El Metropolitano cumplió 30 años

El Metropolitano cumplió 30 años.

El Metropolitano cumplió 30 años

Ladrillo, madera y metal, esos son los materiales con los que fue construido y se mantiene, 30 años después, el Teatro Metropolitano de Medellín. Un espacio sobrio que aglutina décadas de historias de amor por el arte y la cultura.

La añoranza viene de mucho tiempo atrás. Hace 41 años los grandes teatros de la época, como el Junín o el Bolívar, habían cerrado, no había de otra, ya la ciudad empezaba a proyectarse para grandes cosas, ya se hablaba del metro, así que tenía que existir un gran escenario para presentar espectáculos de primer nivel, y fue cuando un grupo de empresarios de la ciudad, preocupados por la falta de un lugar que le diera apertura al crecimiento del mundo cultural y artístico que se estaba forjando en la capital, maquinó la construcción de este recinto.

“Crearon entonces una asociación conocida bajo el nombre de Medellín Cultural, que siempre ha velado por tener eventos de primerísimo nivel. Llevaron las obras al Pablo Tobón Uribe, Bellas Artes y otros espacios, hasta que fue inaugurado el Teatro Metropolitano. El espacio no fue elegido al azar, era un lugar céntrico y equidistante de toda la ciudad en el que después nacieron La Alpujarra, Pies Descalzos y así esta zona se convirtió en un gran centro para la ciudad”, comenta Juan Carlos Mazo, jefe de comunicaciones del Teatro.

En aquella época, bajo la protección de Medellín Cultural —que entre sus varias tareas, la más importante sigue siendo el mantenimiento del Metropolitano—, se convirtió en un símbolo de ciudad que reunió todo el movimiento cultural. Desde entonces ha sido la casa de reconocidos artistas y, por ende, de la cultura de Medellín.

El Teatro se ha caracterizado por manejar una agenda muy propia bajo 2 vertientes, así lo explica Juan Carlo Mazo: “La primera tiene que ver con un quehacer muy fuerte de la música clásica que ha sido un pilar dentro de Medellín Cultural. Se trata de música de altura, y es por eso que se ha implementado el proyecto Temporada Internacional de Música Clásica Medellín Cultural, que este año llega a la edición número 13. Por acá han pasado aproximadamente 100 de los principales artistas del mundo, hemos tenido al Messi y al Ronaldo de la música clásica”.

La segunda línea son los eventos populares que se realizan de acuerdo con los artistas que estén de gira, las posibilidades presupuestales, entre otras variantes. Es por esto que también ha sido el escenario de Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Mercedes Sosa y Pablo Milanés, así como la plataforma para la danza contemporánea, no en vano tienen a Danza Concierto, una compañía residente. Sin mencionar las demás presentaciones que han ido desde circo, danza popular y contemporánea; rock, metal, salsa… que han permitido que más de 3 millones de espectadores hayan pasado por sus sillas.

Desde 19 de febrero de 1987
Fue un jueves el día en que se inauguró el Teatro, abrió con La sinfonía N. º 9, de Beethoven, y una presentación de la Sinfónica de Antioquia. Según cuenta Juan Carlos Mazo, fue un evento pomposo en el que toda la ciudad se volcó a vivir este momento, a partir de ahí, ha sido la pasarela de un sinfín de artistas.

“Desde ese momento esta ha sido la casa del Águila Descalza, País paisa acabó de cumplir 31 años, nació prácticamente aquí. Sus primeras temporadas fueron un hito y de acá se dio el inicio de lo que conocemos. También fue el hogar de la Sinfónica de Antioquia y la Filarmónica. Fuimos los pioneros del Festival del Humor, al reunir a los mejores artistas nacionales de la época: Vargasvil, Los Marinillos, Tola y Maruja, y no podemos olvidar que estuvimos con el hito que fue Andrés López y La pelota de letras”.

En 2016 el Metropolitano cerró por 9 meses, “pero solo vimos manifestaciones de cariño y aprecio; hay una relación muy bonita con los demás teatros. Se afirmó el colegaje con este suceso, ya que con el cierre programamos en el Pablo Tobón, en la Universidad de Medellín y otros escenarios de la ciudad, nuestros técnicos trabajaron con los de ellos, fueron experiencias muy gratificantes y lo mismo pasa con el Teatro Julio Mario Santo Domingo y El Banco de la República, en Bogotá”, expresa Mazo.

Han pasado muchos años desde que era más difícil traer a los artistas por la situación que vivía Medellín, hoy en día antes los llaman para pedir un espacio en la agenda. Cada año buscan ampliar el crecimiento de nuevos públicos, no solo desde la programación y la temporada de música clásica, sino de proyectos como Conciertos en Familia, que son 5 o 6 recitales didácticos que buscan que el niño tenga su primera experiencia con este género.

Con la Universidad de Antioquia y la Eafit se tiene un trabajo permanente. “El 2017 es un año especial porque es el renacimiento después de 9 meses de cierre. No solo fue un cambio de una estructura, también nos repensamos para ponernos a tono. Por ejemplo, el 1, 2, 3 y 4 de diciembre del año pasado se realizó la reapertura oficial y fue un evento de cara a la ciudad, 17 funciones en 4 días, tuvimos un Puerto Candelaria Sinfónico, ahí cambiamos un poco el chip. Se ocuparon espacios no convencionales del teatro, como la plaza, y quedó en el aire lo que vamos a capitalizar”, concluye Juan Carlos Mazo.

Por Yéssica Petro Escobar
yessicap@gente.com.co