Dudas por reformas a estación de Policía de El Poblado

Dudas por reformas a estación de Policía de El Poblado

Dudas por reformas a estación de Policía de El Poblado

Mientras que avanza el proyecto que busca mejorar las instalaciones de Manila (Medellín), líderes comunitarios expresaron sus inquietudes con que este puesto permanezca en el barrio.

La estación de Policía de El Poblado, que fue construida hace más de 50 años, está en proceso de reforma. Aunque los líderes comunitarios comprenden la necesidad de una estación para la comuna 14, dudan de la reforma que está próxima a iniciar la Alcaldía de Medellín.

Uno de los más escépticos es Luis Octavio Ardila, presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Manila, donde se encuentran las instalaciones de la Policía en la actualidad.

A su juicio, “la Policía Nacional debe avalar la desempantanada de la estación, con la entrega del espacio a la comunidad”. Según afirma, la comunidad ha sido insistente en que respalda a la institución, pero no considera que el lugar indicado para su funcionamiento deba continuar siendo en Manila.

Inclusive dice: “Toda la administración sabe que en la reunión de socialización del proyecto se dio un no rotundo a la reforma de la deteriorada y abandonada estación de policia de El Poblado”. El proyecto, que según informó el secretario de Seguridad Andrés Felipe Tobón a Gente en la edición del 8 de junio valdría 9500 millones de pesos, no es el más popular entre los vecinos.

Contexto de la noticia: ¿Por fin renovarán la estación de Policía de El Poblado?

No existen argumentos técnicos, ni jurídicos, ni administrativos que justifiquen la inversión aprobada inicialmente de 8.000 millones de pesos, la cual va en 9.500 millones sin empezar la obra, ¡qué horror!”, asevera Ardilla.

Las inquietudes
Hasta el año de 1986 en el sitio donde ahora se encuentra la estación de Policía funcionó la escuela Francisco Herrera Campuzano. Las autoridades de la época construyeron 4 garitas y adaptaron los salones para convertirlos en habitaciones, oficinas administrativas y celdas.

Tras más de 30 años de haber llegado a este inmueble, no se le han hecho mayores adecuaciones. Inclusive, ese es uno de los argumentos esgrimidos por la Alcaldía para adelantar la anunciada reforma. Las instalaciones, según un estudio previo contratado por la Administración municipal, evidencian “deterioro en su infraestructura por la vetustez (1950) de su construcción, que además no cumple con la norma sismorresistente ni con los requerimientos institucionales”.

A esto se le suma que la edificación no tiene “ni la capacidad ni las especificaciones requeridas para la atención del sector, dado su alto grado de crecimiento demográfico e inmobiliario”.

Lea también: Las heridas abiertas que dejó Escobar en El Poblado

Para Ardila, los habitantes de El Poblado se tienen que unir para “recuperar el espacio de la antigua escuela Francisco Herrera Campuzano” y, de paso, resolver el problema de aguas servidas que “no solo van a dar al espacio público sino que contaminan el ambiente con sus malos olores”.

Este aspecto es uno de los que más preocupa a Piedad Escobar, vecina de Manila y excandidata a la Junta Administradora Local. Para ella, los malos olores que emanan de las aguas negras que salen de la estación requieren una atención urgente.

Sostuvo además que hay una preocupación porque con la construcción de 5 pisos, habría un incremento en el tráfico que circula por el sector. En esto coincidió con Ardila, quien dijo que existiría la posibilidad de que, ante una amenaza de seguridad para la estación, se opte por cerrar la 43 A y 43 B, como ya ha ocurrido antes.

El hacinamiento que actualmente se presenta en este centro podría agravarse con la disposición de más espacio para detenidos. A juicio de Ardila y Escobar, Manila adelanta un trabajo de unión y recuperación de la memoria histórica entre los vecinos y comerciantes que se vería entorpecido con la nueva estación.

“Con la estación de Policia no lograremos que nos integremos y tener una visión de conjunto sino que lo que van a lograr es encerrarnos en las viviendas privándonos de vivir el barrio entero como un espacio propio compartido con los demás”, puntualizó Ardila, quien respalda la idea de que en la antigua escuela se cree una nueva casa de cultura para la comunidad.

Siga leyendo: Obras de valorización en El Poblado irán hasta 2021

Por Álex Esteban Martínez
alexm@gente.com.co