Denuncian caso de intoxicación de mascota en Laureles

Denuncian caso de intoxicación de mascota en Laureles

Denuncian caso de intoxicación de mascota en Laureles

Por redes sociales una vecina alertó sobre la muerte de su mascota por intoxicación tras visitar el primer parque de Laureles. La intolerancia pudo ser la causa.

La del viernes 24 de agosto fue para Pilar Echeverri una tarde normal. Luego de llegar de trabajar, pasó por la casa de su mamá, en Laureles, y como era costumbre, recogió sus 2 perritas para llevarlas a jugar en el primer parque. Entonces empezaron los problemas.

“Ese día las saqué como a las 6 de la tarde, ellas jugaron más o menos una hora, las volví a dejar en casa de mi mamá y me fui para mi casa. Pero como a las 8 de la noche, Bruna, la más pequeña, empezó muy enferma, con diarrea, sangre y vómito“, expresó la vecina.

Alarmada, Pilar llevó a Bruna de inmediato a una clínica veterinaria, pero, a pesar de los esfuerzos por estabilizarla, la mascota falleció a las 5 de la mañana tras sufrir 3 paros cardiorrespiratorios. El diagnóstico fue claro: muerte por intoxicación.

Lea también: Zona de mascotas en primer parque de Laureles divide opiniones

“La veterinaria nos dijo que pudo haber sido por 2 circunstancias: que pudo haber sido envenenamiento intencional o que Bruna se pudo haber comido un cigarrillo de marihuana que también es muy tóxico para las mascotas y en ese parque consumen muchísima marihuana”, indicó Pilar.

Ante cualquiera de las posibilidades, la vecina acudió a la Estación de Policía Laureles para interponer la denuncia, pero “me dijeron que no podían hacer nada, que si yo no tenía algún tipo de prueba, eso era un caso perdido”.

Y aunque Gente consultó con la Policía Metropolitana, desde el 31 de agosto, cómo se gestionan este tipo de denuncias, hasta el momento de escribir esta nota esa autoridad no ofreció respuesta alguna.

Le sugerimos: Los perros también pueden ser buenos vecinos

Este caso hace recordar los lamentables antecedentes que ha tenido el envenenamiento de mascotas en espacios públicos de Laureles. El episodio de mayor impacto ocurrió a finales de 2013, cuando 6 mascotas murieron intoxicadas tras comer carne impregnada de veneno en el barrio Lorena. Luego, en 2015, Gente registró el testimonio de vecinos que sorprendieron a 2 personas mientras daban de comer una sustancia tóxica a varios perros cerca de la parroquia Santa Teresita, “por chandositos”.

Para la magíster en Psicología Clínica y experta en Psicoterapia, Carolina Arévalo, este tipo de casos se pueden analizar desde varias perspectivas: “Uno puede llegar a plantearse que, si el agresor es un niño o un adolescente, esa persona a futuro pueda desarrollar un trastorno antisocial de la personalidad. Pero ese problema de la personalidad, ese trastorno, es una situación extrema. Y la otra situación, que es más frecuente, es el problema de convivencia reflejado en la dificultad de asumir que hay un otro que es diferente a mí”.

La experta explicó que “la persona asume que tiene una propiedad privada que le da superioridad, un control, un espacio propio que se vuelve a la vez un espacio de exclusión de los otros y no se tolera ni siquiera la amenaza de que haya algún tipo de alteración, por lo que la ‘solución’ final es anular a esos otros“, y comparó esta situación con los casos de “usted no sabe quién soy yo”, que con frecuencia se presentan en el país.

Mientras tanto, Pilar no ha vuelto a sacar a su otra mascota al primer parque, temiendo que le ocurra lo mismo, “¿y dónde están las autoridades, que deberían estar pendientes de estos sitios, que también frecuentan los niños?” se pregunta.

Siga leyendo: Heces de perros rebosan canecas de basura

Por Sergio Andrés Correa
sergico@gente.com.co