El hurto está disparado en Belén

El hurto está disparado en Belén

El hurto está disparado en Belén

En el primer semestre del año denunciaron 185 casos más de robos en Belén que en el mismo periodo de 2017. Hablan las autoridades.


Desde su balcón en el barrio Fátima, Mónica* vio cómo una mujer que iba a bajarse de su carro para entrar a un supermercado tuvo que encerrarse y salir a toda velocidad, porque un hombre en moto le tocó la ventana del vehículo con un revólver.

“Todo el mundo se escondió, yo llamé a la Policía y nunca apareció”, comentó la vecina. El hecho ocurrió la semana pasada y justo ese sábado, también desde su casa, pudo observar otro caso: “Dos muchachos le robaron el dinero a un señor y salieron corriendo”.

Mónica dice que los hurtos no son un problema nuevo en el barrio, pero las cifras del Sistema de Información para la Seguridad y la Convivencia (Sisc) registran un aumento considerable en la comuna y también específicamente en este barrio.

Entre el 1.° de enero y el 14 de julio de 2018 se han presentado 1147 denuncias por hurto a personas en toda la comuna 16, mientras que en el mismo periodo del año anterior se registraron 962 (hubo un incremento del 19,2 % en este delito). En el barrio Fátima, por ejemplo, denunciaron 81 casos, mientras el año anterior iban 69, y en el cerro Nutibara y sus alrededores, han ocurrido 9 casos más que en 2017.

Lea también: Mujer de 69 años fue víctima de agresión sexual en un taxi

Otro vecino del sector contó que un martes de este mes, a eso de las 9 de la noche, iba caminando a 3 cuadras de la estación Nutibara, del metroplús, cuando vio a un hombre que le estaba robando a una señora de unos 65 años con un cuchillo.

“Yo me metí a defenderla y lamentablemente el ladrón salió corriendo. A ella no le pasó nada, la llevé a una cafetería a tomar agua y luego el hijo llegó por ella”, comentó. También dijo que a esa hora y muy temprano en la mañana (a las 5 o 6) están pasando 2 hombres en una moto que aprovechan que no hay mucha gente y roban.

Pero Fátima y Nutibara no son los únicos sectores problemáticos. De los 22 barrios que hay en Belén, solo en 3 de ellos (San Bernardo, El Rincón y La Hondonada) se ha reducido el índice de hurtos respecto al año pasado. La modalidad más común ha sido el atraco, que registra hasta el momento 542 casos; en segundo lugar están las llamadas millonarias, que suman 202 denuncias, y en el tercero está el jalado, del cual se han presentado 112 hechos.

En cuanto al robo de vehículos, el Sistema de Información reporta 77 (6 casos menos que en el mismo periodo del año anterior) y 43 de ellos en la modalidad de atraco.

Le sugerimos: “Dormir se nos volvió un tormento”: vecinos del mall de la 70

El mayor Giovanni Parra, comandante de la estación de Policía de Belén, dijo que antes de hablar sobre un incremento en este delito habría que verificar las cifras, “porque este año se tiene la plataforma Adenunciar integrada por la Fiscalía y la Policía Nacional, en la que la gente está reportando erróneamente sobre la pérdida del documento, por las facilidades que da la Registraduría para que el duplicado no tenga un costo”.

El comandante explicó que en muchos casos los hurtos se deben al “factor de oportunidad”, que sucede, por ejemplo, cuando los conductores no aseguran un parqueadero para su vehículo y lo dejan en la calle o cuando las personas caminan con el celular en la mano. “Esto no es excusa para que la Policía no pueda imperar o realizar un control, pero hay que aunar esfuerzos para derribar esta problemática”.

Por lo pronto el mayor aseguró que mantienen la implementación de la estrategia de cierre, que consiste en la identificación de 11 corredores viales principales que les sirven a los ladrones para escabullirse. La Policía los bloquea en cuanto la ciudadanía reporta la ocurrencia de un delito.

Parra también se refirió al homicidio del sacerdote John Fredy García Jaramillo, quien fue asesinado el 25 de julio en su apartamento del barrio Los Almendros, al parecer, por un hurto. “Tenemos 2 aprehendidos y estamos esperando cómo se desenvuelve la investigación, atendiendo que el levantamiento y los actos urgentes los realizó el CTI”, comentó.

Vea también: La renovación del parque de Belén toma forma

La invitación es a denunciar. Tenemos un sistema llamado Argis, con el que focalizamos estos eventos y cuando observamos que se da una alerta en el mapa (hot spot o punto caliente) verificamos los casos para identificar en qué día y hora podemos focalizar los esfuerzos de la Policía”.

De todos los casos ocurridos en lo que va de 2018, 332 (la mayoría) han ocurrido en la noche; 324, en la tarde; 276, en la mañana y otros 215, en la madrugada.

¿Por que siguen robando celulares?
Los registros del Sisc dicen que en este primer semestre han hurtado 83 celulares en Belén, lo que trae una pregunta importante sobre la eficiencia del bloqueo del Imei (código identificador de cada dispositivo), que puede hacerse inmediatamente después del robo con una llamada al operador.

Según Édison Arias, especialista en gestión del riesgo, el hurto de estos aparatos tiene una similitud con la problemática del narcotráfico y es que si a pesar de los controles se siguen robando los celulares, e incluso en algunos lugares del país aumenta el delito, es porque hay consumidores.

Siga viendo: En Belén La Gloria están aturdidos con el paso de volquetas

“En el bajo mundo se sabe que desde la parte técnica en la ciudad hay personas capaces de desbloquear la mayoría de estos equipos y, como no hay políticas públicas más claras y contundentes frente a los fabricantes de celulares, esto sigue ocurriendo”, explicó Arias. Sin embargo, cuando el celular queda efectivamente inservible, la opción de los ladrones es vender las piezas, “sobre todo en el caso de los de alta gama”.

Para el experto es un hecho que la delincuencia se va dinamizando, y ejemplo de ello es la forma en que ha ido evolucionando el hurto a conductores de vehículo a partir de las prohibiciones del parrillero hombre en algunos municipios. “Ahora llevan mujeres atrás o andan en grupos de 2 y hasta 4 motos para hacer estos asaltos relámpago“.

Para prevenir estos casos, Arias recomendó a los conductores de automóviles “manejar con la ventanilla arriba, no tener elementos llamativos visibles, oscurecer los vidrios sin violar lo que permite la norma y, por qué no, instalar una cámara adentro, que ahora son más económicas que hace 10 años y permiten identificar fácilmente a los responsables.

Siga leyendo: Aumentan los robos en el estadio

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co