El parque junto al río que se quedó en el papel

El parque junto al río que se quedó en el papel

El parque junto al río que se quedó en el papel

73 años antes de que se construyera la etapa 1A de Parques del Río, el maestro Pedro Nel Gómez presentó la primera propuesta para crear un sitio de encuentro a orillas del afluente.

En la década del cuarenta no había mucho qué hacer en Medellín. Ir al estadio, hacer cola en algún cinema o asistir al baile dominical del Bosque de la Independencia (lo que hoy es el Jardín Botánico), son algunos de los planes a los que se resumía la oferta recreativa de la ciudad. La queja constante de los ciudadanos: la falta de espacios públicos en una metrópolis que crecía a pasos agigantados.

Aún hoy a pesar de los esfuerzos de las autoridades, existe un déficit de parques y espacios verdes. Medellín cuenta con 3,8 metros cuadrados de espacio público por habitante, una cifra preocupante teniendo en cuenta que entidades como la Organización Mundial de la Salud y el Banco Interamericano de Desarrollo recomiendan que las urbes cuenten con al menos 9 metros cuadrados por habitante.

La Medellín de la mitad del siglo XX era una pequeña ciudad de 358.189 habitantes que luchaba por dejar su pasado de villa atrás. Una de las obras que permitió su crecimiento fue la rectificación y posterior canalización del río, trabajo que posibilitó que zonas de inundación como Conquistadores y Carlos E. Restrepo fueran aptas para la urbanización.

Además con la aplicación del impuesto de valorización en 1939 se realizó la construcción de obras de infraestructura y se expandió la ciudad hacia el occidente, sector que por ese entonces se conocía como Otrabanda.

¿Cómo urbanizar este nuevo espacio y modernizar la urbe? Fue el acalorado debate que se realizó en esa época. Una de las voces que ganó notoriedad en la discusión fue la del ingeniero civil Pedro Nel Gómez, quien luego de estudiar en la Academia de Bellas Artes de Florencia, propuso algunos proyectos poco comunes.

Desde la presidencia de Eduardo Santos (1938-1942) el Gobierno Nacional se había comprometido con recursos para la construcción de un gran Parque Nacional en la capital antioqueña, al estilo del Central Park, que conectaría ambas orillas del río.

Carlos Velásquez, director de proyectos de la Casa Museo Pedro Nel Gómez, cuenta que en 1943 el maestro planteó un proyecto para enfrentar la falta de espacios públicos, que bautizó como Esquema para los Grandes Jardines de la Ciudad.

Él pretendía unir el cerro El Volador con El Nutibara, desarrollando una gran zona verde en el costado occidental llena de equipamientos. A pesar de la influencia de sus estudios en Italia, el maestro no pretendió emular el desarrollo de las ciudades europeas pues era consciente que las condiciones económicas, climáticas y sociales son muy distintas”, explica Velásquez mientras señala en el plano de la propuesta el lugar en los que estaría ubicado el estadio y el teatro al aire libre que proyectó el maestro Pedro Nel.

El profesor de arquitectura y doctor en historia de la Universidad Nacional, Luis Fernado González, dice que este es un proyecto que contemplaba la intervención solo de la margen occidental del río, porque el suelo de la parte oriental ya se encontraba planificado. Además concebía la destinación de una gran franja de terrero con zonas verdes que llegarían hasta lo que hoy es la carrera 65.

“Muchos de los elementos para la planeación de este proyecto los toma de los jardines europeos, pero siempre buscó la americanización. El maestro también sabía de silvicultura por lo que el paisajismo no era un simple elemento de decoración”, afirma González.

¿Por qué no se hizo?
Ximena Covaleda, arquitectura que realiza su tesis doctoral sobre Laureles, cree que una de las razones por las que posiblemente la propuesta cayó en el olvido es “porque había más un afán urbanizador de hacer barrios pues empieza la migración acelerada del campo a la ciudad, entonces lo que hay que construir es vivienda y tener conexiones viales, esa sección de la Autopista y la Regional es muy importante”.

Otra de las razones que especula la arquitecta y en la que también está de acuerdo González, es por la posición política de Pedro Nel. “Su decidida participación por sectores sociales que no eran conservadores y la escala de lo planeado, creó una combinación que impidió su desarrollo”, comenta el docente.

A pesar de la monumentalidad de la propuesta el catedrático cree que de haber voluntad el proyectó se pudo haber desarrollado. “¿Si se hicieron puentes para los carros a altísimos costos por qué no se pudo invertir en jardines urbanos?”.

Aunque ambos académicos afirman que lo propuesto por el maestro dista mucho de lo construido en Parques del Río, creen que fue una inspiración para su desarrollo. De hecho Ximena Covaleda, argumenta la retoma de la idea. “Es algo que estaba pendiente por hacer, es un proyecto que puede ser muy importante para la ciudad”.
Por Santiago Castro Villada
santiagocv@gente.com.co