La inclusión los llevará a las pantallas de cine

La inclusión los llevará a las pantallas de cine

La inclusión los llevará a las pantallas de cine

Estudiantes de la Universidad de Medellín ganaron el VI Concurso interuniversitario de Derechos Humanos, resaltando el potencial y la dedicación de personas en situación de discapacidad para cumplir sus sueños.

Un producto audiovisual elaborado por estudiantes de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad de Medellín fue el ganador de esta competencia Interuniversitaria de Derechos Humanos, organizada por la Personería de Medellín.

El video es un experimento social que muestra a varias personas en situación de discapacidad resaltando al ser humano y las actividades que realiza más allá de su condición. Por medio de una pared, los entrevistados imaginan a quienes hablan y al final solo notan que son personas normales con una historia que contar.

“Hay personas con enfermedades huérfanas o con discapacidades motrices hablando sobre sus sueños y logros personales, lo que han hecho por la ciudad y cómo su condición se convierte en una fortaleza más que un impedimento, como lo ven muchos ciudadanos comunes”, explicaron Mariana Gutiérrez y Thomas Botero, participantes del proyecto.

Carlos Alberto Corredor, el docente encargado de liderar la propuesta ganadora en este concurso, explica que “fue un trabajo interesante porque ellos mismos dieron respuestas a preguntas complejas, por ejemplo, qué se entiende por discapacidad, cuáles barreras tiene la ciudad para ellos, entre otras. Fueron respuestas llamativas que nos sirvieron a todos para entenderlos”.

Lea además: En la U. de M. inventaron una máquina que hace ladrillos ecológicos

Vidas, como se titula el cortometraje, tiene una duración de 3 minutos y próximamente será proyectado en algunas salas de Cine Colombia y en el canal Telemedellín como parte del premio.

Esteban Buitrago, camarógrafo y director de fotografía del proyecto, aseguró que “a la hora de grabar todos generamos una buena empatía, el equipo quedó muy conmovido con las historias y, a pesar de las complicaciones en el rodaje, fue un proyecto muy bonito y aprendimos mucho de ellos”.

Mariana Gutiérrez hizo una invitación para descubrir las historias de estas personas que por lo general pasan desapercibidas en el entorno. “Personalmente me impresionó una chica con enfermedad huérfana, ya que su cerebelo funciona como el de una persona de 80 años y aun así es estudiante, luchando por su sueño de ser profesional. Son historias reales que vemos a diario en la calle y son pocos quienes se atreven a contarlas”.

Cerca de un mes y medio duró la construcción del proyecto que, aparte del rodaje y el montaje, incluía la elaboración de piezas gráficas alusivas al corto y un plan de difusión para mostrar en los diferentes medios de comunicación.

Le sugerimos: En la U. de M. usan el sol para cargar celulares

Ana María Alzate, directora de Vidas, aseguró que nadie del grupo se imaginó ganar el premio de derechos humanos cuando realizaron el rodaje y se encontraron con estas historias. “Todo el equipo estuvo muy comprometido, pensamos en hacer el trabajo lo mejor posible, ganar el concurso pasó a un segundo plano. Sin embargo, cuando escuchamos las historias, nos miramos y dijimos: ‘Vamos a ganar’”.

La idea se le ocurrió a la directora mientras estaba en una cafetería, aunque venía con la idea de hablar de las personas en situación de discapacidad, la coincidencia le confirmó trabajar con esta población porque entró un hombre sordomudo y le entregó un papel con lenguaje de señas. “En ese momento dije: ‘Tenemos que trabajar con esta población’”, aseguró Ana María Alzate.

Los estudiantes esperan con ansias que su producto audiovisual se vea en la pantalla gigante en agosto. “Yo nunca me imaginé, como estudiante, sacar un corto tan rápido, con muchos detalles profesiones para las salas de cine local. Estoy emocionado y durante ese mes voy a ir al cine muchas veces”, aseguró Esteban.

A este grupo de amigos nunca se les olvidará que en la vida prima la parte humana por encima de la física. “Uno de los mayores temores fue el trato que teníamos con estas personas, es decir, no hay que tratarlos de una forma muy especial para que no se sintieran discriminados, todos somos personas y fue un aprendizaje muy gratificante”, afirmó el estudiante.

El rodaje tuvo una duración de 6 horas y quedó más de media hora de material, los estudiantes quieren pensar en grande y proyectan hacer un documental con el fin de mostrar el resto de historias que no pudieron salir en el cortometraje.

No se pierda: En La U. de M. crearon patente para construir rápido y barato

Por Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co