Egresados de La Salle se reencontraron 50 años después

Egresados de La Salle se reencontraron 50 años después

Egresados de La Salle se reencontraron 50 años después

Nos unimos a la fiesta —y hasta a la misa— por el reencuentro de un grupo de amigos que se graduaron de La Salle de Envigado hace medio siglo.

Hasta el hermano Carlos Enrique Cardona, quien fuera el rector de este grupo de ‘muchachos’ en 1968, cumplió con la cita en su antigua oficina. Muy elegante, de traje y corbata (primera fila, en el centro de la foto), el religioso se unió a la celebración que prepararon algunos egresados de ese año del colegio La Salle con motivo de su cincuentenario.

No pudo negarse. Y si es que con esta generación fue que se estrenó en ese cargo luego de trabajar 22 años con la comunidad: “Recuerdo que para mí fue una emoción muy grande, pero una responsabilidad inmensa, porque nunca antes lo había hecho. Administrar un colegio, una comunidad… eso no es para nada fácil. De todos modos creo que me fue bien, porque acá se refleja ese cariño, acá estoy, celebrando”, dice el señor y reconoce que de su grupo directivo “ya somos poquitos los que podemos contar el cuento”.

Pendiente de la comodidad del hermano y de que no le faltara nada estuvo su exalumno Álvaro Vanegas (arriba del rector en la foto, segunda fila, de camisa verde claro), el líder del encuentro, que comenzó con una misa en la capilla de la institución donde cursó todo su bachillerato. Nació en Envigado, a 3 cuadras del parque, y, aunque hoy vive por los lados de San Lucas, nunca se ha alejado del centro de su ciudad, acá montó oficina y todo.

Lea también: Volver a 1°C, 60 años despúes

Para contar cómo fue que logró reunir a 14 de su grupo sacó cuentas detalladamente: “Éramos 38 en quinto de bachillerato, al terminar el año se fueron 6 por sus competencias deportivas; mejor dicho, se los llevó el MUA por buenos deportistas. Luego, en Semana Santa, por diferentes motivos, se fueron otros 5 y quedamos 27, de los cuales 9 han fallecido, pero a la fiesta vinieron sus esposas, sus hijos y sus hermanos. Somos, entonces, 18 y de esos no hemos podido encontrar a 2; otros 2 están por fuera y no llegaron. Así que vinimos 14″.

Si bien de ese total hay varios grupitos de 3 o 4 que se siguen viendo de vez en cuando, ya sea “en Semana Santa porque somos muy católicos” o por asuntos de gustos y profesiones, hay otros que desde el 68 no se veían y al reconocerse se dieron un abrazo que los puso a hablar sin parar, como si no hubieran pasado 50 años.

Dar con su paradero no fue tan sencillo, pero la tarea se hizo con paciencia. Varios de los que se reúnen más seguido fueron al colegio y buscaron la lista del grupo, “ahí empezó la investigación”, contó Vanegas, asegurando que intentaron uno a uno, “todo es más fácil hoy, por Facebook o preguntando a todo el mundo”.

Le sugerimos: 50 años después, Exalumnas de La Presentación volvieron al colegio

Es más, preguntándole a este y a aquel fue que dieron con Sonia Correa, viuda desde hace 40 años de Hernán Restrepo, a quien la llamada le cayó como un baldado de agua helada, colgó asustada apenas escuchó que nombraron a su esposo e ignoró unas 10 llamadas más.

Finalmente, cuando “la paranoia pasó y ya lo que sentí fue vergüenza, contesté y acepté la invitación”, dijo quien con gusto asistió para ser parte del momento de homenaje a los fallecidos de esta generación y se gozó el encuentro de principio a fin porque “este tipo de espacios sacuden, hace que reviva momentos o que simplemente me los imagine”.

Siga leyendo: Vecino se queja del caos vial en La Salle de Envigado

Por Luisa Fernanda Angel
luisaan@gente.com.co