Diseñador de UPB creó una máquina que le paga por reciclar

Diseñador de UPB creó una máquina que le paga por reciclar.

Diseñador de UPB creó una máquina que le paga por reciclar

En tercer semestre Andrés Alarcón supo qué quería para su futuro: dedicar su profesión a favor del reciclaje. Claro, en un inicio no se imagino que llegaría a tener una máquina que les pagaría a los demás por ingresar un residuo, ya que todo empezó con la elaboración de canecas.

“Con la Terminal del Norte resultó mi primer negocio, porque siempre que iba de viaje y estaba allí veía que tenían campañas gigantes para que las personas reciclaran, pero solo estaban esas canecas de concreto. Entonces les hice una propuesta y les gustó, me pidieron 100. Las instalamos y ahí me di cuenta de que había un hueco en el campo del mobiliario, porque los diseñadores generalmente estamos pensando en diseñar carros, ferias y muy pocos en diseñar canecas de basura; entonces, vi la oportunidad”, comenta Alarcón.

Este primer negocio resultó de esos contantes viajes que hacía Andrés para visitar a su familia en Bogotá, pues, como su acento lo revela, no es de aquí. “Vine a pasear en una ocasión a Medellín, me enamoré, así que decidí estudiar diseño en la UPB y aquí conté con todo el apoyo para consolidar este proyecto”. Esos apoyos a los que hace referencia son, además de los docentes con los que empezó la construcción de canecas, empresas y diferentes socios que aportaron conocimiento y capital; sin mencionar a sus papás y amigos que los salvaron de adquirir deudas bancarias.

“Después del trabajo con la Terminal empecé a trabajar con otros lugares de la ciudad, como centros comerciales. Entonces aproveché la universidad, porque todos mis trabajos (dice entre risas) eran canecas, es más, hubo un tiempo que me decían “caneco”, pero no importaba, era muy feliz diseñando”, agrega Andrés.

Reciclando a la lata!!

Una publicación compartida de Myecobox (@myecobox) el

Las canecas que dieron entrada a EcoBox eran en su mayoría hechas en acero inoxidable, con 3 compartimientos y con diseños a gusto de quienes contrataban el servicio. Sin embargo, en diferentes ferias tecnológicas a las que Andrés asistió en Brasil y Europa se dio cuenta de que era obligatoria la tecnología en sus diseños, pero entonces ya no podrían ser simples canecas.

Fue en este momento, en 2013, cuando Andrés Alarcón y el resto de fundadores de EcoBox, Tonny Gómez, compañero de estudio en la UPB, y Fernando Cubides, amigo de infancia, decidieron empezar a implementar sensores, luces y conectar todos sus productos incorporándole un software que permitiera el reconocimiento facial; pero todo esto no dio el resultado que buscaban y aquí cuando surge EcoBox, con la alianza de la aplicación Nequi de Bancolombia. Esta permite que las personas reciban 30 pesos en su celular y los puedan redimir en minutos al aire o pagando en puntos autorizados.

Y ya con esta empresa de casi 12 años Alarcón opina que estudiar en la UPB es de sus mejores decisiones, pese a todas las dificultades que tuvo que vivir. “Yo amo la Facultad de Diseño. Al inicio fue muy chévere porque mezclaba el trabajo que me daban mis clientes con las clases, pero a veces se demoraban con los pagos, con los que me costeaba la matrícula, entonces una vez me tocó estar de remiso y luego el trabajo me demandó mucho, retrasé materias y me demoré en graduarme, pero todo valió la pena

Por Yéssica Petro Escobar
yessicap@gente.com.co