Planeación y Prospectiva de la Secretaría de Movilidad, explicó que las volquetas tienen libertad de ruta y por eso sus recorridos no pueden restringirse sin un informe que demuestre las afectaciones causadas.

“Muchas veces aquí las restricciones de circulación se han hecho porque hay pendientes que son riesgosas, entonces hay que analizar el tema de accidentalidad. En este caso la comunidad tendría que escribir formalmente a la Secretaría y nosotros estudiaríamos la capacidad de la vía para ver si efectivamente se están generando inconvenientes”, dijo la funcionaria.

Sánchez aclaró que ante el alto volumen de tráfico en la ciudad, el componente ambiental también se tiene en cuenta en las visitas técnicas que pide la comunidad y, si es el caso, remiten a las autoridades competentes. “Hay zonas con desarrollo alto y actividades económicas que requieren la circulación de estos vehículos. Para plantearles una ruta alternativa deben tener un soporte técnico”, precisó la líder de Planeación y Prospectiva.

Por su parte, Sergio Cuervo, subsecretario de Infraestructura, afirmó que enviaron a una cuadrilla para determinar las causas del daño, “y al parecer, según el registro visual, sí se debe al tránsito de vehículos pesados. Sin embargo, esperan el resultado de las muestras para determinar y programar la intervención”.

Vea también: Así es una mañana a bordo del camión de la basura

Luis González, director de la Asociación de Volqueteros Unidos de Antioquia, apuntó que en el sector se mueven sobre todo vehículos que cargan ladrillos, tejas o material para la construcción. “Toda la vida han existido, incluso mucho antes de que llegara la comunidad. Pero cada ladrillera o cantera debe tener muy en cuenta su plan de manejo de tránsito y también regular sus horarios, de acuerdo con el Nuevo Código de Policía”, afirmó González.

El director sugirió que las acciones comunales deben trabajar en conjunto con los volqueteros, para que puedan acatar las instrucciones y no perjudiquen la vía. “Es importante que sepan que todos somos comunidad, que yo no viva en Belén no quiere decir que pueda pasar por ahí con mi carro estorbando; se trata de buscar soluciones entre todos”.

González también recordó que la asociación ha sido enfática con la solicitud al Área Metropolitana del Valle de Aburrá, para que ejecute en sus 10 municipios la Resolución 4100 de 2004, que habla de la homologación técnica vehicular e indica que los vehículos doble troque deben cargar máximo 14 metros y los sencillos, 7. “Pero ellos han sido laxos en darle consecución a esto, y si no hay una regulación haciéndola respetar desde el Ministerio, puede haber carros que se extralimiten en pesos y medidas”.

“La malla vial obviamente tiene cierta capacidad de carga de acuerdo al peso, volumen y frecuencia de los vehículos, pero hay que hacer un trabajo muy articulado, porque todos somos corresponsables”, dijo el representante de la Asociación de Volqueteros Unidos de Antioquia.

Siga leyendo: Denuncian atropellamiento de fauna en Los Bernal

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co