¿El urbanismo táctico cumple su propósito?

¿El urbanismo táctico cumple su propósito?

¿El urbanismo táctico cumple su propósito?

Vecinos de Los Alpes y Lorena (en Medellín) aseguran que algunas materas bloquean la movilidad peatonal, están quebradas, sin pintura y sin tierra.

Algunas obras de urbanismo táctico en Belén y Laureles han generado polémica o debates entre los habitantes. Mientras unos aseguran que la estrategia cumple con el propósito de ver las calles más bonitas y evitar el paso prohibido de vehículos, otros manifiestan que estrechan las vías, despilfarran la inversión y reducen la movilidad de las personas en situación de discapacidad.

Unas de las materas que más malestar generaron eran las que estaban ubicadas en la carrera 84 con la calle 30. Sandra Alzate, vecina de Belén Los Alpes, aseguró que, pese a que fueron reubicadas, se demoraron 24 días en hacerlo y el problema se presenta en más sectores. “En otros lugares del barrio han puesto materas que para muchas personas pueden ser un paisajismo, pero para otras obstaculiza la movilidad vehicular y peatonal, las ubicadas entre la carrera 85 con la calle 30, colocaron estas jardineras en una acera para evitar el paso de motos, desafortunadamente siguen pasando y los peatones ya no pueden transitar por el anden del parque Quimbaya”.

Según la Secretaría de Movilidad de Medellín, estas materas forman parte de una herramienta complementaria del andén para proteger al peatón, el actor más vulnerable en la vía. “Las jardineras son un elemento de las redes camineras y cumplen la función no solo de embellecer el barrio, sino también de ser un separador para la protección de la red, es decir, ayudan a generar conectividad peatonal segura entre las personas y las estaciones de transporte, centros comerciales y parques”.

Ante esto, hay vecinos que no están de acuerdo porque aseguran que las materas no cumplen su propósito, son de un material muy frágil pues se rompe muy fácil. Carlos Mario Sepúlveda, habitante de Los Alpes, asegura que “es un despilfarro invertir en estos proyectos porque parece que las jardineras están hechas de un material muy malo, las que están en el parque Quimbaya no llevan ni un mes y ya están destruidas“.

Lea también: Así dañaron el urbanismo táctico de La Consolata

Por si hay una mala ubicación
El deterioro no es la única falencia por la cual se quejan las personas, también hay otras razones de peso por las que aseguran que el urbanismo táctico no tiene los resultados esperados para mejorar la movilidad. Por ejemplo, la ubicación de las jardineras en andenes y bordes de las calles.

Es el caso Daniel Grisales, estudiante de la Universidad de Medellín, quien afirma que no está de acuerdo con el proyecto de las jardineras porque genera caos vehicular en la carrera 87, a la altura de la calle 28. “En la entrada de la Universidad angostaron la vía y eso genera más embotellamientos, no solo de los carros particulares, sino de las rutas de buses Coonatra y los taxis. En la glorieta hay poco flujo vehicular, los carros no pueden girar bien.”

Un caso similar se presentó en los carriles de la carrera 73, diagonal al primer parque de Laureles, donde un vecino reportó la dificultad para cruzar porque la vía quedó de un solo carril y había un mayor flujo de vehículos.

Ante problemas así, vecinos que no estén de acuerdo con la ubicación de algún punto de urbanismo táctico pueden manifestarlo a través de la cuenta de Twitter: @Sttmed o llamar al 445 77 77, posteriormente la Secretaría de Movilidad hace un estudio para evaluar la situación. “En los casos en los que la ciudadanía ha manifestado que estos elementos generan conflictos, realizamos un diagnóstico técnico para determinar si es viable su reubicación”.

Le sugerimos: Obras de urbanismo táctico están deterioradas

Sara Restrepo, vecina de Belén, defiende el proyecto, a pesar de que algunas materas no estén en un punto adecuado. “El cuidado es más de las personas, es una medida buena para tener cruces más seguros, mi curiosidad es cómo saben si es un buen punto para colocarlas”.

A la hora de la instalación de las jardineras, se desarrollan estudios rigurosos de la zona “buscan que las jardineras estén situadas dentro del espacio delimitado para la intervención, sin que afecten el flujo vehicular”. Señalan desde la Secretaría.

Hasta el momento han instalado 366 jardineras en Laureles y 415 en Belén, con una inversión de 1.844 millones de pesos en las 12 nuevas redes camineras de la ciudad.

Siga leyendo: Escombros, un problema en las vías de Laureles

Por Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co

Continúa Leyendo